Por no poder hacer frente al pago de sus obligaciones

Una filial de Espírito Santo pide el concurso de acreedores en Luxemburgo

El Espírito Santo International, filial del grupo del mismo nombre, pidió hoy a un tribunal de Luxemburgo una “gestión controlada” -figura jurídica similar al concurso de acreedores- por la imposibilidad de hacer frente al pago de sus obligaciones.

“Espírito Santo International (ESI) informa a sus acreedores que solicitó el régimen de gestión controlada (“gestion contrôlée” en francés), en los términos de la ley de Luxemburgo”, señaló la compañía en un comunicado.

La sociedad, perteneciente al grupo portugués pero con sede en Luxemburgo, explica que realizó la petición por no estar “en condiciones de cumplir con sus obligaciones, debido al vencimiento de una parte significativa de su deuda”.

Se trata del primer paso para una solicitud de insolvencia de una de las filiales principales del Grupo Espírito Santo, bajo la cual se enmarcan otras ramas del conglomerado.

En concreto, ESI detenta un 100% de las acciones de la empresa Rioforte, una de las subsidiarias no financieras del grupo que atraviesa graves dificultades.

Además, la misma sociedad controla un 49% del capital de Espírito Santo Financial Group, que a su vez es el mayor accionista del Banco Espírito Santo (BES).

La crisis en el Grupo Espírito Santo ha provocado en las últimas semanas duras pérdidas bursátiles en el BES, uno de los principales bancos de Portugal. En el comunicado, ESI considera que el régimen legal solicitado le permitirá defender mejor los intereses de sus acreedores “de forma transparente y ordenada” bajo la supervisión de los entes judiciales competentes.

En ese sentido, apunta que se trata de un proceso de gestión de los activos de los acreedores “más adecuado” que una liquidación “rápida y masificada”.

Los problemas en esta sociedad salieron a la luz el pasado mayo en una auditoría solicitada por el Banco de Portugal que detectó “irregularidades relevantes” en sus cuentas y concluyó que se encontraba en una “situación financiera grave”.

El informe advertía de que el estado contable de esta sociedad podía afectar al BES, ya que “algunos de los antiguos miembros del consejo de administración de la sociedad ESI son administradores a su vez” de la entidad bancaria.

De hecho, el BES ha perdido esta semana cerca de un 15% de su cotización debido a los recelos de los inversores sobre su exposición a filiales del conglomerado.

El propio banco informó de que cuenta con 1.180 millones en instrumentos de deuda con otras ramas del grupo, pero aseguró que su colchón de capital es suficiente para hacer frente a eventuales pérdidas por impagos.

El Banco de Portugal y el Gobierno reiteraron también que la solvencia del BES está garantizada y aseguraron que siempre como “último recurso” tendría el apoyo de fondos públicos.

Además, el presidente del supervisor luso, Carlos Costa, señaló hoy que hay “interés” de varios bancos internacionales en entrar al capital del banco, lo cual sería “deseable” para reforzar la confianza en los mercados