El patrimonio crece en términos netos en 1.500 millones

Las entradas en renta fija sostienen el crecimiento de los fondos en agosto

Interior de la Bolsa de Madrid
Interior de la Bolsa de Madrid EFE

La industria de fondos de inversión se ha tomado un paréntesis vacacional propio del mes de agosto y ha moderado el avance patrimonial. Este mes ha sido el de menor crecimiento en el año pero aun así, y pese a las turbulencias, el volumen gestionado ha aumentado en el mes en 1.500 millones de euros, según datos de Ahorro Corporación.

Este débil crecimiento, de 1.580 millones en términos brutos, sin descontar los reembolsos, solo es comparable al de agosto del pasado año, ya que desde entonces esta industria registra crecimientos muy superiores, de una media mensual de 3.900 millones de euros. El volumen total gestionado por la industria alcanza los 189.570 millones de euros, el 19,8% superior al de cierre de 2013. Pero aún queda lejos de recuperar los niveles de máximos previos a la crisis, en abril de 2007, cuando el patrimonio se situaba en 269.000 millones de euros. El sector ha recuperado, eso sí, más de 64.000 millones desde los mínimos de julio de 2012.

El crecimiento del sector en agosto se ha apoyado en los fondos de renta fija, que se han sumado por tanto a la corriente de compras que está llevando a la deuda soberana a renovar mínimos en su rentabilidad jornada tras jornada. Por el contrario, las turbulencias en la Bolsa a causa del conflicto en Ucrania dejan en clara inferioridad el crecimiento en los fondos de renta variable, con un aumento neto de 370 millones de euros.

El mayor incremento se da en los fondos de renta fija mixta, con 1.000 millones de euros de crecimiento en términos netos, seguidos de los de renta fija a largo plazo, con 650 millones y los de renta fija a corto plazo, con 370 millones. El contrapunto lo ponen los fondos de rentabilidad objetivo, con una caída neta de 980 millones de euros que los convierte en la familia con peor comportamiento. Estos fondos han sido hasta el momento una de las grandes apuestas de la banca para retener el ahorro conservador y ofrecer una alternativa al vencimiento en depósitos y en los fondos garantizados, que pierden otros 560 millones de euros en agosto.