Dice que la indemnización está por "debajo de lo razonable"

Una juez anula el pacto de las tecnológicas para impedir el robo de empleados

Tim Cook, consejero delegado de Apple.
Tim Cook, consejero delegado de Apple.

Hay algo más en Silicon Valley además impolutos edificios, jóvenes millonarios y centros de trabajo con futbolines."Preferiría que no contratases a esos empleados", escribió en un correo electrónico Steve Jobs a directivos de Google, que pretendían fichar a trabajadores de Apple para un proyecto en París. La colusión entre cuatro gigantes tecnológicos: Apple, Google, Intel y Adobe, para no robarse talentos y evitar una guerra de precios ha llegado a la justicia. De momento, un juez de San Francisco ha rechazado un acuerdo valorado en 242 millones de euros por ser demasiado bajo y considerarlo "por debajo de lo razonable".

El acuerdo se firmó en abril, y los demandantes pedían 2.240 millones de euros por daños, cifra que podía haberse triplocado de haberse aplicado la normativa antimonopolio. Los abogados representan a 64.000 trabajadores de la que probablemente sea la industria más representativa de Estados Unidos.

Una vez que la juez Lucy Koh ha rechazado el pacto -algo que raramente sucede en EE UU, y que suele suceder cuando los abogados aceptan acuerdos a la baja para cobrar sus comisiones cuanto antes- cabe esperar que representantes de los trabajadores y de las empresas vuelvan a la mesa de negociaciones. El caso, además, puede sentar importantes precedentes para otras industrias, donde los pactos de no agresión son cada día más comunes.

Koh, como juez del distrito de San Jose ha llevado, además de éste, otros casos de mucha repercusión para la industria tecnológica, como la guerra de patentes entre Apple y Samsung.