Aumenta la familia y las necesidades en la vivienda cambian

¿Necesito una habitación para mi bebé?

¿Necesito una habitación para mi bebé?

La llegada de una nueva vida al hogar es siempre una buena noticia. Un bebé es una bendición y como muchos dicen siempre “trae un pan debajo del brazo”. En España durante 2013 nacieron 425.390 niños, lo que supone un 6,4% menos que durante el año anterior según la Encuesta de Movimiento Natural de la Población que realiza el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Aumenta la familia y las necesidades cambian. Donde caben dos caben tres pero no por mucho tiempo. Un piso de pequeñas dimensiones puede no ser suficiente para el nuevo miembro de la familia. Dicen los expertos que el momento en el que el bebé duerma en su propia habitación dependerá de la decisión personal de cada familia, pero que antes de que cumpla el año de vida o incluso antes de que haga los siete meses es un buen momento para hacer “la mudanza” ya que hasta entonces el bebé dormía junto a la cama de los padres. Hace falta espacio, pero ¿qué opciones hay?

  • Vende para comprar. Cuando la necesidad de espacio es imperiosa y se tiene una vivienda en propiedad, una opción es poner en venta la residencia actual para poder comprar otra con mejores condiciones de espacio no solo para el recién llegado sino para los que puedan venir en un futuro.

  • Cambia de casa de alquiler. Alquilar puede ser la opción elegida para vivir. Económicamente puede ser una opción mejor que adquirir una vivienda en propiedad y más en el caso de tener que financiar la vivienda con una hipoteca. Además el precio medio del metro cuadrado en una vivienda de alquiler en septiembre fue de 6,75 euros según el portal Fotocasa.es, por lo que el precio sigue una progresión de descenso. Si alquilar la vivienda es la opción elegida, se puede seguir así pero quizá sea el momento de buscar una vivienda más amplia y confortable en la que tener una habitación para que el bebé tenga su propio espacio.
  • Compra una casa y deja la de alquiler. Con la llegada de un bebé, la estabilidad familiar quizá sea mayor y por tanto puede ser un buen momento para lanzarse a la compra de una vivienda y dejar de vivir de alquiler si las circunstancias económicas lo permiten. Los datos indican que el acceso a la financiación para la compra de inmuebles se está abriendo, de modo que según el Consejo General del Notariado, en julio crecieron un 17,4% los préstamos hipotecarios. Además según los datos del Ministerio de Fomento, se han dado un total de 91.338 transacciones inmobiliarias de viviendas en el segundo trimestre de 2014, lo que son casi diez mil transacciones más que durante el primer trimestre.

Todo esto dependerá de la situación particular, familiar y económica, pero hay que tener en cuenta que hay diferentes opciones que se pueden tomar, siempre analizando cada una de ellas, sabiendo sus pros y sus contras y estudiando la situación del mercado inmobiliario (precios) y del sector financiero.