Recorta el programa de compra de bonos en 10.000 millones

La Fed ve un repunte de la economía en EE UU y continúa con la retirada de estímulos

Imagen de la presidenta de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen.
Imagen de la presidenta de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen. EFE

Sin sorpresas de última hora. Los miembros del Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal, reunidos desde el martes para analizar la evolución económica del país, han decido continuar adelante con la retirada de las medidas de estímulo. Siguiendo la tendencia que impera desde que en diciembre anunciara el repliegue, la Fed reducirá su programa de compra de activos en 10.000 millones de dólares hasta los 25.000 millones mensuales. Esta decisión se enmarca dentro de los objetivos del banco central que fija octubre como el mes en que previsiblemente finalizará el programa de compra de bonos conocido como Quantitative Easing y que fue puesto marcha a finales de 2008.

La institución que preside Janet Yellen constata que, según los últimos datos conocidos, la "economía repuntó con fuerza en el segundo trimestre". De hecho, horas antes de conocer la decisión del comité se publicó los datos de PIB correspondientes a los meses de abril, mayo y junio y que reflejan un incremento del 4% después de la fuerte contracción (2,1%) sufrida en los primeros meses del año a consecuencia de las inclemencias meteorológicas. En referencia al mercado laboral la Fed confirma una mejora de las condiciones, con un nuevo descenso de la tasa de paro, pero advierte de la existencia de varios indicadores que ponen de relieve la presencia de una “significativa infrautilización” de los recursos laborales.

La Reserva Federal, que en la cita del mes pasado revisó a la baja sus perspectivas de crecimiento, mantiene sin cambios sus estimaciones.

Respecto a la posibilidad de una subida de los tipos de interés, el comité ha mantenido los tipos de interés en un rango objetivo de entre el 0% y el 0,25%, y señaló que, para determinar cuánto tiempo se mantendrán en este mínimo histórico, el comité evaluará los progresos, tanto logrados como previstos, para alcanzar sus objetivos del máximo empleo y una inflación del 2%.

El banco central estadounidense cree que los riesgos para la perspectiva de la actividad económica y el mercado laboral están “prácticamente equilibrados”, y cree que ha disminuido la probabilidad de que la inflación permanezca por debajo de su objetivo del 2% de forma persistente.

Conocer la decisión del comité de mercado abierto sirvió a los inversores para inclinar la balanza a favor de las compras. Sin embargo, las dudas acerca de cuándo comenzarán a subir los tipos pesaron más sobre el mercado y al cierre el Dow Jones se dejó un 0,19% mientras el S&P finalizó en tablas. En la última intervención de Janet Yellen, la presidenta de la institución aseguró que si los datos macroeconómicos, y en especial los referidos al mercado laboral, continúan batiendo las previsiones los tipos podrían subir antes de lo previsto.