El mercado español se prepara para recibir nuevos inquilinos en los próximos meses

Las próximas ocho OPV con más garra para ganar en la Bolsa española

Las próximas ocho OPV con más garra para ganar en la Bolsa española

Las salidas a Bolsa renacen en España gracias a un giro de 180 grados en las perspectivas del país: del abismo a la cumbre en unos meses. El crecimiento económico del 1,7% previsto para este año y del 2,6% para 2015, confirmado por los últimos datos macroeconómicos, anima a los inversores, especialmente a los extranjeros, a apostar por nuevas firmas.

Tres empresas –eDreams, Applus+ y Logista– y cinco Socimi (vehículos de inversión en ladrillo con incentivos fiscales) han levantado más de 4.000 millones de euros desde enero. Yquedan más. Entre ellas, la gran operación del año, Aena, una prueba de fuego para el Gobierno y para España, y en la que tendrán oportunidad de participar los pequeños inversores. Será la mayor OPV desde la de Iberdrola Renovables de 2007 y la mayor privatización desde la de Argentaria en 1998.

“A la vuelta del verano, previsiblemente, se verá una reactivación de la actividad de equity, pero con más calma. Somos positivos con el mercado, está muy abierto, y sería aconsejable que las compañías que tengan intención de salir a Bolsa no lo dilaten en exceso, ya que ahora es un buen momento”, comenta Alfonso Gómez-Acebo, corresponsable de corporate finance de Deutsche Bank España, premiado por Euromoney como el mejor banco de renta variable en el país.

“España es un país privilegiado entre los del sur del Viejo Continente, y las salidas a Bolsa ofrecen la oportunidad de entrar en sectores con descuentos atractivos. Previsiblemente, veremos más operaciones a partir de septiembre”, confirma Pablo Pallás, responsable de M&A de Citi.

Desde BNP Paribas certifican que “hay una gran número de emisores que están dispuestos a salir y los inversores muestran apetito por nuevos valores”. De cara a las futuras salidas, Daniel Galván, director de GBS Finanzas, señala que uno de los factores que deben tenerse en cuenta es que la empresa esté participada por inversores financieros, como fondos de capital riesgo. Estas compañías, especialmente las ligadas al consumo, son las que tienen más papeletas para debutar en los próximos meses, gracias a la reactivación económica.

 1. Aena, la gran privatización en 16 años calienta motores

Unos 5.000 millones de euros es lo que vale el gestor de los 47 aeropuertos públicos españoles. Será la mayor privatización en España desde la de Argentaria de 1998 y los inversores están ávidos de acudir al gran estreno.

A diferencia de los debuts en el mercado nacional de este año, la oferta pública de venta (OPV) de Aena contará con un tramo específico para los pequeños inversores, y entra dentro de lo posible que se les incentive incluso con un descuento sobre el precio institucional, como ocurrió hace 16 años con el banco que hoy forma parte de BBVA. Entonces se les concedió una rebaja del 3%. En la salida a Bolsa de Iberia en 2001, sin embargo, no se aplicó una rebaja a los minoristas.

Aena es el primer operador aeroportuario del mundo por número de pasajeros, con cerca de 190 millones el año pasado, seguido de lejos por el de Atlanta, con unos 100 millones. El beneficio bruto (ebitda) de la compañía se sitúa en 1.600 millones de euros. El precio barajado inicialmente, más la deuda de 11.400 millones que tiene en balance, implica una ratio de ebitda respecto al valor de empresa de unas 10 veces.

Sus principales competidores –Fraport, que gestiona varios aeropuertos en Alemania, Lima y Perú, entre otros países, y Aéroports de Paris (ADP), que administra todos los aeródromos franceses– cotizan en torno a este múltiplo. Aena, además, ofrecerá un dividendo que oscilará entre el 3% y el 5%. La firma espera debutar en noviembre, y los expertos auguran un éxito, puesto que el Ejecutivo se juega mucho con esta privatización.

