Entre junio y julio llegaron 14,9 millones de visitantes

España arranca la temporada alta con la mayor entrada de turistas de la historia

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria.
El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria. EFE

El turismo sigue siendo la única actividad económica que garantiza buenas noticias para el Ejecutivo. En 2013 se lograron máximos históricos en la entrada de visitantes extranjeros (63,6 millones) y en el gasto que realizan en sus estancias (45.000 millones) y los datos de la primera parte de la temporada alta invitan al optimismo.

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha avanzado (la estadística oficial se hace pública el viernes) que julio ha sido el segundo mejor mes turístico de la historia en España, tal y como refleja el incremento en un 5,9 % de la llegada de visitantes internacionales, sólo superado por agosto de 2013. En concreto, y a la espera de que se confirme el dato avanzado por Soria, en julio habrían llegado 8,29 millones de visitantes, lo que unido a los 6,58 de junio, sumarían un total de 14,87 millones de turistas en los dos primeros meses de la temporada alta, un 4,9% más que en el mismo período de 2013 y otro máximo histórico.

Tras presidir una reunión del PP en Canarias, Soria también destacó el buen comportamiento de Reino Unido y Francia, el primer y el tercer mercado más importante. En julio, la llegada de turistas británicos habría crecido un 4,6%, frente al 3,4% del mismo mes del pasado año, y la de franceses lo habría hecho un 12,4%, muy por encima del 2,2% registrado un año antes. En este aumento sin precedentes habría jugado un papel decisivo la cercanía de la costa de Cataluña y de los Pirineos con Francia, lo que habría sido aprovechado por un gran numero de franceses para desplazarse en coche. Buena prueba de ello es que Cataluña arrebata la primera posición lograda por Baleares en junio. Ambas se consolidan como las dos autonomías más visitadas, ya que entre las dos sumarían más del 50% de las llegadas hasta julio.

Entre tanta noticia positiva, el aspecto negativo lo aporta Alemania, el segundo país que más turistas emite a España (el 16,6% del total), que habría registrado una caída anual del 1,1%, lo que Soria relacionó con la desaceleración económica que se registra en el país germano. Los datos hechos públicos la semana pasada por Eurostat revelaban que el PIB de la economía alemana, la mayor de la UEy la tercera más exportada del mundo, habría caído un 0,2%.

Soria informó que en los siete primeros meses del año España habría recibido 36,3 millones de turistas internacionales, un 6,7% más y un nuevo máximo histórico. Si prosigue la tendencia de crecimiento con el que podría cerrarse el año, dadas las buenas previsiones de contratación que manejan los operadores para los próximos meses, España podría superar con creces los 63,6 millones que llegaron en 2013.

El ministro no avanzó ningún dato sobre el gasto, una variable que en los primeros siete meses se ha comportado bastante peor que las llegadas. Si estas últimas crecieron un 6,7%, el gasto total hasta junio solo avanzó un 3,9% y el gasto medio por turista apenas habría subido un 0,5%, con un comportamiento muy dispar por mercados. El mayor aumento se habría producido en EEUU, uno de los mercados cuyos visitantes gastan más dinero en sus estancias, con un alza del 11,9%. En el otro lado se sitúa Francia, el tercero más importante, en el que el gasto medio cayó un 5,2% y se situó en 564 euros frente a los 940 de media.

El turismo ruso sigue cayendo

Los buenos datos registrados por el turismo, con un incremento de llegadas del 6,7% entre enero y julio, no han sido homogéneos entre todos los países emisores. La gran mayoría ha crecido con tres excepciones, si se mantiene la tendencia de junio: EEUU, Rusia e Irlanda. En el primer caso, la caída obedece casi en exclusiva a la apreciación del euro, lo que habría encarecido sobremanera los viajes de los turistas estadounidenses.

El más llamativo de los tres es el caso de Rusia, que había experimentado un crecimiento sin precedentes desde 2009. En ese ejercicio llegaron 422.000 turistas y cuatro años después esa cifra se cuadruplicó hasta los 1,58 millones.

El dato más relevante del mercado ruso es su elevada capacidad de gasto. Las llegadas suponen el 2,6% del total mientras que el gasto que realizan representa el 4% del total. En otras palabras que sus visitantes desembolsan el mismo dinero que los italianos, estadounidenses u holandeses, pese a que emiten muchos menos visitantes. Otro dato que refleja la importancia del mercado ruso es el gasto medio que realizan en sus estancias.

La media en España se situa en 940 euros, mientras que en el caso de los rusos roza los 1.500 euros, ya que una gran mayoría pertenecen a estratos económicos altos. Esta cifra, sin embargo, no les permite auparse a la primera posición como el país cuyos turistas más gastan. Ese lugar lo ocupa EEUU, con 2.200 euros de media.