Telefónica encuesta a 5.000 conductores en cinco países

Los españoles prefieren los coches con conectividad preinstalada

Interior de un coche Tesla con sistemas de conectividad.
Interior de un coche Tesla con sistemas de conectividad.

El coche conectado se ha convertido en el término de moda en el sector automovilístico desde hace varios años. Más tras las apuestas de los gigantes de la tecnología como Google, Apple y Microsoft, que han sellado ya acuerdos con los principales fabricantes de coches del mundo, y de las operadoras como Telefónica, que el pasado febrero anunció una alianza con Tesla para apostar por este mercado. El negocio que hay detrás les ha animado a ello:39.000 millones de euros se prevé que genere el mercado del coche conectado a la red en 2018 frente a los 13.000 millones de 2012, según datos recientes de la consultora especializada SBD y el GSMA (Groupe Special Mobile Association). En este contexto, Telefónica publica hoy un informe –el segundo que realiza la compañía– en el que recoge las expectativas de los conductores y la opinión de expertos del sector.

La operadora española ha realizado una encuesta entre más de 5.000 conductores en Alemania, Brasil, España, EEUU y Gran Bretaña que arroja, según la compañía, una conclusión clara: “La gente está preparada para la irrupción definitiva del coche conectado. Sabe lo que quiere, si bien aún existen retos importantes para un despliegue global”, asegura Pavan Mathew, director global de coche conectado de Telefónica.

Según el informe, el 70% de los conductores encuestados se mostraron interesados en utilizar o ya están utilizando los servicios que ofrecen este tipo de vehículos. En España, donde un 6% de los encuestados usa ya este tipo de servicios, el porcentaje se dispara hasta el 85%. También aproximadamente la mitad de ellos afirman que características como la conectividad incorporada y la posibilidad de conectar un teléfono inteligente, serán factores decisivos en la compra de su próximo coche.

El 39% de conductores españoles encuestados estaría dispuesto a compartir información sobre su estilo de conducción para así abaratar el precio del seguro

Los conductores (un 80%) dejan claro que esperan que el coche conectado del futuro ofrezca la misma experiencia de conexión a la que están acostumbrados en casa, en el trabajo y en su vida diaria a través de su teléfono móvil. Y señalan la seguridad, los sistemas de alerta temprana, la mejora en navegación y las primas de seguro basadas en los hábitos al volante como las principales ventajas que brindan los coches conectados.

Concretamente, son los conductores españoles, el 81%, los que más valoran los servicios de conectividad que incrementan la seguridad con servicios, como por ejemplo los que avisan a los servicios de emergencia en caso de accidente. El 77% valora también los servicios de diagnóstico temprano del estado del vehículo y el 75% una mejor experiencia de navegación. A solo el 15% le interesaban los servicios de conectividad que les dieran acceso a redes sociales y poder así participar en las mismas desde el vehículo.

Por otra parte, son los conductores españoles (66%), tras los brasileños (81%), los que más valoran la posibilidad de poder verificar el estado de mantenimiento de su coche utilizando su smartphone o tableta. Además, el 70% coincide en señalar que esto les permitiría identificar problemas antes de que se convirtieran en una avería y ahorrar así en reparaciones innecesarias.

Otra tendencia que arroja el informe es que el 72% de los conductores españoles señala que, aunque quieren tener un coche conectado, esperarán a comprarse un coche nuevo con conectividad preinstalada. Por contra, un 13% no estaría dispuesto a esperar y se muestra favorable a adaptar su vehículo actual con la instalación de algún dispositivo que le ofrezca la conectividad.

Abaratar el seguro y el taller

El informe destaca cómo la conectividad en los coches ofrece la posibilidad de compartir información con terceros que podrían ofrecer ventajas al conductor. En este punto, el 23% de los conductores españoles señala que estaría dispuesto a compartir la ubicación actual de su coche para recibir ofertas comerciales;el 39% estaría dispuesto a compartir información sobre su estilo de conducción para así abaratar el precio del seguro, y el 37% se mostró dispuesto a compartir información sobre el estado del vehículo con talleres mecánicos, de manera que estos pudieran hacerles llegar ofertas de precios para la reparación del vehículo. Curiosamente, son los conductores españoles y los brasileños, los menos preocupados con la privacidad de sus datos, solo el 26% de los encuestados se mostró reacio a compartirlos por considerarlos privados frente al 39% de alemanes y británicos o el 34% de los estadounidenses.

Según el país, los conductores prefieren pagar por los servicios de conectividad de forma diferente. El 49% de los españoles prefiere un solo pago mientras que los de EE UU, Alemania y Gran Bretaña estarían a favor de la conectividad básica con la opción de elegir servicios adicionales. Los brasileños están divididos entre la última opción y el modelo de prepago, lo que indica un grado de flexibilidad que no se da en otros países.