Ofrecen más de 10.000 habitaciones

Paradores, habitaciones con mucha historia

En 1928, el monarca Alfonso XIII inauguró el primer establecimiento, en Gredos

Fue el escenario de la elaboración de la Constitución de 1978

El Parador de Alarcón, en Cuenca, se ubica en un castillo fundado en el siglo XII tras la conquista de la Villa de Alarcón por los soldados del rey Alfonso VIII. Ver fotogalería
El Parador de Alarcón, en Cuenca, se ubica en un castillo fundado en el siglo XII tras la conquista de la Villa de Alarcón por los soldados del rey Alfonso VIII.

Hubo un tiempo en el que los viajeros, escasos, se acomodaban en casas de huéspedes. A finales del siglo XIX había algunas pequeñas iniciativas privadas en España vinculadas a los balnearios y a los deportes de montaña. Fue a comienzos del siglo XX cuando se descubrió que el turismo se había convertido en una fuente de ingresos en países vecinos como Suiza e Italia y comenzó a existir una preocupación por la desaparición de monumentos artísticos.

El Gobierno optó por crear en 1911 una comisión para atraer a visitantes extranjeros, la Comisaría Regia de Turismo, que entre sus objetivos tenía el de “facilitar los alojamientos, seguridad y rapidez en las comunicaciones, y acceso a las bellezas artísticas”. Un organismo que estuvo presidido durante sus 17 años de vida por el marqués de la Vega-Inclán, impulsor del Hotel Palace.

En 1926, el monarca Alfonso XIII se encargó de elegir la ubicación del primero de estos establecimientos, la sierra de Gredos, para la construcción de un hotel que abriría sus puertas en 1928: el Parador de Gredos, situado en un enclave privilegiado entre Madrid y Ávila y que años más tarde sería el escenario de la elaboración de la Constitución de 1978. Tras su apertura, se constituyó la Junta de Paradores y Hosterías del Reino, que perfeccionó la misión de recuperar edificios singulares y de importancia histórico-artística.

Cronología

1910. El Gobierno presidido por José Canalejas encarga al marqués de la Vega crear una estructura hotelera para hospedar a excursionistas y a viajeros extranjeros.

1928. El rey Alfonso XIII inaugura el primer establecimiento, el Parador de Gredos. En él se reunieron en 1978 los padres de la Constitución para redactar el proyecto definitivo de la Carta Magna.

1945. En la posguerra se pusieron en marcha varios establecimientos para difundir los escenarios relevantes de la Guerra Civil o para potenciar los atractivos turísticos de ciudades como Granada, donde se reconvirtió el convento de San Francisco de Granada, dentro de la Alhambra.

18 de enero de 1991. Se constituye la sociedad anónima Paradores de Turismo de España, con el objetivo de hacer de la cadena una empresa rentable que se sirva exclusivamente de sus propios beneficios para mantener y explotar la red.

La Guerra Civil supuso un parón en la puesta en marcha de muchos de estos establecimientos, que en algunos casos se utilizaron como hospitales y que fueron retomados en los siguientes años. Este fue el caso del Parador de Granada, ubicado dentro de la Alhambra y construido sobre el antiguo convento de San Francisco, abandonado por los frailes en tiempos de la Desamortización.

La década de los sesenta fueron años de crecimiento en la red, que pasó de 40 a 83 establecimientos, gracias también al desarrollo de infraestructuras como carreteras, ferrocarriles y aeropuertos por todo el país, coincidiendo además con el auge del turismo.

Los ochenta supusieron un gran cambio para estos alojamientos, con el cierre de algunas instalaciones obsoletas y la revisión de los criterios para mejorar la rentabilidad de los mismos. También se introdujeron en la red algunos de los establecimientos de la Empresa Nacional de Turismo (Entursa) –entre los que se encontraban el Hostal Reyes Católicos de Santiago de Compostela y el Hotel La Muralla de Ceuta–, que fue dividida y privatizada en 1986.

El siguiente cambio fundamental se produjo en 1991, cuando se constituyó la sociedad pública Paradores de Turismo de España, dependiente de la Dirección General de Patrimonio del Estado del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, con el objetivo de lograr que los hoteles se convirtieran en “una empresa rentable”.

Con todo, los números rojos, que llegaron a las cuentas de la empresa en 2008, se mantienen. El año pasado, solo 34 de los 94 establecimientos que están integrados en Paradores obtuvieron beneficios. La sociedad perdió 19,7 millones de euros el pasado ejercicio, por encima de los ocho millones de números rojos que constaban en el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado presentado por el Gobierno a finales de septiembre de 2013. Unas pérdidas que son un 53,6% inferiores a los 42,4 millones que tuvo en 2012.

La compañía, que cerró el año pasado con la banca un acuerdo de refinanciación de su deuda por importe de 75 millones de euros, logró en mayo una inyección de 30 millones del Gobierno a través de una ampliación de capital.

Desde 2012, el Gobierno ha invertido 117 millones en la empresa pública, que ha estado desde hace años bajo continuos rumores de una posible privatización, algo que el Ejecutivo ha zanjado en numerosas ocasiones asegurando que, por el momento, no lo contempla.

En sus 86 años de historia, Paradores ha incrementado no solo el número de establecimientos, sino también la capacidad de alojamiento, desde las 30 habitaciones que tenía en un origen el Parador de Gredos a las más de 10.000 de la actualidad.

El futuro, en manos de las franquicias

A la vuelta de las vacaciones, Paradores pretende poner en marcha un nuevo modelo de negocio para crecer tanto en España como en el exterior. La empresa prevé sacar en septiembre las bases de un sistema de hoteles en franquicia independientes ubicados en edificios emblemáticos, que quiere instalar tanto en el territorio nacional como fuera de España, en países entre los que podría encontrarse Omán.

En junio, la presidenta de Paradores, Ángeles Alarcó, explicó que la iniciativa de contar con establecimientos en régimen de franquicia había recibido el interés de cadenas hoteleras y pequeños negocios, pero recordó que aún se encuentra en fase de estudio por cuestiones técnicas, como los contratos o el perfil de los inmuebles.

Alarcó aseguró, además, que en la primera mitad de este año la red estaba obteniendo “unas cifras muy superiores a las del año pasado y por encima de lo presupuestado”, y adelantó que las reservas hasta la fecha eran un 20% superiores a las de 2013, en línea con las previsiones del sector hotelero nacional.