En 2012 los españoles han realizado de media 52 pagos al año con tarjeta según el Banco Central Europeo

La prohibición de cobrar recargo por pagar con tarjeta se suma a sus ventajas

La prohibición de cobrar recargo por pagar con tarjeta se suma a sus ventajas

Las tarjetas, ya sean de débito o crédito, son el medio de pago que mayor crecimiento está experimentando en Europa, con un crecimiento anual del 10,2% en 2012 tal y como apunta el informe “Card payments in Europe” publicado por el Banco Central Europeo. En este sentido, y según este informe, en 2012 los españoles han realizado 52 pagos al año con tarjeta, lo que la hace un instrumento muy útil que de media se utiliza una vez a la semana durante el año. Todas estas transacciones estarán libres de recargos desde este mismo septiembre, según informa la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Además, en España en lo que va de año y según el Banco de España, hay en circulación 68,44 millones de tarjetas. Todo ello hace que prácticamente todo aquel que tenga una cuenta bancaria, disponga de una tarjeta. ¿Qué motivación puede haber para solicitar una tarjeta?

  1. Sin cambiar de banco. Hoy día para tener una tarjeta de crédito no es necesario realizar un cambio de entidad. Algunas entidades de crédito para emitir una tarjeta requieren únicamente que el solicitante disponga de una cuenta bancaria en cualquier banco a través de la cual se procederá a los pagos. Esta ventaja supone un ahorro de gestiones y papeleos para el cliente.
  2. Devolución de un porcentaje de las compras. Muchas son ya las tarjetas que aportan un beneficio a sus titulares devolviendo un porcentaje de las compras realizadas con ellas, como por ejemplo la Visa Barclaycard que devuelve el 1% de las compras hechas en cualquier establecimiento y sin límite de importe.
  3. Acceso a un crédito instantáneo. Contar con una tarjeta de crédito significa poder acceder al momento a una cantidad de dinero a crédito, la cantidad variará dependiendo de las características de cada una. La principal ventaja reside en que si no lo usas no pagas intereses.
  4. Se gana en seguridad. Con la tarjeta se sustituye el dinero en efectivo por un plástico y en caso de que se produzca un extravío, pérdida o robo de ese plástico se estará cubierto gracias a los seguros que llevan asociados, como la garantía antifraude que ofrece gratuitamente la Visa Barclaycard. Además también las compras que se realicen con esta tarjeta también están seguras con la protección de compras online, y la extensión de garantía de compra hasta tres años entre otros servicios gratuitos.
  5. Descuentos en establecimientos. Otra ventaja que aporta una tarjeta es que como medio de pago según la entidad que la emita, se pueden obtener descuentos en las compras en determinados establecimientos. Suelen promocionarse bastante los descuentos en gasolineras pero pueden encontrarse ventajas al comprar en todo tipo de sectores, alimentación, ocio, belleza…

Cualquiera de estos motivos o incluso todos son válidos para querer solicitar una tarjeta. Tan solo es necesario encontrar aquella tarjeta que mejor se adapte a las características del cliente.