_
_
_
_
Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

El semiensayo de rescate en el BES

El Banco Espírito Santo ha muerto, viva el Banco Novo. Portugal ha encontrado en la ayuda europea una solución financiera para los problemas del BES que amenazaban con deteriorar más la delicada situación de las finanzas públicas lusas y la débil economía del país, ahora que comenzaba a asomar la cabeza desde la alcantarilla del rescate. El Banco de Portugal interviene, nacionaliza, divide y capitaliza el BES con cargo a unos recursos por los que tendrán que responder los portugueses, pues no otra cosa que una pequeña ampliación del monto del rescate general es la capitalización de la entidad quebrada. Segrega los activos buenos, los depósitos y la red para crear el Banco Novo, con una inyección de capital de 4.900 millones de euros, y deja en el BES todos los activos dañados y de difícil revalorización; una especie de banco malo.

Los perdedores primeros de la operación son los accionistas institucionales y particulares, que lo perderán todo, así como los bonistas, y solo se salvarán de poner su parte los depositantes. Se trata de un ensayo no completo de rescate bancario diseñado por la unión bancaria para el futuro, y lo ejecuta Portugal, en vez de la Unión. Pero una vez más la supervisión local ha quedado en entredicho, y debe ser superada lo antes posible por una supervisión severa e igual para todos.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_