A fondo

¿Dejará Apple obsoletas las tarjetas de crédito?

Tim Cook, durante la presentación de Apple Pay, este martes.
Tim Cook, durante la presentación de Apple Pay, este martes.

Ni el iPhone XXL ni el reloj inteligente. El gran anuncio de Apple durante su presentación del martes fue Apple Pay, su plataforma de pago móvil, según coinciden casi todos los analistas. No es extraño. La compañía de la manzana dejó caer, por boca de su consejero delegado Tim Cook, que la tarjeta de crédito es el sistema de pago más anticuado que hay, y que Apple está dispuesta a convertir su popular iPhone y su nuevo smartwatch en una billetera digital, con todo lo que ello implica para el sistema financiero.

Apple Pay ciertamente es un sistema de cartera virtual que permitirá a los usuarios de los nuevos iPhone 6 y del Apple Watch pagar en las tiendas simplemente acercando el móvil o el reloj a un lector NFC instalado cerca de las cajas registradoras. Se trata, pues, de una plataforma con la que el gigante tecnológico quiere hacer fácil, rápido e, incluso divertido, un proceso tedioso (hoy hay que entregar en la tienda la tarjeta de crédito junto al DNI para efectuar un pago y esperar que el dependiente compruebe que todo está correcto). Un sistema, en definitiva, con el que promete dejar atrás las abultadas billeteras, como la que mostró Cook en su intervención y que aparece en la foto junto a este texto.

Es cierto que diversos actores han tratado de ofrecer soluciones en el ámbito de los pagos móviles, entre los más sonados Google con su Google Wallett, que sería uno de los primeros damnificados por el anuncio de Apple (aunque sin duda proveedores más pequeños sufrirán más su llegada). Pero la situación de Apple parece idónea por varios factores, según destaca el analista español Jaime García Cantero. “En primer lugar, Apple, a diferencia de otras compañías (incluida Google), es fabricante de dispositivos por lo que puede controlar al 100% la instalación de la plataforma de pago en sus equipos”. De hecho, la compañía de la manzana anunció el martes que sus nuevos iPhone 6 y iPhone 6 Plus, y su reloj inteligente Watch, vendrán con las capacidades de pago preinstaladas y el usuario solo tendrá que validarlas. “El tema del control del hardware y del software del dispositivo es importante también desde el punto de vista de la seguridad (algo clave en los pagos), pues Apple puede tener una visión integral”, insiste el citado experto.

Pero, además, no hay que olvidar que cientos de millones de usuarios en todo el mundo han confiado ya sus tarjetas de crédito y datos de pago a Apple para comprar en su tienda iTunes y en la AppStore, por lo que la barrera de la confianza parece superada a priori.

También resultan interesantes las fuertes alianzas cerradas por la compañía de Cupertino con American Express, Mastercard y Visa así como con algunos bancos internacionales. “El apoyo de estos players del sector financiero es crítico y Apple parece haber gestionado muy bien estas alianzas”, opina García Cantero.

Los usuarios podrán pagar con el reloj inteligente de Apple.
Los usuarios podrán pagar con el reloj inteligente de Apple.

Gilles Ubaghs, analista senior de Ovum especializado en sistemas financieros, cree que la entrada de Apple en el área de pagos “marca un hito en este segmento”. Con todo, asegura que probablemente Apple Pay siga siendo un nicho en el punto de venta durante algún tiempo, mientras su penetración global en los dispositivos se mantenga baja y el servicio solo esté en EE UU. Eso sí, cree que la plataforma tendrá un mayor impacto en el área del pago remoto, al permitir hacer pagos rápidos online través del TouchID (el lector de huella dactilar de Apple). “Esto presenta un beneficio más claro para los consumidores y vendedores, al reducir las barreras de la transacción”, continúa Ubaghs, que también destaca que la decisión de lanzar una API de Apple Pay para desarrolladores “demostrará con el tiempo que será una gran revolución, al permitir a los vendedores, y por añadido a terceros proveedores de pagos, desarrollar nuevos servicios girando alrededor del servicio de pago de Apple. Abrir su servicio de esta manera ayudará a cimentar una posición central en un ecosistema mayor”.

Muchos analistas coinciden en que si alguien puede ayudar a que el pago móvil despegue, ese es Apple. Lógicamente con alianzas sólidas, que ya ha empezado a forjar. También le ayudará el hecho de que se haya inclinado por la tecnología NFC, basada en estándares abiertos para la comunicación por radio entre dispositivos móviles en los que múltiples actores han trabajado. Apple se encuentra así un ecosistema que ya existe, con lectores de tarjetas con NFC ya disponibles. En EEUU más de 220.000 tiendas estarán listas para aceptar pagos con Apple Pay.

El reto para Apple estará en convencer a los usuarios de las bondades del sistemas. Y garantizar que el sistema es seguro, más ahora que la compañía fue cuestionada hace unos días sobre cuestiones de privacidad por el caso Celebgate (la filtración de fotos privadas de diversas celebrities). Por ello, Apple aseguró que las tarjetas de crédito se guardan en un enclave seguro del teléfono y no son transmitidas a un servidor central. “A diferencia de otras compañías no estamos interesados en saber lo que compras, dónde compras o cuánto te gastas”, dijo Apple. Apple Pay tampoco envía el número de tarjeta de crédito al comercio, sino que genera un código especial de transacción para cada compra.

A falta de ver el resultado final, el mercado ha recibido bien los anuncios de Apple. La compañía volvió a superar ayer los 100 dólares y sigue coqueteando con sus máximos históricos en Bolsa.