El escenario de crisis en los países occidentales ha empujado el desarrollo de la economía colaborativa.

Cinco de las nuevas formas de ahorro para "compartir con un desconocido"

Cinco de las nuevas formas de ahorro para "compartir con un desconocido"

De pequeños siempre nos decían nuestros padres “hay que compartir”. Aunque últimamente esta expresión está generando más conflictos de los deseados. En las últimas semanas la industria tradicional ha reaccionado ante la entrada de algunas opciones colaborativas que aseguran no prohibir este nuevo modelo de negocio sino que todos los actores del mercado compitan con las mismas reglas del juego.

Según Forbes, los ingresos globales de este sector superarán los 3.500 millones de dólares este año con un crecimiento del 25% respecto al año anterior.

Estas nuevas iniciativas basadas en el consumo colaborativo se presentan como fórmulas alternativas a disposición de los usuarios para proveerse de productos y servicios de manera más barata. Haciendo uso de las nuevas tecnologías y de las redes sociales ponen en contacto a personas desconocidas, unas que disponen de activos y otras que necesitan hacer uso de ellos. Normalmente, ese servicio tiene un coste pero existe la posibilidad de intercambio y la plataforma cobra normalmente una comisión.

Más allá de la polémica generada, estos servicios siguen creciendo ante la demanda de un nuevo consumidor con otros valores y otros hábitos que está demandando una nueva forma de consumir donde la propiedad del producto o servicio deja de tener importancia en beneficio del uso del mismo y donde el pago se establece en función del uso.

Cooperación colectiva: crowdfunding, crowdworking, crowdsourcing

Se trata de iniciativas basadas en la cooperación colectiva llevadas a cabo por personas que forman un colectivo para conseguir dinero u otros recursos tipo recompensas, donaciones, inversión o préstamos como es el caso del crowdfunding. Entre las alternativas en el mercado español, Lanzanos.com se trata de una de las plataformas más importantes del territorio nacional, donde se ha ayudado a financiar toda clase de proyectos; My major company, plataforma internacional recién llegada a España; Seed&click que admite toda clase de proyectos; Socioinversores.es, la número uno del equity Crowdfunding en España basada en el concepto de socios y creación de empresas.

Compartir tiempo: bancos de tiempo

Los llamados “bancos de tiempo” unen a personas que piden lo que necesitan y ofrecen lo que saben hacer. Se puede apuntar quien quiera y los bancos de tiempo más interesantes son los que juntan a gente diferente. Las opciones son ilimitadas, desde clases de idiomas a tareas del hogar. Cada persona tiene una cuenta con un acumulado de horas que crece cuando ofrece servicios y mengua cuando los recibe. Para quien no pueda ganar horas de ninguna manera existe un fondo solidario. Entre ellos Bbdtonline.org

Compartir casa: alquiler temporal de vivienda turística

El intercambio de casas se ha visto en las últimas semanas envuelto en la polémica de la regulación de este tipo de actividades. Catalunya amenazó legalmente a Airbnb y le obligó a que los inmuebles publicados estuvieran dados de alta en el registro local autonómico. Esta semana la Comunidad de Madrid ha comunicado que “para alojarse en este tipo de viviendas habrá que pasar un mínimo de cinco noches de estancia”.

Existen 3 modalidades de esta tendencia:

  1. Dormir gratis en casa de alguien que ofrece una cama o un sofá, como Couchsurfing.
  2. Intercambio gratuito de casas entre viajeros como en Intervac, IntercambioCasas, HomeforHome o Knok.
  3. Alquiler a un particular por un corto periodo de tiempo. La plataforma de referencia es Airbnb.

Compartir transporte: vehículo compartido

Blablacar, plataforma que permite conectar pasajeros con conductores para compartir coche, empezará a cobrar comisión a los usuarios por cada reserva. La comisión será de un 10% del precio fijado del viaje, además de un 21% adicional sobre esa comisión en concepto de IVA. El nuevo sistema de reservas trae otros cambios como que los conductores ya no recibirán el dinero en mano, sino que lo harán a través de la plataforma y además los pasajeros deberán hacer el pago online siempre por adelantado.

Uber se basa en un modelo de tarifas dinámico que establece los precios en función de la oferta y la demanda del momento. Esta aplicación vuelve a ser noticia debido a un acuerdo que la compañía acaba de aceptar que le obligará a limitar los precios en caso de emergencias. La normativa se implantará en un primer lugar en Nueva York, aunque se espera que posteriormente se extienda a nivel nacional.

Compartir gastos: compras colectivas

Iamtogether es una plataforma para unir a miles de consumidores y que se alíen a un reto con el fin de comprar gasolina con descuento para la operación salida vacacional. La empresa catalana ha negociado con diferentes estaciones de servicio la compra de cinco millones de litros con descuento de 0,13 euros por cada litro, alrededor de un 10% de rebaja del precio normal. La idea es trasladar la iniciativa a cualquier servicio básico de la economía familiar como el sector energético, el de seguros de salud y la telefonía.

Iniciativas basadas en compartir

Son iniciativas que complementan el abanico de opciones y permiten ahorrar a través de un uso eficiente de los recursos. No se trata de acabar con nuevas alternativas de adquisición de productos y servicios basadas en el concepto de compartir, sino de regular apropiadamente estas actividades en un mercado competitivo donde se amplían las ofertas al usuario y donde todos los actores deben competir en igualdad de condiciones para conseguir un punto de equilibrio entre los intereses de las partes implicadas. La ventaja para el consumidor final es que se ahorra dinero frente a la inseguridad inicial derivada de la falta de regulación.

Aunque en un futuro próximo las opciones serán infinitas como Sherpandipity, un mercado online donde los ciudadanos locales pueden ofrecer a los viajeros su experiencia, cultura para que descubran lo mejor de cada destino. O Gamping que consiste en acampar con tu tienda o tu caravana en el jardín de un particular. No solo puedes reservar una parcela en la casa de otra persona de cualquier lugar del mundo, también ganar dinero alquilando el terreno.