Editorial

Las ‘telecos’ claman contra Bruselas

Las grandes operadoras europeas continúan su cruzada contra la permisividad de Bruselas con Google y Apple y sus respectivos sistemas operativos cerrados, Android e iOS, que se han convertido en auténticos monopolios. Especialmente contundente se mostró ayer el presidente de Telefónica, César Alierta, en la jornada inaugural del XXVIII Encuentro de Telecomunicaciones. “Al comisario europeo de turno le costaría una tarde, dos a lo sumo si tiene mucho trabajo, acabar con los sistemas operativos cerrados”, manifestó Alierta, quien explicó que mientras EEUU modificó radicalmente la legislación en 2003 para liberalizarla, en Europa se mantiene una normativa que solo regula a las empresas de telecomunicaciones en tanto que “deja campar libremente a las compañías de internet”, que “no respetan ni la privacidad ni la seguridad, y se saben la vida de todos nosotros”. Unas críticas que completó el consejero delegado de Vodafone, Vittorio Colao, quien reclamó una regulación única que permita a las operadoras ser rentables y que no penalice la inversión. Es indudable que Europa necesita empresas tecnológicas sólidas, grandes y competitivas. Y que Bruselas tiene la obligación de diseñar un marco legal que las haga pelear al menos en igualdad de condiciones con sus cada vez más numerosos y potentes competidores.