La sociedad encarga la búsqueda de un nuevo director financiero

La crisis de Carbures provoca la dimisión de su presidente y la del primer ejecutivo

La CNMV mantiene suspendida la cotización desde el ocho de octubre

El auditor PwC puso en dudas a principios de mes la fiabilidad de sus estados contables

La crisis de Carbures provoca la dimisión de su presidente y la del primer ejecutivo

Las presuntas irregularidades desveladas por el auditor en los estados financieros y la contabilidad del grupo Carbures se han cobrado sus primera dimisiones. El hasta ahora consejero delegado de Carbures, Rafael Contreras, ha renunciado a su cargo en la compañía y pasará a ser presidente del consejo sin funciones ejecutivas. Contreras, será sustituido en el cargo por el que hasta ahora era vicepresidente de operaciones, José María Tarragó. También ha dimitido el presidente Carlos Guillén, que a partir de ahora será únicamente vocal del consejo de administración. 

Así lo explicó la compañía en un un hecho relevante remitido esta mañana a Bolsas y Mercados Españoles. En paralelo, la compañía ha llevado a cabo más cambios en su línea de gestión. Juan Juárez, vicepresidente financiero, será el nuevo presidente de la Comisión de gobierno corporativo. Y Javier Sánchez Rojas, director de Carbures Europe, será presidente de la comisión de auditoría.

La firma ha comunicado al regulador del MAB que ha puesto en marcha la creación de una Comisión de Gobierno Corporativo y ha encargado a una empresa de selección de directivos la contratación de un director financiero y un auditor interno.

La compañía, que planeaba saltar al mercado continuo a mediados de noviembre, desveló a principios de mes que a instancia de su auditor PricewaterhouseCoopers (PwC) iba a revisar la fiabilidad de sus estados contables. Lo decidió así, según dijo entonces debido a las "dudas comunicadas por PwC a la luz de determinada información adicional que ha llegado a su conocimiento acerca del carácter de la relación de la matriz, Carbures Europe, en el desarrollo de su actividad en España, con entidades consideradas como terceros hasta la actualidad". 

La empresa reconoció que en el peor de los escenarios “los importes máximos afectados a nivel consolidado, en el escenario más adverso posible, ascenderían, a 31 de diciembre de 2013, a aproximadamente 11,5 millones de euros de la cifra de negocio y nueve millones del resultado de las operaciones antes de impuestos”.

Carbures habría obtenido así en 2013 una facturación de 25 millones de euros –alrededor de un 40% menos de los 36,5 millones publicados hasta ahora–, así como unas pérdidas de siete millones de euros (frente a las ganancias de dos millones anunciadas inicialmente).

Carbures se encuentra suspendida de cotización en el Mercado Alternativo Bursátil desde el pasado 8 de octubre, cuando dio a conocer esta situación.