Duda de la veracidad de los estados contables

Carbures admite pérdidas en 2013 forzada por el auditor

Planta de Carbures en Jerez
Planta de Carbures en Jerez

La firma de auditoría PwC, que está trabajando junto a Carbures en el diseño del salto de la empresa del Mercado Alternativo Bursátil (MAB) a la primera división de la Bolsa española, ha informado a la tecnológica andaluza de que deberá reformular sus cuentas de resultados de los ejercicios 2012 y 2013, así como el primer semestre de 2014.

 

El fabricante de materiales compuestos explicó ayer en un hecho relevante que “los importes máximos afectados a nivel consolidado, en el escenario más adverso posible, ascenderían, a 31 de diciembre de 2013, a aproximadamente 11,5 millones de euros de la cifra de negocio y nueve millones del resultado de las operaciones antes de impuestos”.

Carbures habría obtenido así en 2013 una facturación de 25 millones de euros –alrededor de un 40% menos de los 36,5 millones publicados hasta ahora–, así como unas pérdidas de siete millones de euros (frente a las ganancias de dos millones anunciadas inicialmente). La tecnológica afirmó que ha consensuado el contenido de la nota con su auditor, PwC, que ni confirmó ni desmintió esta información ayer.

CARBURES EUROPE SA 0,29 -0,68%

Según recoge el documento elaborado por la empresa, el descuadre de cifras radica en el “carácter de la relación de la matriz (Carbures Europe) en el desarrollo de su actividad en España, con entidades consideradas como terceros hasta la actualidad”. El consejero delegado del grupo, Rafael Contreras, explicó que se trata de tres compañías con las que mantiene alianzas estratégicas “en el perímetro de la cadena de valor”, dedicadas al suministro y al reciclaje de materias primas, así como a la comercialización de sus productos finales. Carbures posee un 4% del capital de Sinatec, la primera de ellas, que trabaja también con materiales compuestos. PwC habría advertido al consejo de administración de la compañía que, de acuerdo con lo que establecen las normas internacionales de contabilidad, no cabe considerar a esas empresas como terceras partes ya que Carbures tiene en ellas una influencia definitiva en la gestión y, por tanto, el tratamiento contable debe de ser radicalmente distinto al efectuado hasta ahora.

Un modelo diferente

El consejero delegado de Carbures, Rafael Contreras, destaca que la tecnológica andaluza se caracteriza por ser una compañía growth (de crecimiento) y por seguir un modelo que está muy asumido en EE UU, “aunque en España esa cultura no exista todavía”.

A pesar del duro impacto que el cambio va a provocar en sus cuentas, Carbures se reafirmó en su intención de saltar al mercado continuo. Preguntado Contreras por las repercusiones que pueden tener sus nuevas cuentas de resultados en el grado de aceptación que la compañía tendría en Bolsa, este afirmó que pueden “encontrarse en una situación más difícil de lo previsto”, pero manifestó que la lucha ante las adversidades es parte implícita del desarrollo empresarial. Carbures aún no ha iniciado el proceso de revisión de sus estados financieros y de su borrador de folleto de salida a Bolsa por la CNMV, “proceso que se producirá una vez que se hayan terminado los trabajos citados”.

En paralelo, Carbures ha solicitado a PwC que verifique la idoneidad del beneficio contabilizado merced a su contrato con la china Shenyang Hengrui. La andaluza registró en sus resultados hasta junio una facturación de 19,6 millones de euros, generados por la venta de maquinaria a esta firma, en el primero de los tres lotes acordados.

La compañía anunció, además, que reforzará la composición del consejo con la incorporación de tres consejeros independientes. Fortalecerá también “la función financiera y de auditoría interna mediante la incorporación de otros profesionales con experiencia en sociedades cotizadas en mercados regulados”, en su voluntad por demostrar solvencia y fiabilidad. La empresa, que contaba con una capitalización de 405,5 millones de euros el lunes, fue suspendida ayer de cotización “a petición propia y con el objetivo de no perjudicar a los accionistas”.