Entrevista: José Luis López-Schummer, presidente de Mercedes en España

“Mercedes planea vender a EEUU desde Vitoria”

Sobre la investigación de Competencia al sector del automóvil: "La venta de coches en España es muy competitiva. Hay descuentos de todo tipo y muchos operadores y espero que la CNMC lo tenga en cuenta”

José Luis López-Schummer, presidente de Mercedes en España
José Luis López-Schummer, presidente de Mercedes en España

Noemi Navas Madrid
José Luis López-Schümmer lleva cinco años liderando la marca Mercedes-Benz, del grupo Daimler, en España como presidente y consejero delegado y se estrena ahora como presidente rotatorio de la patronal española de fabricantes de automóviles Anfac. Para el directivo, que encara una renovación de gama de sus coches que pretenden que les coloque en el número uno en su segmento premium (por encima de Audi y BMW) en 2020, el volumen de mercado español es “insostenible” y corresponde “a países con inferior renta per cápita”. Espera una recuperación progresiva que se notará antes en los coches de alta gama. “Sus ventas tardan más en caer y se recupera más rápido”, afirma.

Pregunta. La renovación de la marca en el mundo, en cuanto a producto y público, ha sido muy relevante. ¿Qué está pasando en Mercedes?
respuesta. Como dice nuestra publicidad, algo está pasando en Mercedes. Antes, la marca estaba más limitada en público y en tipo de coches y ahora nos hemos expandido. Hemos entrado en otros segmentos, como los compactos. Nos estamos reinventando para acercarnos a un público joven y progresista. Hemos hecho un esfuerzo de posicionamiento de los vehículos en precios más asequibles, así como de los contratos de posventa. Y la apuesta nos ha ido bien. En algunos segmentos ya tenemos un 30% de clientes menores de 35 años.
P. ¿Cómo se plasma esto en cifras?
r. El mes de septiembre ha sido un mes récord de ventas para Mercedes en el mundo, el mejor mes de su historia. Hemos vendido unos 162.700 coches en el mundo, con un crecimiento de un 14%. Hemos sido número uno premium [compite contra Audi y BMW] en septiembre (no en el acumulado del año) en ocho países europeos, entre ellos España.
El mercado español lleva tres meses siendo el que más crece para nosotros en Europa y el tercero del mundo.
P. ¿Es posible ser el número uno?
r. El objetivo es serlo en todos los segmentos en todos los países. Y si ves la gama nueva de producto, es alcanzable. Creo en él. El éxito se basará en los híbridos, la renovación y la ampliación de gama. Vendrán más de 10 modelos nuevos antes de 2020 y tendremos un híbrido enchufable nuevo en el mercado cada cuatro meses.
P. ¿Se está recuperando ya el mercado de venta de coches en España?
r. La situación actual, con 15 vehículos vendidos por cada 1.000 habitantes, es insostenible. A un país con la renta per cápita de España le corresponden 25 vehículos por cada 1.000 habitantes, un mercado anual de 1,2 millones de coches matriculados. Por eso son necesarios los planes PIVE y, en concreto, esta prórroga del PIVE 6 para acabar el año. Los frenazos no son buenos.
El mercado premium es más resistente. Las ventas de coches de alta gama tardan más en caer y se recuperan más rápido. Estimamos que este segmento va a crecer entre un 7% y un 8% al año en un entorno de crecimiento del 5%.
P. ¿Cuál es el futuro de las fábricas de coches en España?
r. Los fabricantes en España hemos hecho los deberes. España ha recuperado posiciones en el ránking de productores mundiales, las fábricas españolas tienen una calidad muy alta pero esto no nos va a garantizar más asignaciones de modelos. Hay que mejorar la formación, la logística, reducir los costes energéticos y más inversión en I+D, temas que se trabajan desde Anfac.
Hay que pensar en los mercados a futuro con iniciativas como el tratado de libre comercio con EEUU o acuerdos diplomáticos con el norte de África. Hay que conseguir el objetivo de los tres millones de vehículos fabricados anualmente marcado por Anfac y no parar ahí. El país debe aspirar a los cuatro millones para mantener su puesto como fabricante mundial.
P. ¿Y las plantas de Mercedes?
r. Las perspectivas son buenas. Exportamos más del 90% de lo que producimos en Vitoria y tenemos una aceptación muy grande de la furgoneta Vito y de la Clase V. Esto nos va a permitir resucitar un viejo sueño, exportar a EEUU. Con este nuevo mercado podríamos pasar de fabricar 80.000 al año a 100.000 unidades o incluso alcanzar un máximo de 140.000 unidades. Es un objetivo ambicioso pero alcanzable.
P. Es imprescindible preguntarle por la investigación que Competencia está realizando sobre concesionarios y fabricantes de automóviles. ¿Qué impacto puede tener?
r. Mercedes no está incluido en el expediente que mencionas, si bien, recientemente se nos ha incluido en otro expediente que también afecta al sector. Yo tengo confianza. Yo creo que el sector de automoción en España es tremendamente competido y competitivo. No conozco a nadie que acuda a un concesionario y no pida un descuento. ¡Y que no lo reciba! Hay descuentos de todo tipo: individuales, kilómetro cero, coches de flotas, ofertas de financiación, contratos de mantenimiento... En este contexto, decir que es un sector poco competitivo me sorprende, cuando además hay muchísimos operadores. Yo espero que esto lo tenga en cuenta la CNMC.
P. ¿Ha habido intercambio de información competitiva entre los fabricantes de vehículos de España?
r. No, no lo ha habido.

La tecnología limpia necesita estándares

“Todos los fabricantes estamos en esta búsqueda constante del vehículo libre de emisiones”, afirma López Schummer. En parte por “conciencia medioambiental” pero pesan y mucho sobre la mesa los objetivos de reducción de emisiones de CO2 impuestos por la Unión Europea, que suponen que para 2020 el conjunto de la flota de cada fabricante tiene que emitir de media 95 gramos por kilómetro, “lo que supone un consumo de unos cuatro litros a los 100 kilómetros de media”, detalla el presidente de Mercedes en España.
El directivo es consciente de las múltiples tecnologías disponibles a día de hoy: híbridos, eléctricos puros, baterías de litio, pilas de hidrógeno... “Mercedes está apostando ahora mismo por todo tipo de tecnologías. La técnica está, el reto ahora es que sea asequible. Y a corto plazo, los más accesibles son los híbridos enchufables”, asegura López-Schummer que apunta que las tecnologías van unidas “a coches que pesan menos a través de materiales más ligeros, para que consuman menos”.
Los fabricantes están cerrando alianzas entre ellos para el desarrollo de estas tecnologías limpias, cuenta López Schummer, como la que la propia Daimler tiene con Renault o con Tesla para coches eléctricos. “Estar sólo en el desarrollo es complicado, no sólo por el coste sino porque deberíamos tratar de cerrar estándares para estas tecnologías entre toda la industria. No es lógico que cada país o cada fabricante tenga su propia pila, batería o enchufe”, reclama.
El presidente también destaca el hecho de que “en los vehículos eléctricos, el valor residual (el precio de un coche de segunda mano) es muy pequeño” y este punto es muy importante a la hora de introducir coches de este tipo en flotas, cuyos coches luego se recompran al tiempo por las marcas y salen al mercado. “Las baterías se quedan obsoletas enseguida y la tecnología cada vez es mejor”, dice, lo que supone un problema para estos coches.