Le diagnosticaron el virus el 30 de septiembre

El ébola se cobra su primera vida en Estados Unidos

Josephus Weeks, sobrino de Thomas Eric Duncan, tras una oración para su tío en Dallas, este martes.
Josephus Weeks, sobrino de Thomas Eric Duncan, tras una oración para su tío en Dallas, este martes.

El primer paciente de ébola diagnosticado en Estados Unidos, Thomas Eric Duncan, ha fallecido, informó hoy el hospital de Dallas (Texas) en el que estaba hospitalizado. Duncan, natural de Liberia, se contagió con el virus en ese país y su enfermedad se le manifestó estando en Estados Unidos, por lo que fue hospitalizado, y su estado había empeorado en los últimos días.

Duncan tuvo su diagnóstico el 30 de septiembre. Había vuelto a Texas para casarse con su novia, Louise Troh, que se encuentra en cuarentena y no tiene todavía síntomas de la enfermedad. "Es con una enorme tristeza que tenemos que informaros que Thomas Eric Duncan ha fallecido hoy por la mañana, a las 7.51 (las 0.51 horas de Madrid)", se lee en una nota de prensa del Texas Health Presbyterian Hospital. “Los profesionales, los médicos y enfermeras de la unidad, así como toda la comunidad del Hospital Presbiteriano de Salud de Texas, lamentan esta pérdida”.

Duncan tuvo fiebre y dolor de estómago el día 24 de septiembre, cuatro días antes de su regreso a Estados Unidos. Duncan fue dado de baja por Urgencias del Texas Health Presbyterian Hospital al que había acudido el día 26, pues los médicos que le atendieron descartaron que fuera contagiado con el virus. El paciente volvió a su casa con una receta de antibióticos. Dos días más tarde, fue trasladado al mismo hospital en ambulancia y fue puesto en aislamiento.

El paciente había recibido en los últimos días el medicamento Brincidofovir, desarrollado por Chimerix Inc y probado en más de mil pacientes sin aparente riesgo. Sin embargo, su estado de salud había ido empeorando y permanecía con ventilación asistida.

Duncan contrajo el virus en Liberia, al estar en contacto con una persona enferma. Sin embargo, al abandonar el país ocultó esta relación, lo que llevó a las autoridades liberianas a amenazar con el procesamiento si el paciente finalmente se recuperaraba.

EEUU tomará la temperatura a los pasajeros de vuelos procedentes de países africanos con ébola

Los aeropuertos de Estados Unidos comenzarán a tomar la temperatura a los pasajeros que lleguen en vuelos procedentes de los países de África Occidental afectados por el brote de ébola, según informa la cadena estadounidense CNN, que cita a un “responsable federal con conocimiento directo” del caso y que ha precisado que la medida se comenzará a aplicar este fin de semana o la próxima semana.

Según el Washington Post, que cita fuentes federales, las medidas de vigilancia reforzadas empezarán a aplicarse en los cinco aeropuertos más concurridos del país. Así, los pasajeros procedentes de países de África Occidental deberán rellenar un cuestionario y se les tomará la temperatura a su llegada a los aeropuertos estadounidenses.

La fuente consultada por el diario ha confirmado que la medida podría comenzar a aplicarse este mismo fin de semana pero los detalles sobre cómo se va a llevar a cabo están siendo ultimados aún entre la Casa Blanca y los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

En todo caso, sí se sabe que se comenzará en los aeropuertos internacionales John F. Kennedy, en Nueva York; Washington Dulles, en la capital; O'Hare, en Chicago; Hartsfield-Jackson, en Atlanta; y Newark Liberty, en Nueva Jersey.

El director de los CDC, Thomas Frieden, había dicho esta semana que la agencia estaba analizando el modo de incrementar la vigilancia de los pasajeros ante el caso de ébola de Thomas Duncan, diagnosticado en Texas.

Frieden dejó claro que cualquier medida que se tomase solo serviría para mitigar pero no para eliminar el peligro planteado por un viajero que pudiera ser portador del virus. “Reconocemos que hagamos lo que hagamos, hasta que la enfermedad esté controlada en África, no podemos conseguir riesgo cero aquí”, aunque “sí que podemos ser capaces de reducirlo”, afirmó.