Condena a 15 de inhabilitación

Declarados culpables los exgestores de Afinsa por un agujero de 1.825 millones

La policía, durante el registro de la sede de Afinsa.
La policía, durante el registro de la sede de Afinsa.

Tres altos directivos de Afinsa tendrán que responder por un agujero patrimonial de 1.825 millones de euros, al haber declarado un juzgado mercantil que el concurso de acreedores de la empresa de sellos fue culpa de esta cúpula. Estos tres directivos también están inhabilitados durante 15 años (el máximo legal) para ejercer de administradores de sociedades, y perderán cualquier derecho contraído contra la empresa quebrada.

En la sentencia de hoy, El juez considera que la empresa de sellos, intervenida por orden del Gobierno en 2006, era insolvente desde 2004, que no contabilizó como pasivo los compromisos de compra de los clientes y que sobrevaloró masivamente el precio de las series de sellos que adquría.

Los directivos condenados son el ex presidente de Afinsa, Juan Antonio Cano Cuevas, Carlos de Figueiredo (consejero e hijo del fundador Albertino de Figueiredo) y a Vicente Martín (director general de Sistemas de Inversión).

Queda fuera del concurso culpable, y por tanto de la responsabilidad patrimonial, el fundador de Afinsa, Albertino de Figueiredo, al no quedar acreditado que ejerciera como administrador (era presidente de honor) en los dos años anteriores a la declaración concursal, y absuelve a los colaboradores y cooperadores demandados por la Fiscalía al no resultar tampoco probada su participación en los hechos.

El juzgado tampoco estima otras peticiones de la fiscalía y las acusaciones contra otras tres personas (Joaquín José Abajo, secretario del consejo, Emilio Ballester, responsable de contabilidad, y Franciso Blázquez, auditor de la firma Gestynsa), cinco sociedades que no acudieron al juicio (entre ellas la filial estadounidense, Escala, y la filial Auctentia) y la fundación Albertino de Figueiredo.

Tras estallar en 2006 el caso Afinsa y Fórum, más de 100.000 ciudadanos que habían comprado sellos a Afinsa se quedaron sin el dinero depositado en esos sellos, que en la inmensa mayoría de los casos ni siquiera pasaban por sus manos. La administración concursal, ocho años después del caso, aún tiene dudas sobre la cantidad total de sellos en manos de la empresa.

En la sentencia de hoy, el juez explica que Afinsa jamás computó como pasivo los compromisos de compra de sellos contraídos con los clientes, pese a que en 25 años la empresa nunca vendió sellos a terceros. Además, la empresa valoraba individualmente, y al mismo precio de carácter orientativo, series y lotes de sellos adquiridas en el mercado nacional e internacional. Así, Afinsa dio una imagen “plenamente distorsionada” de la realidad de la empresa, merced a “decenas de millones” de partidas contables sobrevaloradas. En la liquidación de los bienes de Afinsa, la administración concursal vendió por 13.800 euros sellos que la empresa, según sus precios de catálogo, había valorado en 1,3 millones.

La sentencia detalla que, entre 2004 y 2005, la empresa registra un “brutal incremento” de los ingresos por venta de sellos a particulares, que implicaban también nuevos compromisos de compra de sellos en el futuro. Si hubiesen sido contabilizados, la empresa habría sido insolvente mucho antes.

La sentencia ha sido dictada por el juzgado mercantil número seis de Madrid, y cabe recurso de apelación por parte de los afectados.