La Comisión dice que la recuperación no peligra

La Comisión Europea señala a España como ejemplo de las reformas que deben hacerse

Bandera del Reino de España.
Bandera del Reino de España.

La Comisión Europea (CE) ha destacado que los cimientos para la recuperación económica de la eurozona “siguen intactos”, pero para ello los países miembros tienen que mantener el curso de las reformas, como han hecho España y Portugal con sus “audaces” medidas que les han permitido crecer de nuevo, indicó.

“Las cifras de presentan una fotografía mixta que tiene que ser valorada en el contexto de las condiciones económicas a medio plazo”, señaló el portavoz comunitario Michael Jennings en la rueda de prensa diaria de la CE después de que la oficina comunitaria estadística Eurostat informara de un crecimiento nulo en la eurozona en el segundo trimestre del año.

El portavoz afirmó que la CE “siempre ha subrayado la naturaleza frágil de la recuperación” y, en este sentido, mantiene que el “mayor riesgo para la misma es la complacencia”, es decir, pensar que ya no se deben acometer las reformas estructurales necesarias.

“El ajuste en curso en la eurozona es uno que cuenta la historia de un profundo cambio estructural. Hay unos cimientos sólidos para que la recuperación económica continúe”, subrayó.

La CE admite que “acontecimientos externos pueden incrementar la incertidumbre”, como el impacto de las sanciones económicas impuestas a Rusia en la industria y otros sectores productivos y otros riesgos geopolíticos y comerciales, pero destacó que “los cimientos permanecen intactos” para avanzar en la recuperación.

“En estas últimas cifras del PIB podemos ver que los países que han perseguido reformas experimentan un crecimiento más fuerte comparado con aquellos con un ritmo reformista más lento”, dijo.

“Por ejemplo la recuperación económica gana en firmeza en España y en Portugal, después de las reformas audaces que han perseguido en los últimos años”, indicó Jennings.

En este contexto, la CE recordó “la importancia de permanecer en la senda de las reformas”, dijo el portavoz, al tiempo que aplazó cualquier decisión sobre los objetivos de déficit para otoño y reiteró que las recomendaciones por país de la CE son “claras” y siguen siendo “plenamente válidas”, y además fueron respaldadas por los propios ministros de Finanzas y Economía en julio.

“Su plena implementación depende ahora de los Estados miembros”, afirmó, Jennings, en aparente alusión a declaraciones del Gobierno francés, que reconoció que no se cumplirán sus objetivos de crecimiento y de déficit en 2014 y pidió una respuesta a escala europea ante el estancamiento productivo en la zona del euro.

Los países de la eurozona tendrán que entregar a la CE a mediados de octubre sus proyectos presupuestarios y en ellos deben indicar cómo pretenden aplicar las recomendaciones de la UE a fin de corregir sus respectivos desequilibrios y poner en orden sus finanzas públicas, tanto el déficit como la deuda.

En noviembre la CE publicará sus previsiones macroeconómicas, en las que dará también a conocer sus proyecciones sobre la evolución de los déficit y “tendrá en cuenta” esos datos, recordó el portavoz.