Primeras medidas del nuevo gabinete galo

Plan de choque en Francia para revitalizar la construcción

La ministra de Ecología, Segolene Royal; el primer ministro Manuel Valls y la ministra de Vivienda, Sylvia Pinel, durante la presentación del plan
La ministra de Ecología, Segolene Royal; el primer ministro Manuel Valls y la ministra de Vivienda, Sylvia Pinel, durante la presentación del plan

El primer ministro francés, Manuel Valls, anunció el viernes un paquete de medidas, esencialmente exenciones fiscales, para reactivar la construcción de viviendas, sector a la baja considerado uno de los principales responsables del estancamiento económico. “El Gobierno está determinado a revitalizar el círculo virtuoso de la vivienda, la construcción de obra pública y la transición energética”, señaló Valls en una conferencia de prensa para presentar el plan, que contiene algunas medidas de aplicación inmediata.

La más sobresaliente es que desde el próximo 1 de septiembre y hasta el 31 de diciembre tendrán una exención del 30 % en las plusvalías los que vendan suelo urbano para construir. También con carácter excepcional, la donación de terrenos se beneficiará de una exención de 100.000 euros con la condición de que la operación sea para levantar viviendas.

El primer ministro socialista, que avanzó que próximamente se precisarán procedimientos para liberar suelo público, insistió en que “el relanzamiento de la construcción solo es posible movilizando terrenos”. Igualmente señaló que “luchar contra la crisis de la vivienda necesita flexibilizar algunos dispositivos”, y a ese respecto anunció ciertas reformas del bautizado con el nombre de la anterior ministra, la ecologista Cécile Duflot, al que reprochó que “solo ha cumplido parcialmente los objetivos”.

El elemento más paradigmático y más polémico del “dispositivo Duflot”, la limitación del precio de los alquileres, se centrará en la ciudad de París y solo con carácter experimental.

Además, los que inviertan en nuevas viviendas con la intención de acogerse a las desgravaciones que eso permite en Francia a condición de que las alquilen, podrán optar por un periodo obligatorio de alquiler de seis años, en lugar de nueve o doce hasta ahora.

En los considerados barrios difíciles (1.300 repartidos en 700 municipios), se aplicará un IVA reducido del 5,5 % para la construcción de vivienda nueva.

Otra de las medidas anunciadas el viernes consiste en que aquellos que realicen mejoras en su domicilio ligadas al desarrollo sostenible (en especial un mayor aislamiento térmico) podrán desgravarse hasta un 30% del coste de las obras. Asimismo se ampliará el plazo de devolución de los créditos hipotecarios a las personas que, por no superar determinados niveles de ingresos, pueden acceder a los créditos sin interés, bonificados por el Estado.