Cinco aspectos a los que estar atentos

Puntos básicos para los particulares ante una OPV

  1. Los estrenos en la Bolsa española de 2014 no han sido ofertas públicas de venta (OPV) propiamente dichas, ya que no han contado con la oportunidad de que los pequeños inversores compraran antes del estreno. Así, no han requerido de una aprobación específica de un folleto por parte de la CNMV. Es más, eDreams Odigeo, aunque debutó en España, registró su documento de admisión a negociación en el supervisor de los mercados luxemburgués. La normativa lo permite cuando la colocación se dirige exclusivamente a profesionales.
  2. Cuando la oferta tiene tramo minorista, la compañía deberá cumplir punto por punto con la CNMV. La debutante debe preparar un detallado folleto de OPV, que tiene que ser aprobado por el supervisor. En él se detalla la oferta, el negocio de la compañía, el objetivo de la salida a Bolsa y los riesgos a los que podría enfrentarse la firma o el propio inversor. Es una información publica y es aconsejable estudiarla antes de tomar una decisión. Tras la publicación de este folleto, transcurren unas dos semanas hasta que se produzca el estreno en Bolsa. Hay tiempo suficiente para reflexionar, asesorarse y tomar una determinación. José Manuel Vargas, presidente de Aena, ha adelantado que Aena dispondrá de un tramo para los pequeños inversores.
  3. Analizar la oferta. Uno de los datos más relevantes en una salida a Bolsa es la valoración de la compañía frente al sector. El inversor puede comprobar si las ratios que maneja la empresa son elevados, están en línea con el mercado o si, por el contrario, ofrecen descuento. El PER (número de veces que el beneficio por acción está incluido en el precio por título) es una ratio clave para comprobar si una empresa sale cara o barata. También se utiliza mucho en los últimos tiempos la ratio del beneficio bruto de explotación respecto al valor de empresa (capitalización más deuda). Es una fórmula para ver el coste relativo teniendo en cuenta la deuda y la generación de resultados sin contaminaciones contables.
  4. Tener una cuenta en la entidad adecuada. Una vez examinado el folleto y analizados el momento del sector y las principales empresas comparables, es preciso informarse de los bancos y las cajas en las que pueden solicitarse acciones. Santander y BBVA se encargarán de colocar a los minoristas las acciones del gestor de los aeropuertos españoles, pero está previsto que se contraten otros bancos para que los pequeños inversores puedan fácilmente adquirir las acciones antes del debut.
  5. Vigilar las fechas. Siempre hay más información a medida que avanza el periodo de suscripción, pero hay que tener en cuenta que, habitualmente, solo habrá acciones para los mandatos de suscripción, que tienen preferencia en el prorrateo, y que se pueden cursar hasta el día en que se fija el precio máximo minorista. Por lo tanto, si se quiere conseguir acciones habrá que pedirlas antes de dicha fecha. Siempre habrá posibilidad de arrepentirse y revocar la petición hasta, normalmente, tres días antes de que se fije el precio definitivo. Si no se dispone del dinero en efectivo correspondiente a la petición, algunas entidades revocan automáticamente las órdenes.