El uso del móvil es cada vez es más frecuente, durante más tiempo y para más usos

Cuatro acciones que ya no podríamos hacer sin móvil

Cuatro acciones que ya no podríamos hacer sin móvil

La evolución del teléfono móvil es un hecho. Esta propia evolución ha supuesto un cambio en los usos del terminal, de forma que además de cumplir el objetivo principal de poner en contacto a las personas, es capaz de satisfacer otras necesidades gracias a sus múltiples aplicaciones. Uno de los mayores avances ha sido la posibilidad de poder conectarse a la red a través de este dispositivo y de hecho, la 16ª Encuesta a Usuarios de Internet que lleva a cabo la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación, desvela que el smartphone se convierte en el dispositivo que más gente utiliza para conectarse a la red (85% de los encuestados), y que además el uso cada vez es más frecuente, durante más tiempo y para más usos que tan solo un año antes.

Las múltiples funciones que un teléfono móvil tiene hace que sea posible realizar acciones para las que antes se necesitaba otro tipo de aparato, pero que hoy día quedan aunadas en un solo dispositivo que además se lleva encima gran parte del tiempo. ¿Qué cuatro acciones se hacen con el teléfono móvil?

  • Realizar fotos. La tecnología avanza y ha hecho posible que un teléfono móvil pueda tener incorporada una cámara que cuente con características similares o incluso superiores a las de una cámara de fotos convencional. Este atributo del teléfono móvil puede ser uno de los rasgos en los que fijarse a la hora de adquirir el terminal, pero hay que tener en cuenta que cuanto mejor sea la cámara que incorpore, mayor será el precio. Hoy día en el momento en el que se quiere hacer una foto, ya no es necesario llevar encima la cámara, sino que con sacar el teléfono móvil es suficiente para retratar el momento.
  • Comunicarnos sin voz. El objetivo del teléfono móvil sigue siendo el de comunicarse, pero el uso del mismo para ello distinto. Con la llegada de los smartphones las llamadas de voz quedan en un segundo plano. Las aplicaciones sustituyen a la voz y consiguen poner en contacto a las personas. Las aplicaciones de mensajería instantánea hoy por hoy prácticamente están en todos los teléfonos, éstas junto con las aplicaciones de redes sociales se han convertido en una de las principales formas de contacto entre las personas de todo el mundo. Según un estudio de Google llamado Our Mobile Planet: España, los smartphones son un portal de múltiples actividades, en el que el 85% de los encuestados revela que utiliza el terminal para la comunicación (correo electrónico, redes sociales, mensajes instantáneos…).

  • Usar la calculadora. La calculadora es una función con la que se sabe que se puede contar en un teléfono móvil. No es necesario que sea un teléfono de última generación para que esta opción exista. Para cualquier pequeña operación matemática que surja hacer en un momento dado, hoy día se saca el teléfono y rápidamente queda resuelta.
  • Despertarse. La función de despertador es una de las más utilizadas a diario. El teléfono móvil duerme en la mesilla y hace despertar a cada uno por las mañanas. Un estudio de la compañía bq dedicada a la electrónica, publicó un estudio relativo al uso de los teléfonos móviles en vacaciones, y reveló que el 60,5% de los encuestados utiliza el teléfono como despertador. Queda constatado que el teléfono móvil está presente a lo largo de todo el día, desde que uno despierta hasta que uno se acuesta.

Además hay que pensar también en otras utilidades mucho más avanzadas que aportan los teléfonos móviles, como por ejemplo la posibilidad de realizar compras online o incluso gestionar las cuentas bancarias a través de la banca móvil o banca electrónica. Funciones dispuestas a hacer más fácil y cómoda la vida de las personas, al menos en las acciones más cotidianas.