Una puja decisiva para cerrar definitivamente la crisis bancaria

Abanca, Ceiss y Blackstone eliminadas del concurso de Sareb

Abanca, Ceiss y Blackstone eliminadas del concurso de Sareb

Curso nuevo. O eso pensamos cada vez que volvemos de vacaciones. Aún no hemos hecho desaparecer de las toallas los restos de la arena de playa, o de nuestra mente los sonidos y el color del mar, cuando año tras año nos entra el vértigo propio del inicio de un nuevo curso escolar. Y es que parece que los primeros años de nuestra existencia, con el comienzo cada mes de septiembre de un novedoso periodo estudiantil, marcan para siempre, y para bien o para mal, nuestro regreso vacacional.

Sareb ha querido seguir también el calendario escolar al decidir comunicar hace justo una semana, coincidiendo con el lunes 1 de septiembre, los aprobados y los suspensos del concurso que ha convocado para gestionar su cartera de 50.000 millones de euros –11.000 millones en inmuebles y 39.000 millones en préstamos promotor–.

Este concurso ha provocado gran interés por parte de firmas españolas e internacionales. No en vano, Sareb es en la práctica la mayor promotora de España, y como declaró su consejero delegado, Jaime Echegoyen, a mediados de agosto, este proceso “puede cambiar el rumbo del mercado”.

Ocho grupos financieros decidieron, de hecho, presentar oferta no vinculante en esta puja, bautizada como Ibero. Aktua, Altamira, Anticipa (plataforma de Blackstone), Servihabitat, Ceiss, Haya, Solvia y Abanca (antes Novagalicia). Pero Sareb ya ha realizado la primera criba.

Ha eliminado a Abanca (filial española del venezolano Banesco). También han quedado fuera del concurso Ceiss, antigua Caja España Duero y ahora absorbida por Unicaja, y el gigante Blackstone, fondo que controla Anticipa, la antigua gestora del nacionalizado Catalunya Banc, también ahora adquirido por BBVA. Una vez realizada la primera criba, se inicia un proceso de selección que promete ser muy exigente. Lógico si se tiene en cuenta que Sareb, y en general el país, se juega la gestión de una monstruosa cartera de activos inmobiliarios que fue uno de los principales motivos que desembocó la crisis financiera en España, y la desaparición de las cajas de ahorros.

El objetivo de Sareb es que a finales de septiembre se cierre el concurso con la presentación de las ofertas vinculantes. “Buscamos elegir a los tres o cuatro proveedores con mayor capacidad para gestionar nuestros activos de manera profesional y eficiente. Y estamos en el momento apropiado para hacerlo, porque han llegado al mercado operadores profesionales y especializados que hace dos años prácticamente no estaban en España”, declaró recientemente Echegoyen.

Varias fuentes apuntan a que en los próximos días las negociaciones entre los ofertantes y el conocido como banco malo serán claves. Entre los principales puntos en los que se fijará Sareb y presionará a los interesados será en el precio, condiciones del contrato (plazos, comisiones, descuentos, etc), y en los aspectos técnicos como las plataformas que poseen ya los concursantes, su proceso operativo, call center...

Lo que pretende conseguir Sareb son gestores con propuestas globales. Y es que es cierto, la nueva administración de esta cartera de 50.000 millones de euros en inmuebles y créditos a promotores puede cambiar el rumbo del mercado vinculado al ladrillo. El sector inmobiliario, e incluso el financiero, se juega mucho en este concurso, que puede considerarse el cierre de la crisis bancaria en España y que se inició hace ya siete años.

Y mientras se resuelve esta puja, los bancos europeos siguen inmersos en el principal examen no solo del año, sino de la carrera iniciada hace más de un lustro. Si aprueban podrán colgar en el mercado el cartel de licenciado, o lo que es lo mismo apto para ejercer su actividad financiera sin necesidad de realizar cambios o presentarse al examen de repesca (captar capital o ser absorbido por otra entidad).

Agosto ha sido un mes intenso en visitas de las entidades financieras al Banco Central Europeo (BCE). El objetivo era debatir y despejar cualquier duda que pudiera tener esta institución sobre los datos entregados por los bancos sobre su salud financiera.

Pero también como en el curso escolar el BCE ha decidido retomar los contactos por grupos nada más finalizar las vacaciones estivales.

Los primeros en inaugurar estas visitas posvacacionales por parte española fueron Santander, BBVA y Bankia. Los tres bancos acudieron juntos a la reunión en Fráncfort.

Fuentes financieras aseguran que la idea del BCE es agrupar entidades que coinciden en las mismas dudas y así no solo ahorrar tiempo, sino también homogeneizar criterios para la realización de los test de estrés.

En esta ocasión la reunión no fue con los consejeros delegados de estas entidades, sino con los técnicos de primer nivel como interventores y directores financieros. CaixaBank ha sido citado hoy lunes.

Varias fuentes bancarias aseguran que las reuniones con los técnicos del BCE son mucho más frías y distantes que con el Banco de España. “Esta frialdad no es mala, sino todo lo contrario, ya que con ello se logra despejar cualquier duda sobre una hipotética influencia de un grupo de entidades financieras”.

Otra curiosidad de estas reuniones con el BCE es su horario. “Tienen horarios coreanos, no paran en todo el día”, declara un directivo de un banco.