La facturación por ventas cayó un 8,89%

La caída de la demanda redujo un 19,5% el beneficio de Samsung

Anuncio de un Samsung Galaxy S5 en Seúl. Ampliar foto
Anuncio de un Samsung Galaxy S5 en Seúl. REUTERS

Samsung Electronics registró en abril-junio un beneficio neto de 6,25 billones de wones (4.540 millones de euros), lo que supone un 19,5% interanual menos debido a una caída de la demanda que afectó a sus dispositivos.

El beneficio operativo del mayor fabricante de smartphones del mundo alcanzó 7,19 billones de wones (5.230 millones de euros), un 24,6% menos en relación al segundo trimestre de 2013, según la hoja de resultados presentada hoy en Seúl.En cuanto a su facturación por ventas, cayó un 8,89% en términos interanuales hasta 52,35 billones de wones (38.070 millones de euros, 51.001 millones de dólares) debido principalmente a la ralentización de la demanda global de “smartphones” y tabletas, explicó la compañía en su informe.

Samsung Electronics atribuyó las caídas a “varios factores, entre ellos, las ralentizadas ventas de teléfonos inteligentes y tabletas a nivel mundial y el aumento de los gastos en marketing para reducir el inventario”, expuso en el informe.

Asimismo, aludió a la creciente revalorización de la moneda surcoreana, el won, respecto al dólar, que ha restado competitividad a sus productos hasta hacer perder a la compañía ingresos por valor de 500.000 millones de wones (364 millones de euros, 487 millones de dólares), según los cálculos de Samsung.

La división de comunicaciones móviles, que acapara más de la mitad de las ventas totales de la firma, redujo su beneficio operativo un 26,9% en términos interanuales hasta 4,42 billones de wones (3.210 millones de euros, 4.300 millones de dólares).

La unidad de dispositivos, que incluye semiconductores y pantallas, vio caer su beneficio operativo un 28,4% en abril-junio respecto al mismo período del año pasado, aunque la división de electrónica de consumo avanzó un 79% interanual.

De cara a la segunda mitad del año, Samsung Electronics mostró optimismo al pronosticar una mejora de sus resultados gracias al aumento de la demanda de productos electrónicos en la temporada de otoño y a la reducción del impacto del cambio de divisas, según el informe.

En todo caso, Samsung advirtió del “reto” que supone recuperar los beneficios astronómicos en el sector de la telefonía móvil en un mercado mundial marcado por la cada vez mayor competitividad entre los fabricantes de teléfonos inteligentes.