Foro Ibérico Empresarial 2014

España y Portugal buscan un segundo matrimonio

Extremadura pide priorizar la conexión ferroviaria entre el puerto luso de Sines y Badajoz para aumentar la competitividad de sus exportaciones

Empresarios charlan durante el Segundo Foro Ibérico Empresarial celebrado esta semana en Badajoz.
Empresarios charlan durante el Segundo Foro Ibérico Empresarial celebrado esta semana en Badajoz.

Extremadura se ha propuesto aprovechar su cercanía geográfica al puerto portugués de Sines para exportar desde ahí a los mercados de Europa del norte, África y América. “Portugal es nuestra salida natural hacia el mar”, afirmó José Antonio Monago, presidente de la comunidad autónoma, durante el segundo Foro Ibérico Empresarial, que se celebró esta semana en Badajoz.

La base ya existe. Entre enero y julio de este año, 381 empresas extremeñas exportaron a Portugal un total de 308 millones de euros, un 5,5% más que en el mismo periodo de 2013. De estas, 242 lo han venido haciendo de manera regular en los últimos cuatro años. El volumen se ha mantenido en ascenso a pesar de la crisis, lo que demuestra la importancia de este mercado para las compañías extremeñas. No por nada es el primer destino de sus envíos.

Por eso, ahora que tanto España como Portugal están saliendo de la recesión (este año crecerán 1,3% y 1,0%, respectivamente, según las últimas previsiones del FMI), Extremadura cree que ha llegado el momento de “abrir vías de colaboración que traspasen las fronteras”. “Españoles y portugueses tenemos que reconquistarnos, sobre todo en este mundo donde tener volumen es muy importante”, dijo Monago.

Intercambios comerciales con Portugal ampliar foto

Pero eso pasa por contar con las infraestructuras de transporte adecuadas.

En la mesa del foro dedicada a transporte y logística, Carlos Vasconcelos, administrador de la naviera MSC (Mediterranean Shipping Company) en Portugal, lamentó que las empresas extremeñas no puedan aprovechar las 18 frecuencias semanales que la compañía ofrece en Sines para exportar sus productos, por la falta de una conexión ferroviaria entre el puerto y la frontera con España en Badajoz.

“Actualmente, hay 500 kilómetros entre Sines y Badajoz porque la carretera no va en línea recta. Con una vía férrea esa distancia se reduciría a 200”, señaló.

Además de la conexión, Vasconcelos insistió que hará falta una terminal ferroviaria para cargar y descargar la mercancía en la frontera.

Al respecto, el consejero de Fomento de la Junta de Extremadura, Víctor del Moral, informó que su Gobierno invertirá en los próximos dos años 25 millones de euros en la construcción de una plataforma logística que prestará ese servicio en Badajoz.

De hecho, precisó que el próximo miércoles se adjudicará la primera fase del proyecto, que consistirá en la urbanización de las primeras 60 hectáreas.

Las obras de esta etapa, para la que se han presentado 20 postores, se iniciarán a inicios de 2015 y deberán estar terminadas en un plazo de 18 meses. La plataforma completa, que ocupará un total de 135 hectáreas, deberá estar acabada en 2020 tras una inversión de más de 50 millones que la Junta espera financiar con fondos europeos.

La nueva terminal estará conectada por tren con los polígonos industriales Expacio Mérida y Expacio Navalmoral. La Junta invertirá en estos enlaces otros 21,6 millones de euros.

Para coordinar estas y otras actuaciones con las diferentes Administraciones implicadas, la Junta creará una Unidad de Logística y Transporte.

José Antonio Monago, presidente de la Junta de Extremadura.
José Antonio Monago, presidente de la Junta de Extremadura.

En la mesa también participó el presidente del Puerto de Sines, João Franco, quien manifestó el interés de la terminal por prestar servicios a la carga procedente de Madrid, “pero eso pasa necesariamente por la construcción de una línea de tren que atraviese Extremadura”, arguyó.

Agregó que es esencial que los Gobiernos de ambos países se pongan de acuerdo sobre el ancho de la vía. “Portugal no ha definido aún si la línea entre Sines y Badajoz tendrá ancho ibérico o europeo, pero no podemos tomar una decisión sin alcanzar antes un acuerdo con España”, apuntó.

