La española eleva en 700 millones el pago en efectivo

Pugna por GVT: Telefónica eleva la oferta a 7.450 millones y Telecom paga 7.000

Vista de varios teléfonos públicos de la operadora brasileña de telecomunicaciones Oi.
Vista de varios teléfonos públicos de la operadora brasileña de telecomunicaciones Oi. (EPA) EFE

Guerra abierta por GVT. En menos de una hora Telecom Italia ha concretado su interés por la operadora brasileña propiedad de Vivendi y Telefónica ha mejorado su oferta. Ahora Vivendi tiene sobre la mesa dos ofertas, la de Telefónica, de 7.450 millones de euros y la de Telecom Italia, 7.000 millones. La oferta española consiste en 4.663 millones más un 12% de Telefónica Brasil (o, alternativamente, el 8,3% de Telecom Italia) mientras la oferta italiana es de 1.700 millones más el  16% de Telecom Italia y el 15% de TIM Brasil.

 La española ha comunicado a primera hora de esta mañana a la CNMV el cambio en las condiciones de la operación, en la que hasta ahora ofrecía 6.700 millones. La efervescencia del mercado, con la oferta de Oi por Telecom Italia y el interés (que para entonces no se había concretado) de Telecom Italia por GVT, ha llevado a la empresa a mejorar las condiciones.

En concreto, Telefónica ofrece ahora 4.663 millones de euros, así como en la entrega de acciones de nueva emisión representativas de un 12% del capital social de Telefónica Brasil, empresa que resultaría de la fusión de Telefonica Brasil con la propia GVT. Alternativamente, la española ofrece a Vivendi el dinero en efectivo más un 8,3% de Telecom Italia y una parte no determinada de las acciones preferentes de Telefónica Brasil, dado el interés del francés en entrar en el capital de Telecom Italia. La oferta anterior ofrecía la misma cantidad de acciones, pero el desembolso en efectivo era inferior en unos 700 millones de euros.

Al transmitir a Vivendi las acciones de Telecom Italia Telefónica salva las condiciones impuestas por competencia en Brasil, a finales de 2013, tras incrementar su participación en Telecom Italia, dado que participa en dos operadores brasileños (su filial Vivo y la filial de la italiana, TIM). Telefónica inició su salida de la operadora italiana el pasado 16 de julio al realizar una emisión de bonos a tres años canjeables por acciones de Telecom Italia por importe de 750 millones.

Por su parte, Telecom Italia ofrece menos dinero en efectivo, apenas 1.700 millones de euros, pero una mayor participación en su propio capital: hasta un 20% (aunque solamente un 16% de los derechos de voto), a lo que toca añadir el 15% de TIM Brasil, también después de la integración de GVT. La oferta italiana, publicada oficialmente media hora después de la española, expira el 10 de septiembre.

Esta operación tendrá tres fases: una la adquisición de una parte minoritaria de GTV, después la fusión de esta con la ya controlada Tim Brasil y, finalmente, la cesión a Vivendi del 20 % del capital de la operadora italiana. La operación no prevé que Telecom Italia tenga que realizar algún aumento de capital o captación de financiación. Tras la fusión en las asambleas de TIM Participações y Telecom Italia se pedirá el ingreso en los respectivos consejos de administración de consejeros designados por Vivendi.

 Vivendi, por su parte, ha comunicado que su consejo de vigilancia va a estudiar hoy las dos ofertas. El consejo de vigilancia analizará “en el mejor interés de los accionistas de Vivendi y de los empleados de GVT” ambas ofertas, que además de la dimensión puramente financiera van acompañadas de propuestas de asociación en contenidos, y se pronunciará sobre ellas, señaló la compañía francesa en un comunicado.

En un comunicado anterior, Telecom Italia había optado por no darse por enterada de de la tercera oferta en discordia, la presentada por el grupo portugués Oi (que, a su vez, se está fusionando con Portugal Telecom) por TIM Brasil. Telecom Italia ha subrayado que TIM es un “activo estratégico” para el grupo y ha precisado que es ajena al interés de Oi, del que “no sabe nada”, por adquirir la participación que ostenta en su filial brasileña. Según la agencia Reuters, los planes de Oi, que ha contratado a un banco de inversión, pasan por dividir TIM Brasil entre Telefónica, Carlos Slim y la propia Oi, para salvar obstáculos de competencia.