Desayunos Cinco Días

Tecnología y conocimiento para transformar las ciudades

Instituciones públicas y privadas abogan por colaborar, contando con la opinión de los ciudadanos, para gestionar las zonas urbanas de forma más inteligente

De pie, desde la izquierda, Gustavo García Capó, socio de Sector Público de Deloitte, José Luis López, coordinador de proyectos de la Asociación de Ciencias Ambientales, Ignacio Gastón, director general de Ferrovial. Sentados, a la izquierda, José Antonio Granero, decano del Colegio de Arquitectos, y a la derecha, Francisco de la Torre, alcalde de Málaga.
De pie, desde la izquierda, Gustavo García Capó, socio de Sector Público de Deloitte, José Luis López, coordinador de proyectos de la Asociación de Ciencias Ambientales, Ignacio Gastón, director general de Ferrovial. Sentados, a la izquierda, José Antonio Granero, decano del Colegio de Arquitectos, y a la derecha, Francisco de la Torre, alcalde de Málaga.

Más de la mitad de la población mundial vive ya en ciudades, y las previsiones son que el porcentaje alcance en el futuro cifras de hasta el 75% y 80% (aunque estas son ya una realidad en algunos países desarrollados). Se trata de uno de los datos destacados por varios de los ponentes reunidos por CincoDías en un desayuno en el que se analizaron las posibilidades que brinda la innovación a los núcleos urbanos para que su gestión haga más sencilla y cómoda la vida de los ciudadanos y que, a la vez, sea más sostenible.

“El mercado, y la posibilidad de servir a los ciudadanos es muy grande”, apuntó Francisco de la Torre, alcalde de Málaga, una de las ciudades que más avances ha realizado, a nivel tanto nacional como europeo, en los últimos años en este sentido. Son múltiples los proyectos que la localidad andaluza tiene en marcha para acercarse al concepto de smart city, o ciudad inteligente (es decir, aquella que se sirve de las innovaciones tecnológicas para mejorar la vida de sus habitantes).

Pionera en la implantación de muchos proyectos tecnológicos (como la monitorización del servicio urbano de autobuses en tiempo real en dispositivos móviles, el pago por móvil en diversos servicios públicos o el uso de energías alternativas obtenidas gracias a residuos) esta filosofía innovadora que Málaga lleva por bandera no sería posible, según explicó su alcalde, sin contar con quienes viven en ella. “No se puede plantear una smart city sin contar con los ciudadanos”, señaló de la Torre.

Para Gustavo García Capó, socio de Sector Público de Deloitte, las nuevas tecnologías van a ser, y ya son, clave para que los ciudadanos puedan expresar su opinión sobre todo lo relacionado con la vida municipal. “Gracias a ellas se podrán obtener unas bases de datos sobre los ciudadanos que permitirán a los alcaldes tomar el pulso de la situación en cualquier momento”, aseguró García Capó. El socio de Sector Público de Deloitte también destacó la importancia de la rápida implantación de este tipo de sistemas que permiten las tecnologías disponibles hoy en día, frente a lo complicado que era hace tan solo unos años crear un sistema para facilitar la relación entre habitantes y administración.

Pese a que todos los asistentes a la reunión mostraron su seguridad sobre las ventajas que este tipo de innovaciones aportan a la gestión urbana, también apuntaron a la atención que siguen mereciendo los emplazamientos físicos que componen la ciudad. “Aunque somos unos convencidos de las nuevas tecnologías, creemos que no hay que olvidarse de los espacios públicos”, afirmó José Luis López, coordinador de proyectos de la Asociación de Ciencias Ambientales. “No podemos olvidarnos del mundo 1.0 porque siguen haciendo falta plazas con bancos”, apostilló.

En la misma línea, y tras señalar igualmente su convencimiento sobre las posibilidades de la tecnología, José Antonio Granero, decano del Colegio de Arquitectos, advirtió sobre un peligro que consideró que entrañan: la banalización de la participación. “Hace falta conocimiento porque hay algunas decisiones que no se pueden tomar por referéndum”, afirmó. Para Granero, que se manifestó contrario a las voces que piden que el precio sea el factor determinante a la hora de adjudicar un concurso público (por encima de otros como la calidad), los alcaldes deberían basarse principalmente en el consejo de los profesionales a la hora de realizar una elección.

Para los expertos, hay que plantear modelos de ciudades pensando en el futuro

“Es necesario plantear modelos que perduren en el tiempo”, dijo el arquitecto, en referencia, por ejemplo, a aquellos que promueven en la responsabilidad ambiental. “Hay gente que no sabe que puede vivir mejor, gastando menos”, aseveró, al hablar de las condiciones térmicas inadecuadas en las que se encuentran actualmente muchas viviendas.

Intentar mirar hacia el futuro también fue la principal clave mencionada por Ignacio Gastón, director general de Ferrovial, que aseguró que esta empresa intenta ir un paso por delante en la rápida evolución que están viviendo los núcleos urbanos. Para Gastón, la relación entre las entidades públicas y las privadas tiene un importante papel en el desarrollo de las ciudades. “Tenemos que verlo como una relación de futuro, concebirnos como partners a largo plazo”, explicó.

