La empresa pide recortes salariales para traer un nuevo modelo

Enfrentamiento laboral en la planta de Peugeot Citroën de Vigo

El director de PSA Peugeot Citröen en Vigo, Yann Martin
El director de PSA Peugeot Citröen en Vigo, Yann Martin EFE

Los sindicatos representantes de los trabajadores de la planta de Vigo de PSA Peugeot Citroën han rechazado en bloque la propuesta de la empresa de reducción de costes para optar a un nuevo modelo de vehículo comercial ligero para la fábrica. Los sindicatos califican la propuesta de "desproporcionada e inasumible" y estiman que su aprobación sumirá a los empleados en la "miseria salarial". 

Según explicó Pedro Comesaña, responsable de CC OO en la planta de PSA, a Cinco Días, la empresa explicó que la planta de Vigo compite con la de Tranava (Eslovaquia) por la adjudicación de tres nuevas furgonetas. La fábrica gallega "no dio los criterios de rentabilidad necesarios para atraer el proyecto", lo que implicó la presentación esta semana de un plan de competitividad que implica severos recortes en logística, proveedores, inversiones y en masa laboral.

La intención de la compañía, según detalló Comesaña, es recortar el sueldo un 5%, reducir en un 50% las pagas extraordinarias, la supresión y reducción de determinados complementos, la rebaja de permisos retribuidos y unaa congelación salarial hasta 2019. Los representantes de los trabajadores han trasladado a la dirección de la planta su total desacuerdo con las medidas planteadas y han pedido que se revisen, para que haya otra alternativa sobre la mesa en la próxima reunión.

Según han explicado a Europa Press fuentes de la empresa, la dirección está dispuesta a “construir sobre la base de la propuesta hecha”, aunque no descarta que “pueda variar”, tras el “rechazo total” mostrado por los sindicatos. No obstante, la empresa ha pedido a los sindicatos que hagan una “reflexión” y les ha instado a “debatir y negociar” dichos planteamientos, ya que, en el encuentro de la mesa negociadora de este jueves “se han limitado a mostrar su rechazo total a la propuesta” y “ni siquiera se ha discutido”.

Por ello, la dirección les ha emplazado a un nuevo encuentro el próximo 3 de noviembre, y les ha pedido que, hasta entonces, “reflexionen” para acceder a debatir o, en todo caso, que elaboren su propia “contrapropuesta”, con el fin de poder “avanzar”.

Por otra parte, la dirección de PSA en Vigo ha querido precisar, ante las críticas de algunos sindicatos, que los cuadros directivos de la fábrica (unos 200 empleados que no están sujetos al convenio y a los que no les afectarían esos recortes) “ya contribuyen a la reducción de costes”.

Así, ha señalado que estos trabajadores tienen sus sueldos congelados desde hace tres años, y que su subida salarial acumulada desde 2008 ha sido de un 7,3 por ciento como media, 3,7 puntos por debajo del IPC. Mientras, han recalcado, el grueso de la plantilla ha tenido incrementos consolidados que suman un 14% en estos años, 3 puntos por encima del IPC (que subió un 11%)