La inmobiliaria reconoce que no hubo tasación independiente

Alza valoró en 230 millones activos que traspasará a Urbas sin estar tasados

Juan Antonio Ibañez, consejero delegado de Urbas, en una imagen de 2007.
Juan Antonio Ibañez, consejero delegado de Urbas, en una imagen de 2007.

Alza Real Estate, la inmobiliaria de la familia de Tomás Alarcón Zamora, que ha estado dirigida por Luis Alfonso López de Herrera Oria, reconoce ahora que el valor otorgado a los activos de su filial Alza Residencial, de 230 millones de euros, no es un valor estimado por una tasadora profesional independiente. En realidad se trata de un valor dado por el mismo administrador de Alza Real Estate.

El pasado 9 de junio la inmobiliaria Urbas comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores un acuerdo de integración con varias compañías, una operación que permitiría a la empresa, a través de una ampliación de capital no dineraria "integrar más de 500 millones de euros en activos y reforzar sus recursos propios en 350 millones de euros". Una de las empresas integradas en Urbas es Alza Residencial, que aseguró tener activos por valor de 230 millones. El anuncio de tal operación disparó la cotización de Urbas en la sesión del día 10 de junio, cuando sus títulos subieron un 8,5%. Urbas cotiza en la actualidad por debajo de los 0,25 euros por acción y tiene un valor total de mercado de 43,4 millones.

La CNMV ha instado a Alza Real Estate a que justifique por qué en sus cuentas aparece una diferencia existente entre la valoración de Alza Residencial elaborada por expertos independientes por importe de 230 millones de euros y el valor recuperable de la inversión en la misma filial a 31 de diciembre de 2013, de 108 millones. El regulador del mercado requiere a la inmobiliaria que indique "el nombre del tasador" que ha valorado en 230 millones de euros el valor de esos activos de Alza Residencial, y si esa valoración "contiene algún tipo de advertencia o limitación sobre el alcance de los resultados de las valoraciones". Además, la CNMV también solicita una "descripción de los métodos de valoración e hipótesis clave empleados en la valoración".

La inmobiliaria admite en una respuesta enviada a la CNMV que esa valoración de 230 millones, en realidad se trata de "una valoración provisional realizada por el administrador único de la sociedad partiendo desde el valor teórico contable de Alza Residencial y teniendo en cuenta el efecto que tiene en dicha valoración una serie de transacciones realizadas con posteridad al cierre del ejercicio 2013". La compañía asegura en su respuesta a la CNMV que ese valor "será revisado por un experto independiente designado por el registrador mercantil al efecto".

Alza Real Estate asegura que el administrador único ha utilizado "las valoraciones de que disponía el grupo". Sin embargo, esas valoraciones son muy inferiores a los 230 millones comunicados con motivo del anuncio de la integración de Alza Residencial en Urbas. A 31 de diciembre de 2013, según explica la misma Alza Real Estate, el valor razonable de sus activos era de 159,9 millones, frente a un valor otorgado a finales de 2012 de 186,2 millones. El grupo explica que en esos informes de valoración han participado las consultoras CBRE y Knight Frank España, y que "sólo contienen las advertencias y/o limitaciones habituales sobre el alcance de los resultados de las valoraciones efectuadas".

La empresa cuenta a la CNMV, en un escrito enviado el 29 de julio, que la operación de integración de Alza Residencial en Urbas "permite a Alza Real Estate concentrar su actividad en su filial de construcción, Alza Obras y Servicios, centralizar su exposición en el sector inmobiliario a través de su eventual participación en Urbas". La empresa advierte que no es posible ahora "determinar taxativamente el porcentaje final que Alza Real Estate adquirirá en Urbas". Y añade que si "se confirmaran las valoraciones anteriores por el experto independiente y la junta general extraordinaria de Urbas aprobara la ampliación de capital no dineraria, y se llegara a un acuerdo para la venta de un porcentaje significativo de Alza Residencial, la participación final de Alza Real Estate en Urbas se situaría por debajo del 30%".

La inmobiliaria Alza Real Estate mantiene una deuda con entidades de crédito de 106,8 millones de euros, que se encuentra vencida y en proceso de negociación para su refinanciación.