Breakingviews

Diferentes promesas en Asia

Los nuevos líderes de China, la India, Corea del Sur y Japón están presionando para reformar el funcionamiento de las compañías. Sus esfuerzos para aumentar la eficiencia empresarial son bienvenidos. Pero los inversores que buscan una mayor rentabilidad se encontrarán con que no todas las reformas son iguales.

En China, el énfasis histórico en el crecimiento y el empleo en la rentabilidad de las entidades de propiedad estatal –en combinación con la falta de controles eficaces y balances– ha dado lugar a una distribución ineficiente del capital. En un esfuerzo por resolver el problema, el presidente Xi Jinping se ha comprometido a atraer a más inversores privados.

La India no ha logrado en los últimos años revivir sus agotadas empresas estatales a pesar de haber vendido participaciones minoritarias a empresas que permanecen dominadas por los burócratas y sujetas a la interferencia política. El primer ministro Narendra Modi parece reacio a cambiar de rumbo. Aunque el nuevo gobierno se ha comprometido a recaudar dinero con la venta de activos estatales, las próximas desinversiones sugieren que se mantendrá el control de las grandes empresas públicas. La propiedad pública no está necesariamente reñida con la creación de valor, siempre que el gobierno siga actuando de buena fe.

En Japón y Corea, los gobiernos están utilizando la regulación para intentar obligar a las empresas privadas a ser más amables con los accionistas. Japón ha dado a conocer sus planes de recortar su impuesto de sociedades e introdujo un código de administración que alienta a los inversores institucionales a desempeñar un papel más activo. Corea del Sur está introduciendo un impuesto sobre los beneficios empresariales retenidos, a la vez que endurece gradualmente las normas sobre los grupos de propiedad familiar como Samsung.

Las expectativas de una mejor rentabilidad pueden estar parcialmente sobrevaloradas. La reforma corporativa puede estar imponiéndose en Asia, pero no todos los esfuerzos se convertirán en retornos duraderos.