2 y 3. Unicaja y BMN, las antiguas cajas saldrán en 2015

Las dos entidades financieras se han comprometido a salir a Bolsa, y aunque Unicaja se había dado de plazo hasta finales de 2006 y Banco Mare Nostrum (BMN), hasta finales de 2007, ambas lo harán, si no hay sorpresas, el próximo año. Unicaja, tras absorber Ceiss –el banco de Caja Duero y España– se ha convertido en la séptima entidad financiera española por volumen de activos con unos 110.000 millones a cierre de marzo, por detrás de Popular (142.000 millones) y a distancia de Ibercaja (84.000).

Su ratio de solvencia, como si las reglas de Basilea III fueran completamente aplicables desde ya (fully loaded), a cierre del año pasado –sin computar Ceiss– superaba el 12%, de forma que se coloca como líder de la banca española. Mientras, su beneficio neto alcanzó los 72 millones de euros. Su morosidad se situaba, además, en el 8,3%, muy por debajo del 14% del sector. Eso sí, para dar margen de subida en Bolsa y por su menor tamaño, debería salir con un precio inferior a su valor en libros. Unicaja es líder en Andalucía y Castilla y León.

Los activos de BMN rozan los 50.000 millones, por encima de los 45.000 de Liberbank, y aunque tiene que devolver ayudas públicas por unos 1.600 millones, cuenta con grandes fortalezas. Su tasa de morosidad se situaba en el 12,4% en diciembre de 2013, mientras que su ratio fully loaded superaba el 8%. Es además una de las entidades financieras más eficientes de España, con una ratio a cierre de marzo del 40%.

4. Talgo, retomando los planes de 2011

Con vistas al medio plazo, el fabricante de trenes podría ser una de las candidatas a salir a Bolsa en 2015. La compañía, valorada en unos 1.000 millones de euros, ya lo intentó hace tres años cuando encargó a Santander, Nomura y Credit Suisse que preparase el terreno para su debut. Sin embargo, en aquel entonces las turbulencias que vivían los mercados de renta fija y variable, así como los problemas del Talgo a La Meca, llevaron a paralizar el proyecto. Su presidente,Carlos Palacio Oriol, consideró que no se daban las condiciones para atraer a los inversores y pospuso los planes para más adelante. Ahora, con la renta variable en plena efervescencia y el fuerte apetito de los inversores por el papel español, puede ser la oportunidad que estaban esperando.

A la mejora de las condiciones de la compañía y de los mercados financieros habría que sumarle el hecho de que Talgo cuenta entre sus accionistas con la participación de dos fondos de capital riesgo: Trilantic Capital Partners y MCH Private Equity. Su compromiso de permanencia expira en 2016. Si al final Talgo desiste en sus planes de salida a Bolsa la otra opción que barajan los expertos es la venta a un industrial.

5. Testa, Sacyr quiere hacer caja y dar liquidez al valor

No es un salida a Bolsa propiamente dicha, porque ya cotiza, pero Sacyr, dueña de más del 99% del capital, está en plena operación para reactivar el valor en el mercado. Testa cuenta con un mínimo free float (capital que cotiza libremente en Bolsa) del 0,5%. El grupo constructor plantea una reducción del capital de la inmobiliaria y el reparto de un dividendo que le supondría ingresar más de 1.100 millones. Después vendría una ampliación de capital que supondría una especie de reestreno en Bolsa de la compañía.

Testa es una inmobiliaria insólita, con un negocio centrado totalmente en alquileres –sus ingresos en 2013 provienen de esta área al 100%– y ha conseguido beneficios siempre en los últimos ejercicios. España representa más del 90% de sus ingresos, pero con el cambio de ciclo económico este punto se convierte en una fortaleza más que en una debilidad. En 2013, ganó 77,7 millones de euros, pero también se anotó resultados positivos en 2012 (60,6 millones) y en 2011 (72,5). “Es una joya y ahora es el momento de ponerla en valor”, explican fuentes financieras.

