En España se han realizado cerca de 10 millones de movimientos turísticos

¿Cuándo las inclemencias del tiempo son un inconveniente para viajar?

¿Cuándo las inclemencias del tiempo son un inconveniente para viajar?

Desde marzo del presente año y según los indicadores coyunturales turísticos que muestra Tourspain, los residentes en España han realizado un total de 9.440.617 movimientos turísticos, es decir, cerca de diez millones de viajes. Desplazamientos con los que poder llegar al destino deseado ya sea por el motivo que sea (ocio, trabajo…).

Formas y maneras de viajar hay muchas, pero en todo viaje hay cierto componente de planificación (en la medida que cada uno considere necesario) que hay que tener en cuenta. Este componente de planificación es importante ya que a la hora de realizar un viaje existen muchos factores que pueden alterar dicha planificación. Uno de estos factores que se pueden tornar decisivos a la hora de realizar un desplazamiento es el tiempo. Las condiciones climatológicas pueden influir en la seguridad o por ejemplo en la duración del trayecto. ¿En qué momentos puede el tiempo suponer una serie de inconvenientes para realizar un viaje?

  • Tipo de transporte. Cuando se trata de un viaje en coche, autobús o moto, hacerlo con mal tiempo resulta no solo un inconveniente sino que supone que aumenta el nivel de riesgo si no se toman las precauciones necesarias. No está mal recordar que para estos casos reducir la velocidad, aumentar la distancia de seguridad y llevar los neumáticos en perfecto estado son pautas que harán aumentar la seguridad en el viaje. De cualquier modo, en caso de darse circunstancias adversas en cuanto al tiempo, realizar el viaje en tren o avión puede generar retrasos.
  • Tipo de viaje. Muchas son las veces en las que nuestros planes se van al traste por culpa del mal tiempo. El tiempo inestable puede suponer la diferencia entre quedarse en el hotel o disfrutar de aquella ciudad o lugar que queramos visitar. Afortunadamente, hoy día los avances en la previsión meteorológica son claves para anticipar y planear el tipo de viaje que se desee hacer ya que permiten conocer con un mayor espacio temporal las condiciones climatológicas para el viaje.
  • Personas mayores. Demasiado calor o demasiado frio pueden ser determinantes si en el viaje hay personas mayores. Son más sensibles a extremas temperaturas y pueden sufrir algún tipo de percance. Evitar épocas y horas en las que estas circunstancias concurran es lo más recomendable de cara a esquivar mayores problemas.
  • Niños. Un retraso o cancelación en el vuelo, en el tren o necesitar más de una parada durante el viaje en coche debido al mal tiempo cuando viajan niños es un gran inconveniente. Los niños tienen muchas necesidades y se tendrá que estar más que preparado para posibles contratiempos para satisfacer aquellas necesidades (bolsa perfectamente y previsión).

Con cerca de 10 millones de viajes desde marzo hasta ahora, es importante tener en cuenta el factor climatológico con el fin de poder realizar un mejor planteamiento y previsión del desplazamiento en la medida que sea posible.Tener a mano una aplicación móvil que informe del estado del tiempo será muy útil. Ante cualquier tipo de cancelación en viajes en avión, tren o autobús, el viajero debe ser conocedor de sus derechos en cuanto a reclamaciones y devolución de importes. Además, cabe recordar que muchas tarjetas de crédito con las que frecuentemente se abonan los billetes de transporte llevan consigo una serie de seguros, entre los que es habitual que esté el de seguro de viaje encargado de indemnizar y auxiliar al viajero en caso de sufrir algún contratiempo durante el viaje (cancelaciones, retrasos, pérdida de maletas…).