Tribuna

Emprender e innovar para crear valor

Asistimos a un momento que debe ser interpretado como un periodo de transformación profunda, una nueva era en el mundo de los negocios, un nuevo tipo de cliente y una nueva manera de entender el mercado. Y en este escenario es vital replantearse el modo de hacer las cosas y comprender que es preciso crear nuevos espacios de valor, crecimiento y progreso. La innovación es clave.

En los últimos años la actividad emprendedora de España ha sufrido los efectos de la recesión económica. La tasa de actividad emprendedora se ha mantenido estable los dos últimos años hasta alcanzar el 5,2% en 2013, según los datos del estudio Global Entrepreneurship Monitor 2013, del Centro Internacional Santander Emprendimiento.

Aunque la impresión general es que existe una mayor cultura social para fomentar el emprendimiento en nuestro país, estos datos no dejan de ser significativos. Y es que, según este mismo informe, el porcentaje de personas que tiene intención de emprender en los últimos años ha bajado del 12% de 2012 al 9,3% en 2013 y el peso de los emprendedores motivados por la necesidad ha aumentado.

Las empresas e instituciones debemos potenciar la actividad innovadora y emprendedora y evitar que el aspecto menos positivo de estas tendencias se consolide. Desde IBM, una de nuestras principales preocupaciones es seguir trabajando en programas que fomenten la emprendeduría y la innovación y que traten de hacer frente a algunos de los problemas y retos con los que se encuentran todos aquellos que quieren emprender.

Desde 2010, en que pusimos en marcha un programa mundial de emprendedores (IBM Global Entrepreneur) para ayudar a empresas de reciente creación (start-ups) y a emprendedores a llevar a la práctica sus proyectos e ideas de negocio, hemos celebrado tres ediciones de la competición SmartCamp en España, una iniciativa para ayudar a las start-ups que desarrollan soluciones de base tecnológica y que ha ido creciendo año a año.

En este tiempo hemos podido comprobar que en España hay una nueva y valiosa generación de emprendedores que tienen un gran talento, conocimiento, capacidad y habilidad. Y, lo que es quizá más importante, que su visión sobre cómo mejorar el progreso de la sociedad puede ser fundamental para crear un planeta más inteligente. La mayoría de los proyectos en los que participan destilan un enorme espíritu transformador y buscan resolver problemas tan habituales como la congestión del tráfico, la gestión de las plazas de aparcamiento o facilitar el día a día a las personas mediante aplicaciones móviles, por ejemplo de e-commerce o de gestión de servicios de las aerolíneas.

En muchas ocasiones, para desarrollar sus ideas necesitan una ayuda inicial que les sirva de trampolín. Facilitándoles un entorno de emprendimiento fresco e innovador, todos ellos tienen posibilidades de convertirse en el futuro en corporaciones sólidas. Para acompañarles en este camino, les ayudamos con nuestro conocimiento de la tecnología y del mercado y ponemos a su disposición nuestros recursos de software, nuestros centros de innovación y nuestros expertos, además de conectarlos con inversores de capital riesgo y con el mundo académico.

Cada nueva edición anual de la competición persigue el mismo objetivo: ayudar a la nueva generación de emprendedores a aprovechar las oportunidades en sectores de crecimiento como los de la energía, la sanidad, las telecomunicaciones, los bienes de consumo o la Administración pública. Sus ideas acerca de cómo utilizar la tecnología para mejorar la forma en la que trabajamos y vivimos, cómo utilizamos los recursos energéticos, cómo gestionamos el sistema de salud o cómo podemos mejorar la gestión del tráfico y el aumento de vehículos en nuestras ciudades pueden ser fundamentales para crear más valor y contribuir a dinamizar la economía y los negocios.

Y es que las empresas son cada vez más conscientes de la potencia de la tecnología como motor de transformación y desde IBM queremos apostar por ello. Y en este contexto, además, hemos decidido invertir 100 millones de dólares en el ecosistema de start-ups que construyen aplicaciones sobre la tecnología de Watson (computación cognitiva, capaz de procesar el lenguaje humano y aprender). Por citar un ejemplo, la primera start-up participante en este proyecto ha sido Welltok, una empresa de Estados Unidos que trabaja en el desarrollo de una plataforma de optimización de la salud. Y como esta habrá muchas (espero que muy pronto podamos anunciar la primera española), porque Watson ha abierto un mundo de posibilidades y muchos campos de aplicación donde vemos crecer ideas innovadoras.

En definitiva, estamos ante una nueva era en el mundo de los negocios, caracterizada por tecnologías capaces de integrarse con más precisión en los procesos sociales, de dar respuestas más precisas a las necesidades y, en definitiva, de aportar más valor. De ahí que sea tan importante aprovechar el potencial de la innovación y la emprendeduría.

Diego Segre es vicepresidente de Software de IBM España, Portugal, Grecia e Israel.