Sustituye a Ana Botín, que seguirá de consejera no ejecutiva

Santander elige a Bostock como nuevo consejero delegado en Reino Unido

La presidenta del Grupo Santander, Ana Botín.
La presidenta del Grupo Santander, Ana Botín. EFE

Pese a que hace prácticamente dos semanas que Ana Patricia Botín asumió la presidencia de Banco Santander, inmediatamente después de conocerse la muerte de su padre, no ha sido hasta este lunes cuando ha renunciado a su anterior cargo como consejera delgada de Reino Unido.

El movimiento no se ha producido hasta que la filial británica del grupo ha nombrado oficialmente a un sucesor, proceso que se ha alargado durante estas dos semanas ante la supervisión de las autoridades anglosajonas.

El elegido, como era de esperar, ha sido Nathan Bostock, que se incorporó como vice consejero delegado el pasado 19 de agosto, al expirar el plazo de incompatibilidad que pesaba sobre él tras salir del Royal Bank of Scotland (RBS).

Bostock, que venía ejerciendo de director financiero y de reestructuración del antiguo aliado estratégico de Santander, fue fichado por la nueva entidad el pasado diciembre para ascender ahora la primer puesto ejecutivo de la filial.

Reino Unido fue en la primera mitad del año la unidad más rentable de todo el grupo Santander, con prácticamente el 20% de los ingresos totales del banco, ligeramente por encima de Brasil.

Ana Patricia Botín, inmersa estos días en una gira territorial para encontrarse con empleados y empresarios de toda España, mantendrá un cargo no ejecutivo en el consejo de Santander Reino Unido, según ha informado la filial anglosajona hoy en un comunicado.