Europa se gasta 125.000 millones en comprar compañías de EEUU

Las empresas europeas miran con apetito a las americanas

Sede de Merck
Sede de Merck

Las compañías europeas miran con apetito a las compañías americanas, de cara a buscar objetivos para sus compras, en lugar de otear otros mercados. En concreto, un informe de la consultora Moody's afirma que, en los 10 primeros meses del año, las empresas europeas ya se han gastado 788.000 millones de dólares (unos 628.000 millones de euros) en adquisiciones, la cantidad más grande destinada a estas operaciones desde 2008.

De esta cantidad, alrededor de un 20% se ha destinado a la compra de empresas americanas, especialmente a compañías radicadas en EE UU. De hecho, el estudio de Moody's afirma que, si se eliminan de la observación las compras dentro del territorio europeo, el 70% del gasto en fusiones y adquisiciones se ha dedicado a EE UU cuando hace cinco años, sólo representaban el 50% en esta misma cuenta.

"Las mejores perspectivas de crecimiento de EE UU frente a la zona euro y su competitividad en costes hacen muy atractivas para la compra a las empresas de esta región", señaló Richard Morawetz, vicepresidente de Moody's y coautor del informe.

"Las compañías alemanas, en particular, han liderado las adquisiciones con varias operaciones de calado, como la compra de Sigma-Aldrich por parte de la farmacéutica alemana Merck por 16.900 millones de dólares (13.400 millones de euros) el pasado mes de septiembre", destacó Morawetz, que señaló que "es la primera vez, en los últimos 10 años, que Norteamérica supera a Europa como primer destino para las operaciones corporativas alemanas". 

La siguiente operación más relevante de las realizadas en los últimos 10 meses del año también está protagonizada por una farmacéutica. Bayer pagó 14.200 millones de dólares en mayo por el negocio de fármacos sin receta y de venta libre de la americana Merck & Co, que en Europa opera como MSD (Merck Sharp & Dohme).

En tercera posición, ZF Friedrichshafen, empresa alemana de componentes para la automoción, se hizo en septiembre con TRW Automotive, también de componentes para el sector del motor. Pagó 13.397 millones de euros por la compra de la estadounidense. 

SAP se coloca en cuarto lugar en el podio de las mayores adquisiciones de lo que va de año. La tecnológica alemana se ha comprado Concur Technologies por 8.593 millones de dólares en septiembre, para reforzar sus servicios en la nube con esta gestora de viajes. Fue la adquisición más cara de la historia de la empresa. 

Cierra el podio de las cinco primeras otra farmacéutica, en este caso suiza. El laboratorio Roche, poco amigo de las grandes compras, se hizo con la americana Intermune en agosto por 8.201 millones de dólares para ampliar su cartera de producto en enfermedades del sistema respiratorio y en oncología.

Las empresas que compran en EE UU valoran la capacidad de crecimiento que una adquisición puede darles en un mercado tan amplio y con mayor rapidez que entrando con sus propias fuerzas. Sin embargo, Moody's apunta que las calificaciones de riesgo para las adquisiciones muy grandes son habitualmente negativas porque reflejan la deuda tan grande que las empresas deben enfrentar y las negativas implicaciones en la calificación crediticia que tiene ese debe. Aún así, a largo plazo, estas compañías se verán beneficiadas por el incremento de los beneficios y la reducción de costes en producción. 

Para la agencia, aunque una futura apreciación del dólar puede encarecer las operaciones, estas adquisiciones pueden ser aún más interesantes para compañías que busquen exportar desde EE UU, incluso más que para aquellas que quieran crecer en ese mercado.