La Comisión Europea selecciona a 39 pymes españolas para participar en el programa H2020

El horizonte de la innovación parece más cercano

El programa europeo Horizonte 2020, que financia proyectos de investigación y desarrollo, cuenta con un instrumento dedicado específicamente a pequeñas y medianas empresas

El horizonte de la innovación parece más cercano

Dotado con 3.000 millones de euros para un periodo de siete años, el Instrumento Pyme, enmarcado dentro del programa europeo Horizonte 2020, pone ayudas económicas y asesoramiento a disposición de las empresas que quieran desarrollar proyectos de innovación.

Y es que poner en marcha nuevas ideas se ha convertido en una de las grandes palancas para impulsar el crecimiento de las empresas.

Debido a sus ventajosas condiciones, el instrumento ha despertado un gran interés entre las compañías de la Unión Europea, con 2.666 solicitudes presentadas en la primera ronda de subvenciones, de entre las cuales 39 empresas españolas han sido recientemente seleccionadas por la Comisión Europea para beneficiarse de esta iniciativa.

Soraya Gamonal, responsable de I+D de Lowendalmasaï –consultora que gestiona la preparación de solicitudes para esta convocatoria–, explica que para ser uno de los candidatos, los negocios deben pertenecer a uno de los estados miembro de la Unión Europea y adaptarse a la definición de pyme que esta aplica a sus subvenciones.

En la primera fase, la empresa seleccionada recibe una ayuda de 50.000 euros para elaborar el plan de negocio

“Las empresas tienen que tener potencial de crecimiento”, apunta esta experta. Y es que el programa se dirige a aquellas compañías que ya tienen una cierta consolidación y cuya ambición es internacionalizarse.

Las empresas que cuenten con esa vocación de expansión, deben presentar un proyecto de innovación que se enmarque en una de las áreas previstas en el programa: liderazgo industrial o retos sociales, que dan cabida a iniciativas muy diversas de prácticamente todos los sectores.

El instrumento se ha dividido en tres fases. En la primera, que dura seis meses, se desarrolla el business plan, para lo cual se concede una ayuda de 50.000 euros a las compañías seleccionadas y se les asigna un mentor, con la intención de que puedan llevar a cabo un estudio de viabilidad tanto tecnológica como económica de su proyecto.

La segunda etapa se ha concebido para el desarrollo como tal de un proyecto de I+D a lo largo de dos años, incluyendo la realización pruebas y prototipos, y cuenta con un presupuesto de entre uno y tres millones de euros para cada empresa (la Comisión suele financiar un 70% de esa cantidad).

Por último, el tercer estadio aborda la comercialización de aquellas iniciativas que hayan pasado con éxito por las fases anteriores y suele consistir en el contacto con business angels o fondos de capital riesgo.

Las pymes que deseen acceder a estas ayudas pueden presentar sus solicitudes a lo largo de todo el año, aunque las evaluaciones se han fijado cada tres meses. El 24 de septiembre será el nuevo corte para los interesados en la Fase 1, mientras que el 9 de octubre tendrá lugar el de la Fase 2. “Algunas empresas que cuentan con un plan muy potente pueden acceder directamente a la segunda fase”, argumenta Gamonal.

Las candidaturas deben de constar en la primera etapa de un pequeño business plan y en la segunda de una memoria más extensa en la que se relata el impacto del proyecto en el mercado.

“Es muy importante hacer hincapié en la novedad del proyecto, explicar las diferencias con otros similares ya presentados y las capacidades de la empresa para llevarlo a cabo”, asegura la responsable de I+D de Lowendalmasaï, que también advierte que todo el proceso se lleva a cabo en lengua inglesa.

Entre las principales ventajas que tiene para las empresas recibir ayuda de este instrumento, la guía editada por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) cita las posibilidades de crecimiento dentro del proceso de globalización, así como la posibilidad de construir asociaciones sólidas a nivel transnacional para investigar e innovar.

El Instrumento Pyme y el programa H2020, en conjunto, permitirán a los negocios europeos avanzar juntos hacia la solución de problemas científicos, industriales y sociales.