Entidades financieras, Inditex o ACS, entre los más beneficiados

Claves para invertir en el nuevo horizonte del BCE

Claves para invertir en el nuevo horizonte del BCE

Las expeditivas medidas anunciadas esta semana por el Banco Central_Europeo (BCE) dibujan un nuevo escenario en los mercados. La bajada de tipos de interés hasta el 0,05% lanza el mensaje de que el precio del dinero seguirá en mínimos históricos durante un largo periodo de tiempo, lo que es positivo para la Bolsa. Dentro de la renta variable, las entidades financieras son las que más partido pueden sacar de las nuevas medidas del BCE, ya que la compra de titulizaciones servirá para mejorar sus balances. Los expertos destacan que el hecho de que Mario Draghi no cerrara la puerta a un próximo programa de compra de deuda pública puede alargar el recorrido a la baja del interés (y, por tanto, al alza del precio) de la deuda periférica a largo plazo.

1. La Bolsa gana aún más atractivo

Las fulgurantes subidas registradas por las Bolsas el jueves tras conocer las nuevas medidas del BCE muestran que la renta variable es el activo más beneficiado por este paso adelante del banco central. Lo que ha llevado a Draghi a adoptar estas medidas es un frenazo en el crecimiento de la zona euro y unas bajas perspectivas de inflación, un panorama poco alentador que generó dudas entre los inversores sobre la recuperación europea. La decidida acción del BCE no despeja esos temores, pero sí da confianza a los inversores, que entienden que contarán con el respaldo del banco central, algo así como un arnés de protección. Si la economía flojea, ahí está el BCE para impulsarla. Como han demostrado las experiencias previas de otros bancos centrales como la Reserva Federal estadounidense, la política monetaria expansiva alienta subidas bursátiles. En opinión de Nicolás López, analista de MG Valores, el impulso de las medidas del BCE podría permitir al Ibex cerrar el año en los 11.500 puntos. Además, el viernes se despejó uno de los principales nubarrones que han amenazado este verano al mercado, al conocerse el alto el fuego acordado en Ucrania.

Miguel Ángel Paz, director de la unidad de gestión de Unicorp, destaca que “todas las medidas aprobadas el jueves por el BCE son positivas para los activos de riesgo como la Bolsa”. Entre las razones que explican este previsible buen comportamiento de la renta variable gracias a las medidas expansivas del banco central están el aumento de la liquidez en el mercado, la depreciación del euro (buena para las exportaciones), la caída en los costes de financiación de las empresas y la pérdida de atractivo de las alternativas de inversión como la renta fija por la bajada de los tipos de interés.

El BCE, de momento, se guarda en la recámara un programa de compra de deuda, pero varios expertos interpretan la compra de titulizaciones como un paso previo a esa medida. En un reciente informe, los expertos de Goldman Sachs estudian el comportamiento de las Bolsas de E UU, el Reino Unido y Japón tras el anuncio de un programa de compra de deuda por parte de sus bancos centrales. “Los estímulos de la política monetaria parecen ser suficiente catalizador para impulsar a las Bolsas, al menos en los meses iniciales. Sin embargo, el crecimiento de los beneficios no mejora hasta un año después del anuncio”, explican.

El impulso del BCE también es una de las razones que lleva a Barclays a recomendar a los inversores “no salir de la Bolsa europea”, a pesar de que, desde mayo, se ha comportado peor que el resto de índices mundiales. La firma británica cree que la esperada depreciación del euro beneficiará los resultados de las empresas europeas y su competitividad, por lo que deberían acelerarse sus beneficios.

2. Los bancos, grandes ganadores

Gana la banca. Esta máxima de los juegos de mesa se adapta a la perfección a las nuevas medidas del BCE. Todas ellas son positivas para el sector financiero, que podrá acceder a las líneas de liquidez condicionadas a la concesión de crédito (TLRTRO) que se pondrán en marcha este mes y también verán mejorar su balance gracias a la compra de titulizaciones. Por eso, los bancos han registrado los mayores ascensos tras el anuncio de Draghi. Las entidades financieras canalizarán la liquidez extra que pondrá en el sistema el organismo central.

