Las empresas de España mejoran sus perspectivas más que la media europea

El 28% de las firmas españolas creará empleo en doce meses

Varias personas forman una larga cola ante una oficina del INEM. EFEArchivo
Varias personas forman una larga cola ante una oficina del INEM. EFE/Archivo EFE

El 28% de las empresas españolas espera aumentar plantilla durante los próximos doce meses, frente a solo un 7% que prevé efectuar nuevos despidos, según un estudio de la firma de auditoría y consultoría Grant Thornton en el que se recogen las perspectivas de los primeros ejecutivos de grandes y medianas empresas de 34 países.

Estas cifras sitúan el balance de perspectivas de empleo (diferencia entre los que contratarán y los que despedirán) en +21 puntos, el mejor dato registrado por este estudio desde el inicio de la crisis. Hace un año, el balance se situaba en -5 puntos, con todavía un 18% de empresas pensando en despedir y un discreto 13% en contratar.

Según Grant Thornton, esta notable mejoría en las perspectivas de empleo coloca a España por encima del balance medio de la eurozona (+17 puntos), por delante de Italia (0) y Francia (+10 puntos) y por detrás de Alemania (+28 puntos). A pesar de que España creará empleo en los próximos meses, la firma advierte de que su efecto sobre la “enorme” tasa de paro será todavía reducido.

Al igual que el empleo, también mejoran las perspectivas salariales, aunque dentro de la moderación. Así, si hace un año apenas un 13% de las empresas españolas esperaba ofrecer aumentos salariales en línea con el IPC, ahora el porcentaje de las que piensan hacerlo se sitúa en el 45%.

El 7% de las empresas españolas contempla ir más allá y subir sueldos por encima de la inflación, porcentaje seis puntos superior al registrado en el mismo periodo del año pasado. En la eurozona, el 67% de las empresas espera subidas salariales en línea con la inflación, frente a un 16% que planea superarla. Alemania es el país donde más empresas subirán los sueldos por encima de la inflación, con una de cada tres empresas.

“Teniendo en cuenta el bajo nivel de inflación y el reducido porcentaje de empresas que se plantean subidas salariales reales, lo máximo que se puede esperar en el corto plazo es pasar de una bajada de sueldos a un periodo de congelación”, subraya Álvaro Sanmartín, socio de Economics y Regulation de la firma.

No obstante, desde esta consultora destacan la importancia que ha tenido la contención salarial para recuperar la competitividad y, por lo tanto, “para sostener la actividad económica”. Por ello, sostienen que ahora es “importante poner el énfasis en el aumento de la productividad para permitir un crecimiento sostenible de los salarios reales que impulse definitivamente el consumo”, añade Sanmartín.