Tribuna

Unas cuentas públicas para hoy y para el futuro

Acabamos de presentar los Presupuestos correspondientes al ejercicio 2015. Tras tres años de un intenso trabajo, la situación económica actual es diferente a la que encontramos a nuestra llegada al Gobierno en el año 2012. Hoy, como aseguró el presidente del Gobierno en recientes fechas, existe un gran consenso sobre la idea de que España es un país con un gran futuro.

Los datos lo atestiguan. La economía española es la que más ha crecido en el segundo trimestre de 2014, se está creando empleo por primera vez en seis años y se registra superávit exterior, algo que no ocurría desde 1998.

Los Presupuestos del próximo año también reflejan ese cambio de tendencia, devolviendo a los ciudadanos parte del esfuerzo realizado durante este periodo. En el caso del departamento que dirijo, las cuentas para 2015 presentan una considerable mejora en la inversión, lo que, sin duda, constituye un impulso en la creación de empleo, el fomento de la competitividad y, por extensión, del desarrollo económico.

Sin embargo, no hemos perdido de vista los principios que han marcado nuestra gestión al frente del Ministerio en estos tres años, que no son otros que la eficiencia en la planificación y la gestión de las infraestructuras; la inversión productiva que tenga retorno económico y social, y la vertebración y cohesión territorial.

Los recursos totales del Grupo Fomento ascienden para el próximo ejercicio a 17.496 millones de euros, de los que los capítulos destinados a inversión aumentan un 10,9 % con respecto al Presupuesto de 2014, descontando las obligaciones de ejercicios anteriores, hasta alcanzar los 9.570 millones de euros.

El grueso de esta inversión se centrará, fundamentalmente, en ferrocarriles y en carreteras. En el sector ferroviario, al que se destinarán 5.199 millones de euros, el esfuerzo irá dirigido a los corredores ferroviarios de alta velocidad. En carreteras, la inversión total asciende a 2.194 millones de euros, que permitirá el cierre de itinerarios estratégicos de gran capacidad, además de continuar licitando contratos de conservación integral, a lo que se destinarán 935 millones de euros.

Otros de los apartados esenciales de estos Presupuestos lo constituyen las partidas destinadas a aeropuertos y seguridad aérea, y puertos y seguridad marítima, así como las subvenciones al transporte, donde el Gobierno sigue garantizando el derecho a la subvención del 50% en el precio de los billetes de transporte aéreo y marítimo para todos los residentes de los territorios no peninsulares.

Este departamento también está haciendo un gran esfuerzo en materia de vivienda, a través del fomento del alquiler y de la rehabilitación y regeneración urbana. Para ello, hemos puesto en marcha el Plan Estatal de Vivienda 2013-2016 con un presupuesto inversor superior a 2.300 millones de euros para el total del periodo.

Nuestra principal meta es cubrir las necesidades reales de los ciudadanos, facilitar el acceso a la vivienda a los sectores de población con menos recursos; y apoyar el alquiler como vía idónea para el acceso a la vivienda, especialmente, para quienes disponen de menores niveles de renta.

En definitiva, nos hallamos ante unos Presupuestos diseñados para contribuir al desarrollo económico y la cohesión territorial, en los que se priorizan infraestructuras clave con el fin de optimizar las inversiones; aplicando siempre criterios de eficiencia y sostenibilidad.

Unos Presupuestos orientados a que cada euro invertido revierta en beneficio de los ciudadanos; unos Presupuestos orientados a ofrecer el mejor servicio de transporte y unas infraestructuras de vanguardia; unos Presupuestos pensados para el hoy pero también planificados para el mañana.

Espero que toda esta planificación eficiente y este trabajo basado en una gestión rigurosa sirvan de base y ejemplo para el futuro, porque nuestro crecimiento y desarrollo dependen en buena medida de ello.

Ana Pastor es ministra de Fomento.