Su cotización en Bolsa ronda los 14 euros por acción, muy inferior al del valor neto de sus activos descontando impuestos, que supera los 19 euros.

6. Isolux, entre el Nasdaq y el mercado español

Después de la tentativa fallida en 2012 de debutar en la Bolsa de Brasil con la filial del negocio de concesiones de autopistas, Isolux Corsán vuelve a incluir entre sus objetivos una eventual OPV. Mientras algunos apuntan a la posibilidad de que la empresa siga los pasos de Abengoa e intente emular el éxito conseguido con su debut en el Nasdaq, otros creen que el mercado español es la opción con más fuerza. Sea uno u otro, los expertos creen que la firma reúne algunos de los ingredientes clave.

El primero de ellos sería el hecho de que entre su accionariado están presentes inversores financieros a los que podría interesarles desinvertir. Podría ser el caso de Inversiones Corporativas, que controla el 11,7% del grupo, o de Hiscan Patrimonios, que dispone del 23,8%. El segundo ingrediente es que el grupo de infraestructuras cuenta con un negocio muy diversificado, algo que ayudaría a la compañía a generar noticias para alimentar la evolución de los títulos en el futuro.

A todo ello habría que sumarle la reestructuración de la deuda para llegar al estreno lo más saneada posible. Un ejemplo de ello sería la emisión de bonos a siete años por importe de 850 millones y que tuvo una gran acogida.

7. Globalia, Air Europa es su gran baza

La salida a Bolsa de Globalia sigue siendo uno de los objetivos de su presidente, Juan José Hidalgo, pero como ha indicado en reiteradas ocasiones el proceso no corre prisa. A finales de 2013, la empresa encomendó a un grupo de asesores financieros la labor de reorganizar su estructura accionarial y la búsqueda de un socio estratégico para cotizar. Sin embargo, a día de hoy la operación se encuentra en punto muerto.

El principal inconveniente al que se enfrenta el grupo, que a cierre de 2013 registró una facturación de 3.000 millones, es el desigual comportamiento de sus firmas. Mientras algunas como la de Air Europa presentan unos resultados muy buenos, otras, como la de las agencias de viajes, se han visto obligadas a acometer reestructuraciones ante la caída de la demanda y la fuerte competencia de internet.

Con este panorama, la opción que gana más fuerza entre los expertos es la de tener cotizada solo un parte, la correspondiente a Air Europa. Aunque las estimaciones que se manejan para la aerolínea son muy buenas (podría cerrar 2014 con un incremento de su actividad del 20%) fuentes financieras creen que el grupo en su conjunto generaría más interés que solo la aerolínea de cara a atraer futuros inversores.

8. Loterías, la gran joya del Estado, y otros posibles debuts

Loterías y Apuestas del Estado (LAE) estuvo a punto de salir a Bolsa en 2011, pero el Gobierno decidió suspender la operación ante el mal contexto del mercado –el verano de ese año la prima de riesgo española marcó su récord por encima de 600 puntos básicos– y la baja valoración de los analistas. “En su momento se tasó en 25.000 millones, pero no había demanda a ese precio. El Ejecutivo, antes de tomar ninguna decisión, esperará al resultado de la OPV de Aena”, señalan desde un banco de inversión. “Es una auténtica joya y ahora parece que no es una prioridad para el Estado: son más de 2.000 millones de euros de beneficio, de los que la mayor parte se inyectan directamente en el Tesoro público”, según fuentes financieras.

Paradores, otra empresa pública, es otra candidata a dar el salto al parqué, pero todavía le queda mucho por hacer. Se tiene que reestructurar aún más y conseguir volver a los beneficios. “No lo veo antes de al menos dos años”, señala un banquero de inversión.

Mecalux, excluida de la Bolsa en 2010, puede volver al parqué. La familia March, a través de la firma de capital riesgo Artá Capital, es uno de sus accionistas de referencia. Fuentes próximas al grupo advierten, eso sí, que la operación no será inminente.