Breakingviews

Unas ‘telecos’ demasiado lentas

Los reguladores de Estados Unidos consiguieron lo que querían: guerras de precios, no fusiones. El nuevo consejero delegado de Sprint Marcelo Claure promete tasas “rompedoras” tras abandonar la oferta por T-Mobile Estados Unidos. Ambas compañías acaban de ofrecer nuevos descuentos tras el fracaso de sus conversaciones para llegar a un acuerdo.

La batalla entre los dos rivales pequeños no es sostenible. Tanto Sprint como T-Mobile generan una inadecuada rentabilidad del capital. En la última década, el flujo de caja libre de Sprint ha sido negativo. Con el avance del vencimiento de los suscriptores, los precios cada vez más baratos implican tiempos más difíciles para todos. En general, el aumento de los ingresos por telefonía móvil se ha quedado en menos del 2%, en comparación con el 5% de hace un año, según los analistas de MoffettNathanson.

Mientras AT & T y Verizon, cada uno de los cuales capta alrededor de un tercio del mercado estadounidense, cargan con una deuda de cercana al doble de su respectivo Ebitda, Sprint se acerca a las cuatro veces. Por otra parte, los requisitos de capital de la industria y la rentabilidad de escala dan a los dos gigantes una gran ventaja. Sin embargo, haría falta una mayor relajación de la angustia financiera antes de que combinar a Sprint y T-Mobile fuera la única forma de crear un mercado más competitivo.

Es posible que los cambios tecnológicos provoquen fusiones y adquisiciones alternativas. El negocio de televisión por satélite de Dish Network, por ejemplo, se enfrenta a problemas, pero tiene un arco que debe usar o perder. Y el rápido crecimiento de la red wifi de Comcast podría encajar muy bien con la tecnología móvil, permitiendo desafiar directamente a los rivales en su propio terreno.

Pero los lentos datos y unas conexiones pobres deberían poder para cambiar la opinión de los reguladores. El interés público está protegido no solo por el precio, sino también por calidad. Sin embargo, podrían pasar años antes de que en Estados Unidos se aprenda la lección. Para entonces, las fusiones proporcionarán una rentabilidad decreciente.