Como las empleadas en Caja Madrid

Hacienda investigará el uso de ‘tarjetas opacas’ en empresas del Ibex 35

El Ministerio de Hacienda anunció el viernes que la agencia Tributaria pondrá en marcha un plan de inspección especial para investigar si alguna de las empresas del Ibex 35 concede a sus consejeros o directivos tarjetas de crédito ocultas al fisco como las que esta última semana se conocía que manejaron 86 miembros de la cúpula de la desaparecida Caja Madrid, quienes entre 2003 y 2012 gastaron al menos 15,2 millones de euros sin justificar en comidas, viajes, hoteles o retiradas de efectivo.

Un escándalo que ha salpicado tanto a los exresponsables de la entidad, que ya como Bankia necesitó un rescate público de 22.500 millones de euros, como a los partidos políticos, patronales y sindicatos cuyos representantes en los órganos de decisión de la caja de ahorros se lucraron de esta práctica, y que en los últimos días causado un puñado de dimisiones.

Una de las últimas se produjo precisamente en el Ministerio de Hacienda, donde el viernes abandonó su cargo José María Buenaventura, jefe de gabinete del secretario de Estado Miguel Ferre. Buenaventura, que fue propuesto para el consejo de la caja por el PP, gastó 63.000 euros con esta tarjeta entre 2004 y 2007.

Horas antes, anunciaba su dimisión el secretario general de UGT Madrid, José Ricardo Martínez, que ya el jueves admitió que su salida era una “posibilidad muy razonable”, después de conocerse que gastó 44.200 euros de la tarjeta de consejero de la caja entre 2010 y 2012. Durante la jornada, también renunciaron a sus actuales cargos Rodolfo Benito, uno de los líderes históricos de CC OO y hasta ahora responsable de la secretaría de estudios de su comisión ejecutiva, que obtuvo de Caja Madrid 140.600 euros entre 2003 y 2010; Ángel Gómez del Pulgar, que ejercía como vocal de la ejecutiva del Partido Socialista de Madrid (PSM) y gastó 149.700 euros entre 2003 y 2010; y Manuel José Rodríguez González, que era gerente de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS) de Boadilla del Monte y que como consejero en Caja Madrid, a propuesta del PP, se benefició de 37.100 euros sin justificar en 2011.

El caso de las tarjetas “black a efectos fiscales”, como las definió en un correo electrónico de 2009 el que fuera secretario del consejo de administración de Caja Madrid, Enrique de la Torre, a su sucesor, Jesús Rodrigo, según publicó eldiario.es, ya se cobró sus primeras salidas el día anterior. El director general de Economía de la Comunidad de Madrid, Pablo Abejas, fue cesado tras hacerse público que percibió 246.700 euros como consejero de Caja Madrid entre 2006 y 2012. También anunció su renuncia la presidenta de la Fundación Caja Madrid, Carmen Cafranga, que había utilizado 175.200 euros de su tarjeta entre 2003 y 2012.

“Se me dio una tarjeta para gastos de representación, sin conocer el carácter de la misma, y he hecho un uso responsable”, aseguró por su parte el presidente de la patronal madrileña (CEIM) y ex miembro del consejo de administración de Caja Madrid, Arturo Fernández, quien ilustró que gastó 38.000 euros en tres años en “gasolina o alguna comida”.

“Soy el primero al que se le revuelve el estómago” declaró el ministro de Economía Luis de Guindos sobre el escándalo para recordar que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) está personado en la causa –fue este organismo quien remitió a la Fiscalía Anticorrupción el informe sobre los cobros injustificados que elaboró la actual dirección de Bankia– y que hará todo lo posible por recuperar “todo” el dinero gastado con estas tarjetas B.

“Espero y estoy convencido de que este sea un caso singular”, sostuvo Guindos, si bien el gabinete de Hacienda anunciaba poco después una investigación general para comprobar si esta práctica está extendida en el empresariado español. “Se trata de averiguar si lo que presuntamente ha sucedido en Caja Madrid se ha generalizado en las grandes empresas, especialmente las del Ibex 35%”, explicaron fuentes de Hacienda, citadas por Europa_Press.

La inspección se realizará en paralelo a la investigación del caso que instruye el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, quien ha dictado una providencia solicitando a los peritos del Banco de España que analicen los datos recibidos.

Aunque todos los partidos han ido criticando el uso de estas tarjetas, de momento, solo el PSOE ha decidido expedientar a 16 de sus militantes por utilizarlas.

Por otra parte, el juez Javier Gómez Bermúdez imputó el viernes al expresidente de CAM Modesto Crespo por haberse apropiado de forma presuntamente indebida de 300.000 euros en dietas, con carácter retroactivo, por ser consejero de la participada de la caja Tinser Cartera. A su vez, el juez Pablo Ruz propuso juzgar al expresidente de Caja Castilla La Mancha Juan Pedro Hernández Moltó y al exdirector general Ildefonso Ortega por la concesión de varios créditos irregulares y “con tratos de favor” que causaron un grave perjuicio a la entidad.

Las claves del caso

Pregunta: ¿Quiénes y cuándo recibieron las tarjetas para gastos no justificados que entregó Caja Madrid?

Respuesta: Aunque la auditoría encargada por Bankia revela que estas tarjetas se crearon en 1994 y que constan movimientos desde 1999, el informe solo detalla su entrega a 65 consejeros y una veintena de directivos entre 2003 y 2012.

P. ¿En qué se gastaban el dinero los titulares de las tarjetas opacas de Caja Madrid?

R. La documentación recopilada por Bankia revela que los consejeros y directivos de Caja Madrid gastaron más de tres millones de euros en servicios de restauración entre 2003 y 2012, un periodo en el que el siguiente mayor uso de estas tarjetas fue la retirada de efectivo, por valor de dos millones de euros. También dedicarón más de millón y medio a gastos de viaje, más de un millón en grandes superficies, algo menos de un millón tanto en alimentación, como en ropa y en hoteles.

P. ¿Hubo quienes no utilizaron este medio de cobro oculto a Hacienda ?

R. El informe encargado por Bankia muestra que cuatro beneficiarios no utilizaron la tarjeta en ningún momento: Félix Manuel Sánchez (de UGT); Íñigo María Aldaz Barrera (directivo de Caja Madrid); Esteban Tejera Montalvo (presidente de Caja Madrid Seguros Generales) y Francisco Verdú (consejero delegado de Bankia en la etapa de Rodrigo Rato).

P. ¿Alquno de los 86 beneficiarios ha devuelto ya el dinero que gastó con estas tarjetas?

R. Bankia requirió a los beneficiarios la devolución de los importes detectados. Cuatro personas implicadas lo hicieron a comienzos de julio, si bien solo entregaron el montante correspondiente a la etapa en que Caja Madrid era ya Bankia. Fueron Rodrigo Rato, que presidió ambas entidades (54.837 euros); José Manuel Fernández Norniella, adjunto a la presidencia de Bankia y vicepresidente de Caja Madrid (9.700 euros); Matías Amat, director general de Caja Madrid (42.043 euros) e Idelfonso Sánchez Barcoj, exdirector financiero de Bankia, que ocupó varios puestos directivos en Caja Madrid (90.879 euros). Barcoj, no obstante, encabeza el gasto total acumulado (484.200 euros) y es quien gestionó el uso de estas tarjetas durante años.