En esta línea, el director general de Ferrovial incidió en las dificultades con las que se encuentran las compañías en España para acceder a contratos flexibles con la administración que permitan a ambas estructuras trabajar en colaboración durante periodos de tiempo prolongados. “Existen ya modelos en Europa que están funcionando muy bien, aunque aquí todavía estamos lejos”, apostilló poniendo como ejemplo la legislación de Reino Unido.

Y es que Ferrovial conoce bien el marco británico –donde existen los contratos a 25 años con revisiones– ya que en la actualidad trabaja en la ciudad de Birmingham. “En España seguimos encontrándonos en muchos casos con contratos que lo que miden es el número de recursos que se ponen en él. Por ejemplo, en Birmingham lo que se mide es el resultado”, explicó el representante de Ferrovial. Gastón también señaló que este tipo de relación permite al ayuntamiento fijar los parámetros en los que se quiere situar y a la empresa definir cómo los va a alcanzar.

Gustavo García Capó, de Deloitte, se mostró convencido de que, tras el momento convulso que han vivido instituciones, economía y sociedad en general debido a la crisis, “las aguas están volviendo a su cauce, aunque despacio”. “Yo estoy percibiendo una recuperación en el diálogo entre administración y contratistas, así como un cambio en los contratos”, apuntó el consultor que hizo hincapié en la transformación de las entidades públicas. Como muestra de ello, García Capó, citó las mayores exigencias en aspectos técnicos que existen cada vez más en los concursos.

Para estos expertos, otra de las piezas clave para que la colaboración público privada sea un éxito en pro de la transformación de las ciudades se encuentra en la transparencia. El alcalde de Málaga consideró que esta es una parte importante a la que hay que prestar atención y que la población reclama cada vez más. “Yo siempre aconsejo hacer las cosas como si el ciudadano pudiera verlas”, señaló.

José Antonio Granero, del Colegio de Arquitectos indicó que profesionales, gobernantes y ciudadanos deben recuperar la confianza perdida los unos en los otros durante los últimos tiempos.

Por su parte, el director general de Ferrovial recalcó en este sentido, que quienes viven en las ciudades son muy sensibles a las actuaciones que se realizan en ellas. Por ello, apostó también por comunicarles cómo se realizan esos desembolsos, el ahorro que pueden suponer... “Hay que gestionar con indicadores que entienda el ciudadano, con los que pueda interactuar; si eso se produce, aumentará la confianza”, apostilló.

Otro de los aspectos que los profesionales destacaron durante el debate es las dudas que despierta en la población la gestión de determinados servicios públicos a través de empresas privadas. “En el ayuntamiento de Málaga lo hemos tomado por el momento con cierta cautela”, afirmó Francisco de la Torre. “Reconozco que las empresas públicas suelen ser costosas”, expresó el alcalde, que manifestó no cerrarse a esta posibilidad, aunque afirmó que por el momento no entra en sus planes iniciar de forma inmediata ningún procedimiento de este tipo. “Mientras las empresas municipales den un buen servicio a un buen precio, la cosa puede funcionar bien, pero siempre tenemos que tener en cuenta la eficiencia”, comentó.

El socio de Sector Público de Deloitte defendió este modelo argumentando que los ayuntamientos por sí solos no pueden hacer frente al conjunto de transformaciones y al proceso de modernización a los que se verán sometidas las ciudades en los próximos años..

Para José Luis López, de la Asociación de Ciencias Ambientales, son muchos los modelos de contratos que pueden tener cabida en la gestión de un núcleo urbano, pero lo que no hay que olvidar es que lo más importante para los ciudadanos es recibir un servicio bueno y eficiente.

Integrar servicios para gestionar mejor

Convertidos en la administración más cercana a la población, los ayuntamientos se enfrentan al reto de gestionar una gran cantidad de servicios, muchas veces con un presupuesto reducido y unas competencias que en ocasiones resultan escasas. Por ello, los consistorios deben encontrar formas de gestionar sus recursos de la manera más eficiente.

Los expertos reunidos por CincoDías apuntaron a la integración de servicios como una de esas soluciones. Gustavo García Capó, socio de Sector Público de la consultora Deloitte explicó que se trata de un proceso que ya están llevando a cabo muchos ayuntamientos. “Hasta ahora se favorecía la verticalización de los servicios y solo el alcalde contaba con una visión global de la situación municipal”, señaló.

Sin embargo, García Capó también apuntó que estas instituciones se están transformando, ya que han visto que el modelo anterior no era sostenible. “En algunos ya se están empezando a ver oficinas que se encargan específicamente de gestionar contratos o que cuentan con órganos centrales de compra”, aseguró el consultor.

Por su parte, el director general de Ferrovial, Ignacio Gastón, explicó cómo la colaboración público privada también permite avanzar en este sentido. “Empresa y ayuntamiento pueden trabajar codo con codo decidiendo cómo se van a invertir los recursos en la ciudad”, comentó Gastón.

Por su parte, el alcalde de Málaga también señaló que sería importante que los consistorios municipales también pudieran contar con más libertad de actuación. “Ha habido un proceso que ha permitido traspasar numerosas competencias desde el estado central a las comunidades autónomas, pero no de ahí a los ayuntamientos, aquellas que son típicamente locales”, expuso Francisco de la Torre. “La gente nos reclama muchas cosas que siguen residenciadas, tanto competencia como presupuestos en el ámbito autonómico”, argumentó el primer edil para reclamar avances en esta dirección.