Blogs por Alexis Ortega

Cuando nada sale como se espera.

Cuando nada sale como se espera.

“Todo cliente puede comprar un vehículo pintado del color de su preferencia, siempre y cuando sea negro”.

Henry Ford.

Henry Ford ordenó que todos los Ford-T se fabricasen sólo en color negro ya que la pintura al esmalte negra era la que menos tardaba en secarse.

¿Y si al final los consumidores empezaban a preferir un color distinto y a pasar por alto los evidentes beneficios en precio que suponía esta uniformidad de color? De hecho, la medida de Ford se mantuvo hasta 1926, un año antes de dejar de fabricarse, ante la intensificación de la competencia de otras marcas de vehículos y la evolución de los esmaltes en materia de secado.

Hace apenas unos días se cumplía un año del rechazo por el Parlamento británico a la moción del primer ministro, en la que proponía una intervención militar "legal y proporcionada" en Siria. La votación perdida por un estrecho margen (fue rechazada por 285 votos en contra frente a 272 a favor) fue la primera constatación de la pérdida de capacidad de control de la situación por parte de un de los principales actores de la escena mundial.

A apenas 15 días del histórico referéndum de independencia de Escocia, la constante subida de la intención de voto de los favorables a la independencia ha llevado el nerviosismo a los responsables políticos y a los mercados financieros.

David Cameron se siente cada vez más incómodo con una jugada que parecía destinada a zanjar definitivamente el debate nacionalista en la región ante el previsible fracaso electoral de la opción independentista. Cameron y sus asesores habían tenido muy en cuenta el resultado de todas las encuestas, que una tras otra vaticinan el triunfo del NO.

"Estoy nervioso porque es algo importante", aseguró el Primer Ministro británico al 'Scottish Daily Mail' durante su reciente visita a Escocia, donde volvió a defender el NO a la independencia de Escocia del Reino Unido. Aunque parece confiado en que su futuro político no está en juego, tuvo que responder contundentemente con un "No" en una entrevista a la BBC sobre la posibilidad de dimitir si Escocia aprueba separarse del Reino Unido.

Ayer martes, la libra esterlina cayó ayer un 0,5% frente al dólar después de que el diario “The Sun” publicara una encuesta en la que se otorgara un 48% de los votos al no y un 42% al sí. El 10% restante lo componen el grupo de los indecisos y los que posiblemente no tiene intención de votar. En el “cocinado” posterior, una vez descontados los indecisos, el sondeo otorgaba un 53% del voto a los unionistas y un 47% a los independentistas.

Con independencia del resultado final, lo más significativo de la evolución de los sondeos es que se confirma el rápido auge del movimiento independentista. La magnitud del cambio de tendencia debe ser bastante fuerte dado que los sondeos (que de forma sistemática han tendido a reflejar un apoyo implícito a los unionistas) no han podido dejar de constatar un rápido aumento de los independentistas.

Muchos se preguntarán por qué ha surgido ahora esta inquietud en Escocia. Después de todo, la unión ha sido bastante tranquila y beneficiosa para ambas partes. Pero hay, ciertamente, razones para emprender el debate. Razones que se han vuelto más claras en el contexto de los últimos problemas económicos en Occidente, la UE, la UME y Gran Bretaña. Esta crisis tiene algo de cambio de ciclo.

El ambivalente mensaje de salida de Escocia de la UE en caso de optar por la independecia, cuando mayoritariamente los partidarios del NO quieren a la vez celebrar un referéndum sobre la pertenencia del conjunto del país de la UE (probablemente apoyando su salida) no ha hecho más que poner de manifiesto el inmenso galimatías de un país, su clase política y su opinión pública que se niega a reconocer su verdadera posición en el mundo.

Bienvenido a la Europa periférica. Bienvenido a los PIGS.

Comentarios

Algo falla en la unión social de los pueblos. Desde la pequeña escala con un crecimiento de las unidades familiares de un solo miembro hasta la baja natalidad, algo que en su día se estimó necesario. Una análisis de sociedades como la japonesa o la americana nos hablan de un individualismo (que no egoísmo) en crecimiento brutal en los últimos 40 años.El siguiente paso es el desapego familiar y como país. Las navidades ya no son lo que eran y los países tampoco.En su momento tuvimos un sueño llamado Europa. La realidad dista mucho de ese sueño y la radical ausencia de líderes europeos está haciendo añicos ese sueño.Lo mismo pasa entre España y Catalunya. No se puede ser "una, grande y libre" ni por la gracia de Dios ni por obligación. Los pueblos se han de unir por respeto y convicción, por ver lo bueno en las fortalezas y debilidades de cada cual, por ayudar de buen grado a superar las adversidades y por miles de pequeños detalles.En cualquier caso, UK está siendo un ejemplo de comportamiento democrático aun cuando ello ponga en peligro sus intereses. Hay que felicitarles y aprender.
Normas
Entra en El País para participar