Rafael Álvarez-Novoa, socio-director de Directores de Transición
Rafael Álvarez-Novoa, socio director de Directores de Transición
Rafael Álvarez-Novoa, socio director de Directores de Transición

“Con un ERE no se solucionan los problemas de una empresa”

Desde 1991, Directores de Transición se encarga de solucionar los problemas de las empresas: desde el organigrama hasta un plan de negocio completo

El interim management, o la delegación de parte de la gestión de una empresa a un grupo de especialistas externos, aún está por explorar para muchas empresas, que confían en sus medios para salir de las crisis. Directores de Transición es uno de los contados casos de compañías especializadas en proporcionar ejecutivos acostumbrados a solucionar problemas.

Pregunta. ¿Por qué situación pasan las empresas a las que asesoran?

Respuesta. La mayoría de los trabajos son en situaciones de crisis o complicadas, pero no significa que el interim sirva solo para empresas de este tipo. Es un servicio de profesionales sénior que son expertos en gestión. Cuando una empresa contrata un interim contrata experiencia, está contratando sangre nueva, gente que puede ver de forma diferente cómo solucionar problemas.

P. ¿Hay cultura de interim en España?

“No he encontrado empresarios que en situaciones de crisis tengan claro lo que tienen que hacer”

R. La mayoría de contrataciones de interim en Europa se producen en empresas con facturaciones de más de 50 millones al año, y una parte muy importante en empresas que están sobre los 100-150. En España la mayoría de contratos que hemos tenido son empresas de capital riesgo o gestionadas por gestoras de capital riesgo. Cuando nos dirigimos a compañías grandes nos encontramos con que no han oído hablar de interim. En Países Bajos factura unos 1.500 millones de euros y en España no creo que lleguemos a los 50. Se encasilla al interim como solución para empresas en crisis y todavía no hay una cultura de contratación para solucionar otra serie de problemas.

P. ¿Las empresas son reacias a delegar parte de la gestión?

R. Es un problema de cultura. Siempre se ha considerado que los problemas se solucionan con gente de la empresa. No se dan cuenta que con savia nueva se pueden mejorar muchas cosas y además, cuando estás solucionando un problema con un especialista que ya lo ha vivido en otras ocasiones, puede hacer que el avance en la solución sea mucho más rápido.

P. ¿Qué problemas comunes observan en la gestión de las empresas?

R. Analizamos varios puntos importantes en las empresas. Lo primero, qué ha pasado desde el punto de vista financiero. Para nosotros es muy importante el análisis de estos dos puntos y de la tesorería o de la caja. Pero uno de los problemas que encontramos en empresas es que la información no está bien. Una parte de las actuaciones se enfocan a solucionar problemas de información.

P. Muchas veces, el despido parece el único recurso...

R. Es que es lo más fácil. Sí que es verdad que las empresas, cuando están en una situación de crisis, suelen venir de ventas muy superiores, por tanto tienen paro de mano de obra productiva y probablemente no sean capaces de soportar unos costes de personal fijo como los que tienen. No siempre todos los problemas son de ERE. Creo que si nos centramos solo en hacer ERE no solucionamos los problemas de la empresa. Hay que analizarla en su conjunto, ver si tiene solución, porque hay empresas que no la tienen. Pero si tienen solución hay que abordar todos los problemas, no solo el de personal.

P. ¿La gestión empresarial ha evolucionado en España?

R. La mejora de la gestión sigue siendo uno de las asignaturas pendientes de las empresas. No me he encontrado con empresarios que en situaciones de crisis tengan muy claro qué tienen que hacer. Eso para mí es gestión. Estoy de acuerdo con que hay una crisis importante, que han desaparecido mercados donde es muy difícil competir, pero hay que ser realista. Si estas en un mercado que se te ha caído un 50% o 60% hay que buscar soluciones.

P. ¿Es un problema de formación o de toma de decisiones?

R. Es un problema de formación del gestor y del empresario. A veces mantienen situaciones que ni ellos mismos se creen. Esperan que algo cambie para que aquello mejore, pero por supuesto, no cambia. En la mayoría de casos no vemos que se hayan planteado las soluciones adecuadas, muchas veces porque requieren inversión, o hacer un esfuerzo exportador... Siempre hay que tener recursos para abordar una reestructuración o un nuevo planteamiento.

El auge y desplome de Gowex, “un caso de libro”

En los 23 años de trayectoria de Directores de Transición, Álvarez-Novoa se ha encontrado con todo tipo de casos de empresas en problemas. Por ello, resulta inevitable preguntarle por dos compañías que tocaron el cielo y ahora luchan por su viabilidad: Zinkia y Gowex: “En el primer caso, me sorprende que con un producto como el suyo esté donde está. Creo que falta gestión. Ha habido un emprendedor que ha encontrado un producto (Pocoyó) vendible en todo el mundo, pero no se vende. El otro caso es una estafa”. Sobre Gowex, Álvarez-Novoa explica que “falsificar las cuentas es una práctica que no tiene ningún sentido, me gustaría saber qué es lo que había dentro de su mente. Será un caso de libro”. El caso de Gowex se suma a otros casos sonados como los de Pescanova o Rumasa. ¿La falsificación es más habitual de lo que podemos pensar? “Puedo decir muchísimos casos en empresas no auditadas. En empresas auditadas... también podría poner encima de la mesa algunos casos en que los activos no son los auditados. Sobre todo valoraciones de existencias y en algunos casos, de clientes. En estos veintitantos años he visto muchas empresas cuyos activos no eran los que reflejaban”. Gowex, por otra parte, ya ha pedido concurso voluntario de acreedores, y todo apunta a un futuro cierre, como la mayoría de empresas en concurso, una herramienta que para Álvarez-Novoa “es un fracaso total. No tiene sentido que el 95% de las empresas que entran en concurso se cierren o se subasten. En los últimos siete años solo hemos destruido empresas, y lo que necesitamos es sacarlas adelante”.