Subiendo escalones hacia el éxito

Subiendo escalones hacia el éxito

La diferencia entre tener una buena idea y hacerla realidad en forma de negocio puede ser, simplemente, un pequeño empujón psicológico para el emprendedor. Antes de comenzar, la trayectoria puede parecer larga y complicada, más aún si no se cuenta con la experiencia necesaria para ello. Pero los expertos aseguran que “con optimismo y esfuerzo” gran parte del trabajo estará ganado. 

A las dificultades de poner en marcha un negocio se le añade un importante factor: la mayoría de los emprendedores aseguran haber sido desmotivados por sus allegados en las fases iniciales del proyecto. Frases como “en los tiempos que corren es una locura emprender un negocio” o “la mayoría fracasa durante el primer año”, pueden suponer una pesada carga que debe saber gestionarse para no caer en el desánimo.

A nivel práctico, en estos momentos las Comunidades Autónomas, además de otras organizaciones, ponen a disposición del emprendedor diferentes plataformas para ayudar gratuitamente a poner en marcha una idea de negocio. Proyectos como Emprendelo.es de la Comunidad de Madrid o Andalucía Emprende (www.andaluciaemprende.es) cuentan con los recursos para que todo aquel que tenga ganas de comenzar pueda hacerlo.

En la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) también apoyan en todas las fases de los proyectos y básicamente, lo resumen en siete pasos: Elaboración del plan del empresa, asesoría en temas legales o fiscales, búsqueda de financiación, opciones para instalar físicamente la empresa, búsqueda de trabajadores, encuentros con clientes a través de networking y formación necesaria para crecer.

 Sin embargo, no son tantos los recursos para actuar con una actitud correcta durante el proceso. Según la empresa de factoring Gesdeco, existen una serie de puntos que no deben olvidarse a la hora de emprender: “Lo principal es trabajar con entusiasmo y hacer algo que apasione”, explican. Además, sugieren “un equipo de gente formada, ser flexible y adaptarse a las necesidades del cliente, centrarse en ser mejor que los competidores, darse a conocer para encontrar capital o cuidar los gastos al principio”. 

La buena actitud mental es igual de importante para lograr el éxito. La consultora Talentoscopio ha elaborado un decálogo fundamental para que cualquier persona pueda desarrollar y ejercitar su talento y aprovechar al máximo las oportunidades que se presenten, olvidando también los pensamientos negativos.

Decálogo para maximizar el talento

1. OPTIMISMO: La actitud juega un papel fundamental a la hora de cultivar y desarrollar el talento.

2. MENTE ABIERTA: Hay que estar atentos al entorno y mantener la mente abierta.

3. CAPACIDADES: Muchas veces no se explotan al 100% las capacidades y hay que repetirse “soy bueno en…”

4. SIN FRENO: La cultura del esfuerzo es otro de los pilares. Hay que aprender a no pararse ante una negativa.

5. FORMACIÓN: El aprendizaje en cualquier campo, es fundamental para estar al día.

6. LEE: La formación va forzosamente ligada a la lectura. Leer libros de interés general y específicos de tu área profesional, permite especializarse, diferenciarse y hacer crecer el talento.

7. NUEVAS IDEAS: Las personas talentosas están constantemente en búsqueda de inspiración.

8. OBJETIVOS: La búsqueda y consecución de objetivos es la mejor automotivación. No es necesario esperar a que otros reconozcan el éxito.

9. NETWORKING: Hay que cuidar las redes de contactos, alimentándola y haciéndola crecer.

10. COMPARTE TU TALENTO: Estamos en un mundo global y social. Es necesario compartir el talento y difundir contenidos. Sin miedo a enseñar