El m-commerce llegará a alcanzar 293.000 millones de dólares en ventas según Forrester Research

La influencia de los smartphones en las compras: presente y futuro

La influencia de los smartphones en las compras: presente y futuro

El teléfono móvil dejó de ser simplemente una herramienta para la comunicación fuera de casa y ha pasado a ser un instrumento presente en el día a día de muchos y no solo para comunicarse. Las prestaciones que presentan los llamados teléfonos inteligentes han abierto las puertas a lo que se conoce como m-commerce, es decir, a la compra a través del móvil. El comercio electrónico ha dado un paso más y el teléfono móvil es el nuevo soporte para realizar las compras.

Son cada vez más las personas que en sus manos tienen un dispositivo móvil y que hacen uso de él a diario, por lo que ¿por qué no utilizarlo para las tareas más cotidianas?

Presente

Tanto el teléfono móvil como las tabletas están transformando el comportamiento de los usuarios. Actualmente existe una gran consolidación de los smartphones en la vida de los consumidores, habiendo una penetración de éstos del 80% en 2013 mientras que en 2012 era del 59% según el V Estudio Anual IAB Spain Mobile Marketing.

Dentro del comercio electrónico, en 2013 el 8% de las ventas en Europa fueron llevadas a cabo a través de estos dispositivos móviles según un estudio realizado por el Centre for Retail Research. En España este porcentaje es más reducido que el de la media europea, representando el m-commerce en 2013 el 4% de las ventas online.

Futuro

Las perspectivas para el m-commerce no pueden ser mejores. Según un estudio llevado a cabo por la consultora Forrester Research, la venta a través de dispositivos móviles (smartphones y tablets) en 2018 llegará a alcanzar los 293.000 millones de dólares. Este volumen de ventas supondrá que solo a través del dispositivo móvil se realicen el 54% de todas las ventas online en todo el mundo.

Las expectativas para el comercio electrónico y para el comercio electrónico a través de dispositivos móviles son muy altas, el futuro se desconoce, pero teniendo en cuenta las tendencias que se vienen experimentando durante los últimos años, es posible encaminar el pensamiento a que estas predicciones pueden llegar a hacerse realidad.

Todas estas grandes esperanzas y la realidad ya consumada del comercio electrónico en general y del m-commerce en particular se sostienen gracias al aumento de la confianza en el entorno digital. Según el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI) en su informe sobre los Indicadores destacados de la sociedad de la información de junio utilizando datos de INTECO, la confianza en España generada por Internet en 2012 fue del 53,2%, mientras que la meta para 2015 es que esa confianza en el ámbito digital aumente hasta el 70%.

Otro factor que favorece y favorecerá aún más las ventas es la adaptación y optimización por parte de las empresas de sus sitios web para móviles y tablets, es decir, un diseño responsive con el que desde cualquier dispositivo se pueda proceder a una experiencia de compra móvil.