Crisis del ébola

Sanidad busca el foco del contagio y vigila a unas 50 personas

La ministra de Sanidad, Ana Mato, y el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, durante la reunión celebrada esta mañana en el Ministerio de Sanidad.
La ministra de Sanidad, Ana Mato, y el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, durante la reunión celebrada esta mañana en el Ministerio de Sanidad.

La auxiliar de enfermería infectada por el virus del ébola en Madrid permanece ingresada en el Hospital Carlos III de la capital desde la madrugada del martes y, desde entonces, ha evolucionado “favorablemente dentro de las precauciones”. Así lo explicó el gerente del hospital La Paz de Madrid –al que pertenece el centro Carlos III–, Rafael Perez-Santamaría, quien, sin embargo, añadió que la paciente no quiere que se informe a los medios de su estado de salud, por lo que las autoridades sanitarias “tendrán que preservar su intimidad”. Hasta ahora, además del caso de la sanitaria infectada, de nombre Teresa, están ingresados en el Hospital Carlos III otros dos sospechosos de estar infectados. Se trata del marido de la sanitaria infectada y otro hombre, que presenta los síntomas, que viajó a España desde Nigeria, y cuyo primer test ha dado resultado negativo.

 Además, hay una segunda mujer aislada en el mismo hospital, que está “en estudio”, pero no reúne los criterios de sospecha de contagio. Es una enfermera de la UCI de La Paz, que trató al fallecido por ébola García Viejo, y ha presentado un episodio de diarrea sin fiebre. En la prueba que se le practicó ayer por la tarde dio negativo, por lo que se le dará el alta, aunque se mantendrá bajo vigilancia. Además, se mantiene bajo control a unas 50 personas que han mantenido contacto con la enfermera con ébola. El marido de la infectada es ahora quien más preocupa a los médicos, pero según informó la directora general de Salud Pública, Mercedes Vinuesa, –que compareció esta mañana de forma urgente en el Congreso de los Diputados– “se encuentra ingresado y controlado para que pueda pasar la cuarentena con un mejor seguimiento”. Por su parte, al otro hombre también sospechoso de haber contraído la enfermedad en Nigeria ya se le ha realizado un test del virus que ha dado negativo. Si este hombre volviera a dar negativo, recibirá “el alta con vigilancia”.

La otra enfermera ingresada da negativo por segunda vez en las pruebas practicadas

Vinuesa explicó también que los responsables del Ministerio de Sanidad ya han terminado prácticamente de elaborar la lista de personas con las que la auxiliar de enfermería contagiada estuvo en contacto desde que comenzó a tener síntomas hasta su aislamiento ayer. En total, Sanidad se habría puesto en contacto con 22 personas del entorno familiar y otras con las que la paciente tuvo contacto en el Hospital de Alcorcón, al que acudió desde el 30 de septiembre cuando tuvo los primeros síntomas, y otros 30 profesionales del Hospital Carlos III, con los que trabajó en el cuidado de García Viejo. Este medio centenar de personas se encuentra también bajo vigilancia. Mantener bajo control a estos contactos “es la parte en la que nos tenemos que centrar en cuerpo y alma en estos momentos (...) porque esto es lo que verdaderamente garantiza que el riesgo para la población sea mínimo”, añadió la responsable de Salud Pública. No obstante, tras pedir tranquilidad a la población y lanzar un “mensaje de fortaleza”, Vinuesa aseguró que los responsables de Sanidad siguen investigando cuál ha sido la vía de contagio. “Estamos haciendo todos los esfuerzos para escarbar y determinar no solo lo ocurrido, sino todos los implicados”.

La sanitaria siguió el protocolo

Esta preocupación de los responsables médicos por encontrar el origen del contagio se acrecienta tras el testimonio de la propia auxiliar contagiada, quien explicó haber seguido todos los protocolos establecidos para la atención a pacientes con ébola. Aún así, el jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital La Paz-Carlos III, Francisco Arnalich, precisó que están revisando el procedimiento, que se ha seguido “escrupulosamente”, insistió. Aunque reconoció que ha podido haber algún “imprevisto o error” en la cadena de prevención. Pero esa posibilidad no le consta al hospital “porque no ha habido ninguna incidencia registrada”. También, el marido de la enferma de ébola, en conversación telefónica con el diario El Mundo ratificó que su mujer “hizo todo lo que le dijeron”.

Dudas sobre el protocolo

Los responsables de Sanidad de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) aseguraron que los sanitarios del Hospital Carlos III que atendieron a los dos religiosos fallecidos por ébola “cumplieron el protocolo”, por lo que si una de las trabajadoras se ha contagiado es porque “tiene algún fallo y hay que modificarlo”. Estos representantes sindicales insistieron en que “no ha sido un error humano, sino un protocolo mal activado”.

Igualmente, los sindicatos de la Mesa Sectorial de Sanidad (CC OO, UGT, Amyts, CSIT UP, Satse y USAE) coincidieron en que “evidentemente” hubo fallos en el protocolo para tratar al misionero Manuel García Viejo y consideraron “aventurado” señalar un error humano.

Sin embargo, la Organización Médica Colegial de España (OMC) hizo hincapié –tras lanzar un “mensaje de tranquilidad y confianza en la autoridad sanitaria”– en que los protocolos establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y puestos en marcha por el Ministerio de Sanidad junto con las consejerías de salud de las comunidades autónomas, “son los adecuados”. Dicho esto, recordaron la necesidad de seguirlos ahora estrictamente por todos los agentes implicados.

La UE abordará el caso español

El Comité de Seguridad Sanitaria de la UE –que reúne a expertos de salud pública de los 28 Estados miembros y de la Organización Mundial de la Salud (OMS)– ha adelantado al miércoles su reunión semanal de los viernes para analizar las causas del contagio del ébola a una enfermera en España, el primer caso de contaminación registrado en la UE. Bruselas ve altamente improbable que el virus se extienda en territorio comunitario. Si bien, “la prioridad para nosotros, y es también una prioridad para España, es saber precisamente qué ha pasado” y determinar la causa del contagio, dijo ayer el portavoz de Sanidad, Frédéric Vincent.

“El hospital en cuestión, al igual que otros hospitales de la UE, se suponía que tenía que respetar todas las reglas, que son muy estrictas, para evitar este tipo de contagio”, indicó Vincent. El objetivo de la reunión es “ver qué primeras conclusiones podemos sacar”. Para ello, los responsables comunitarios esperaban recibir la tarde del martes  “las primeras conclusiones de las autoridades españolas sobre lo que ha pasado”.

Además, discutirán cómo facilitar la comunicación sobre la situación “para evitar informaciones demasiado alarmistas”.