El avance en la política monetaria expansiva del BCE supone un impulso claro para los bancos, que sin embargo podrían vivir momentos esporádicos de tensión en los mercados a medida que se acerquen los test de estrés a la banca europea. Los expertos creen que las entidades españolas aprobarán estas pruebas, pero no descartan que puedan verse contagiadas de forma puntual si algún banco europeo anuncia nuevas necesidades de capital o suspende el examen.

El BCE, por tanto, pueden dar nuevas alas a un sector que había agotado su recorrido, pues según el consenso de Bloomberg, solo Popular guarda un potencial a doce meses del 2,6%. El viernes, Santander y Caixabank ya cerraron en máximos de 2011.

3. Empresas cíclicas y endeudadas

Los bancos serán los valores más beneficiados por las nuevas medidas del BCE, pero habrá más empresas que saquen partido de la política monetaria laxa del organismo presidido por Mario Draghi. En primer lugar, las exportadoras. La acción del banco central ha llevado al euro a perder los 1,30 dólares por primera vez desde julio de 2013 y la divisa podría seguir a la baja porque, como explica Ignacio Méndez, jefe de análisis de Mirabaud, “la política monetaria del BCE va con mucho retraso respecto a la Reserva Federal, que terminará este año con su plan de estímulos y podría subir tipos ya en 2015. Esta diferencia seguirá generando depreciación en el euro”. Así, las compañías del Ibex con más presencia en el exterior, como Inditex o Telefónica, que en sus resultados del primer semestre se habían visto dañadas por el efecto divisa, saldrán beneficiadas.

En segundo lugar, las empresas cíclicas deberían comportarse mejor que las defensivas, pues la acción del BCE es un refuerzo a la recuperación en Europa, al tiempo que otras economías como la de EE UU aceleran. Los expertos de Nomura explican en un informe que las compañías de crecimiento lo harán mejor dado el actual contexto de política monetaria y las distintas fases en las que se encuentran el BCE y la Reserva Federal.

El tercer grupo de empresas que más partido pueden sacar del nuevo escenario dibujado por Draghi son las compañías más endeudadas, pues la nueva bajada de tipos permitirá un abaratamiento de los costes de financiación de las empresas. Joaquín Robles, analista de XTB, piensa que “se debe tener en cuenta a las empresas con un fuerte endeudamiento, porque estas medidas les acercarán mucho el crédito, con lo que podrán así refinanciar su deuda. Este caso podría ser el de las constructoras españolas”. Compañías como FCC, ACS, OHL o Ferrovial, por tanto, son también claras beneficiadas de la acción del BCE.

4. Leve recorrido para la deuda periférica

 El interés del bono español a diez años cerró ayer en el 2,04%, el nivel más bajo de la historia. La razón de estos descensos en la rentabilidad, que también se dan en el resto de deuda europea, sobre todo en la periférica, es la expectativa de que el BCE vaya más lejos y pueda aprobar un programa de compra de deuda al estilo del de la Reserva Federal estadounidense, algo que Draghi no descartó el jueves. Por eso, los expertos de Nomura creen que “el tono constructivo que las medidas anunciadas por Draghi han llevado al mercado de deuda podría seguir en las próximas semanas”.

Los analistas consultados opinan que los diferenciales entre la deuda periférica y la alemana seguirán bajando. Paz considera que “tras las medidas del BCE, las primas de riesgo de España e Italia deberían continuar la senda marcada por Irlanda”, que el viernes cerró en los 74 puntos básicos. El riesgo país de España acabó la sesión en los 111 puntos básicos.

En esta línea, José Miguel Maté, consejero delegado de Tressis, considera que “la deuda pública periférica seguirá siendo atractiva porque, mal que les pese a muchos, Draghi no ha agotado su arsenal”. La simple expectativa de que el BCE pueda aprobar en el futuro un programa de compra de deuda pública debería seguir otorgando cierto recorrido a los bonos periféricos a largo plazo, aunque este ya sería limitado.

