EE.UU, China y Japón son los que más gastan en comida rápida

España no es país de comida rápida

España no es país de comida rápida

“Comemos algo rápido y listo”, “cogemos algo de comida por el camino”. Muchas son las veces en las que en el día a día se puede escuchar estas expresiones. Esto incurre generalmente en un mayor gasto, en un aumento del presupuesto que se le dedica a la alimentación.

Pero un estudio de la EAE Business School llamado El gasto en comida rápida 2014 demuestra que la población en España no es una de las que más dinero destinen a la comida rápida. Y no solo eso sino que además es una de las que menos gasta en la llamada fast food, con un total de 1.862 millones de euros en 2013. Estados Unidos es el país que más inversión hace en comida rápida, con 63.799 millones de euros, seguido de China con 34.313 millones de euros, de Japón con 27.994 millones de euros, de India con 10.645 millones de euros y finalmente de Brasil con 10.629 millones de euros gastados en fast food.

En España no se gasta tanto en comida rápida

Este estudio revela que efectivamente sí hay un crecimiento en el consumo –y consiguiente gasto– de comida rápida que se lleva experimentando desde 2007 y que indica que los crecimientos en el consumo de este tipo de comida más relevantes han sido en China (124%), Brasil (120%) e India (101%). Crecimientos que contrastan con el de España, que desde 2007 tan solo ha aumentado un 7% el consumo en comida rápida.

Según EAE Business School, los españoles consumen cinco veces menos comida rápida al año que por ejemplo japoneses y estadounidenses. España gasta de media por persona 40,08 euros en comida rápida, lo que supone que se ha aumentado en el gasto por persona un 0,97% respecto a 2012.

En situaciones en las que ahorrar en cualquiera de los gastos cotidianos se convierte en una tarea imprescindible, es posible ahorrar también en la alimentación sin que ello suponga un descenso en la calidad de la alimentación, tan solo cambiando el modo de hacerlo. Cocinar en casa y dejar lo de comer fuera solo para ocasiones especiales supondrá un gran ahorro, además de hacerlo en grandes cantidades y teniendo el congelador como un gran aliado, con el objetivo de encender la cocina u horno cuanto menos mejor. Además aprovechar los alimentos de temporada para conformar el menú, hará ahorrar al estar a un precio más asequible.

La crisis afecta al gasto en alimentación

Los datos del estudio de la EAE Business School hacen constatar cómo en los países emergentes cuyas economías están en crecimiento es donde más gasto en comida rápida se realiza, por ejemplo en Japón con una media de 221,35 euros por persona, EE.UU con un gasto de 197,94 euros por persona o Australia con 173,66 euros por persona. Se puede ver cómo España entra dentro de esta dinámica pero al contrario, al ser uno de los países cuyo crecimiento del gasto en comida rápida es muy moderado (7% desde 2007).

Sin embargo las previsiones para España en este gasto son positivas ya que según este estudio, en 2016 aumentará el gasto en este tipo de comida hasta alcanzar los 1.930 millones de euros, lo que supondría destinar 68 millones de euros más que en 2013 (un 3,65% más).