Sobre este punto, Del Moral aclaró que las traviesas que el Gobierno central ha adjudicado para el AVE entre Madrid y Lisboa serán polivalentes, de modo que aunque inicialmente los carriles tendrán ancho ibérico, llegado el momento podrán adaptarse al ancho europeo.

La importancia de las infraestructuras, con referencia especialmente a la futura conexión de alta velocidad entre Madrid y Lisboa, también salió a relucir en otro de los paneles del foro, el de turismo. Y es que este es uno de los sectores claves para ambos países, (España recibió en 2013 60 millones de visitantes y Portugal 10 millones) por lo que las relaciones se han incrementado en los últimos años. Pero los ponentes de esta mesa de debate apuntaron que aún queda mucho por hacer.

Para Pedro Manuel Bruno, administrador de Sonae Turismo, hay varios aspectos que afectan al tráfico de turistas entre España y Portugal. Señaló cómo, por un lado, ciudades como Lisboa y Oporto se ven beneficiadas por el gran número de conexiones aéreas que tienen con nuestro país, mientras que la mayoría de destinos lusos no cuentan con vuelos regulares cerca.

“El 40% de la corriente turística que llega desde España a Portugal se centra en la capital y sus alrededores”, explicó el representante del Grupo Sonae.

Los países ibéricos están sumando esfuerzos para atraer turistas de zonas lejanas

Bruno apuntó también como desventaja a los múltiples peajes que ha instalado el Gobierno portugués en sus carreteras y que están jugando en contra de la llegada de turistas a través de las regiones limítrofes, como Extremadura o Castilla y León.

Además del creciente número de españoles y portugueses que viajan de un lado a otro de la frontera, ambos Estados se esfuerzan en la actualidad por presentarse como un destino turístico conjunto para recibir visitantes de otros lugares del mundo.

“Los dos están sumando esfuerzos para atraer turistas de zonas lejanas”, aseguró el presidente de la Sociedad Estatal para la Gestión de la Innovación y las Tecnologías Turísticas (Segittur) en referencia a las iniciativas para promocionar la Península Ibérica en zonas como Canadá, China, Cora del Sur o Japón.

En lo referente al comercio minorista, también existe una colaboración cada vez mayor entre empresas lusas y españolas, como se puso de manifiesto en el panel dedicado a este área. Sin embargo, aún quedan muchas posibilidades por explorar.

“Creo que los dos países juntos pueden ofrecer un gran abanico de posibilidades en ámbitos como el de los productos agrícolas”, señaló el director de estrategia y expansión del Grupo Jerónimo Martins, Nuno Abrandes, dedicado a la distribución alimentaria.

“Hay un gran potencial de explotación de cara a mercados que quedan fuera de la Península Ibérica, como el resto de Europa”, concluyó . El trabajo hispano luso para vender en América Latina y África parece la siguiente vía para las empresas.

Puente al mundo de habla portuguesa

José Vital Morgado, administrador ejecutivo de Aicep Portugal Global.
José Vital Morgado, administrador ejecutivo de Aicep Portugal Global.

José Vital Morgado, administrador ejecutivo de AICEP Portugal Global, la agencia promotora de las inversiones en el país, destacó que luego de cumplir con todos los compromisos asumidos con la troika, la economía portuguesa empieza a dar señales de recuperación. “Este año vamos a crecer un 1% y en 2015, un 1,5%”, precisó.

En el mismo sentido, resaltó que los capitales extranjeros están regresando al país. “España es nuestro segundo inversor y estamos encantados de estudiar oportunidades de colaboración entre las empresas portuguesas y extremeñas”, dijo.

Vital Morgado mantuvo que Portugal constituye para cualquier inversor la puerta de entrada a un mercado de 230 millones de consumidores de habla portuguesa en todo el mundo, principalmente en Brasil, Angola, Mozambique y Cabo Verde.

Por lo pronto, indicó que actualmente hay 1.200 empresas españolas establecidas en Portugal y 350 compañías portuguesas en España.