5. Fondos de renta fija

La renta fija lo tiene cada vez más complicado para ofrecer atractivas rentabilidades. La nueva bajada de tipos al 0,05% es un mensaje por parte del BCE de que el precio del dinero seguirá cercano a cero durante un largo periodo de tiempo, lo que empujará aún más a la baja la rentabilidad ofrecida por los activos de renta fija. En este escenario, conviene ser muy selectivos por el entorno de rentabilidades menguantes.

En la categoría de mercado monetarios de la zona euro de Morningstar, en la que agrupa a fondos de renta fija a corto plazo y monetarios, solo tres productos superan el 2% de rentabilidad en el último año: Mediolanum Premier (2,24%), Mutuafondo Corto Plazo (2,19%) y FGF Euro Monétarie (2,15%).

El atractivo es mayor en la renta fija a largo plazo, aunque esto implica aumentar el riesgo de la inversión. En este sentido, Almudena Malo, analista financiero de Abaco Capital, afirma que “a medio plazo, las rentabilidades tenderán a normalizarse. Hay que estar preparados para ese momento cubriendo la duración de las inversiones con posiciones cortas del bono alemán a diez años”, ya que el posible repunte de la deuda de EE UU cuando la Fed suba los tipos podría contagiar a la europea.

Los expertos consultados ven más atractivo en la deuda corporativa que en la soberana. Así lo cree Stefan Isaacs, gestor de renta fija de M&G Investmentsthe, quien afirma que “el escenario de bajos tipos de interés durante muchos años debería beneficiar a la deuda corporativa, dado que suele ofrecer mayores rentabilidades”. Dentro de esta categoría, Araceli de Frutos, de la Eafi homónima, recomienda los fondos a tres años Pioneer Euro Corporate Bond Fund, que lleva una rentabilidad en el año del 5,56%, y el fondo Invesco Euro Corporate Bond Fund Class A Accumulation (de tres a cinco años), con un 6,59%.

6. Los depósitos, aún más a la baja

Los activos conservadores como los depósitos son los más claros perdedores de una nueva bajada de tipos. Las rentabilidades de estos productos, ya exiguas, seguirán con su goteo a la baja. El rendimiento medio de los depósitos a plazo cayó en julio al 0,91%, desde el 1,5% de diciembre, según el Banco de España.

Un nuevo estímulo para los créditos

Si un propósito mueve al BCE ese es la intención de reactivar de una vez por todas el crédito en la zona euro. De las dos medidas anunciadas el jueves por Draghi, la bajada de tipos y la compra de titulizaciones respaldadas por créditos, es la segunda la que más podría repercutir sobre la economía real. La teoría dice que un recorte de tipos reduce el coste de los créditos, pero el precio del dinero estaba ya en niveles muy bajos (0,15%), por lo que el abaratamiento de los préstamos será marginal. También recelan los expertos de las barras de liquidez condicionadas a la concesión de crédito (TLRO) por hasta un billón de euros que el BCE pondrá en marcha a mediados de septiembre. Falta por ver cuántos bancos apelan a esta financiación barata y por qué importe lo hacen. Por eso, de todas las medidas anunciadas hasta la fecha por el BCE, la que ha recibido una mayor bienvenida por los expertos es la compra de titulizaciones, ya que permitirá quitar riesgo de los balances de los bancos y debería propiciar un aumento de la concesión de crédito. Aun así, José Miguel Maté, consejero delegado de Tressis, puntualiza que “el BCE ha creado las condiciones favorables para que se concedan más préstamos, pero esta es una condición necesaria, no suficiente. Las circunstancias son más laxas para que el crédito fluya, pero no existen las medidas milagrosas. Se trata de que haya demanda solvente y de que bajen los intereses”.

Hipotecas

Desde EFPA España (Asociación Europea de Asesores Financieros), explican que “los clientes que tengan contratada una hipoteca referenciada al euríbor pueden verse beneficiados por una reducción en las cuotas”. Pero el euríbor ha caído ya mucho y un recorte en el precio del dinero poco puede abaratar más las hipotecas. La referencia de estos créditos está cerca de tocar suelo, los bancos han rebajado el diferencial sobre el euríbor por debajo del 2% y eso sí rebaja el coste de las hipotecas.