Espera que el Ibex suba hasta los12.000 puntos a final de año

Deutsche Bank apuesta por Amadeus, Iberdrola, Enagás, Inditex y Sabadell

Un peatón camina delante de una oficina de Deutsche Bank en Londres
Un peatón camina delante de una oficina de Deutsche Bank en Londres

La aceleración de la recuperación en las economías desarrolladas, el respaldo de los bancos centrales y la mejoría de estimaciones empresariales para final de año respaldarán a la Bolsa en el segundo semestre. Así lo cree Deustche Bank, que maneja un objetivo de 12.000 puntos para el Ibex a final de año, aunque los expertos de la firma alemana esperan que sigamos viendo más volatilidad en los mercados este verano porque es un periodo con menos volumen de contratación.

Diego Jiménez-Albarracín, responsable de renta variable del centro de inversiones de Deutsche Bank, cree que en el actual contexto de los mercados “sin arriesgar es prácticamente imposible conseguir rentabilidad”, por lo que su apuesta inversora sigue siendo la renta variable. Entre los países periféricos aconseja entrar en el Ibex y en la Bolsa italiana y dentro de la Europa core se queda con la Bolsa alemana. También mantiene una visión positiva de la renta variable estadounidense y de la japonesa.

Dentro de la Bolsa española, Deutsche Bank tiene en cuenta cuatro factores para seleccionar a los valores que compongan su cartera. Así, buscan compañías con una fuerte exposición internacional que se pueden beneficiar del crecimiento económico global, valores que se han quedado rezagados en el último rally sin motivo aparente, compañías con alta visibilidad y recurrencia de resultados y con una atractiva rentabilidad por dividendo, así como empresas que sean líderes en su mercado o cuenten con importantes ventajas competitivas.

Según estas premisas, Deutsche Bank apuesta por Amadeus e Inditex debido a su posición de liderazgo en sus mercados. Dentro del sector energético, sus valores preferidos son Iberdrola y Enagás porque “se han quedado un poco rezagados por miedos regulatorios que ya están prácticamente despejados”. Jiménez-Albarracín también ha explicado que la visión de la firma sobre la banca doméstica española ha mejorado en los últimos meses por las caídas en la tasa de morosidad, los buenos datos de solvencia y las expectativas de que haya un repunte de los márgenes en los próximos trimestres. “La exposición al mercado doméstico ha pasado de ser un inconveniente a una virtud”, ha afirmado este experto en la presentación de las perspectivas de Deutsche Bank para el segundo semestre. Debido a esta mejora, aconseja invertir en Sabadell y en Bankinter. Un último valor preferido por la firma alemana es ArcelorMittal, la única compañía que cotiza en España incluida en su lista de favoritos en la Bolsa europea.

Pese a su visión positiva sobre el sector financiero, el director de iinversiones de Deutsche Bank aconseja cautela sobre los bancos hasta que se realice el análisis de la calidad de los activos y el test de estrés a la banca europea porque generarán momentos de tensión. Los expertos de la firma alemana creen que la crisis de Espírito Santo es un caso aislado y que no hay motivos para que exista una desconfianza generalizada sobre el sector financiero de la periferia europea.

Jiménez-Albarracín espera que el Ibex cierre en los 12.000 puntos este año. Para ello, matiza, será necesario que sigan mejorando los indicadores económicos en la zona euro y que suban las estimaciones de las empresas para final de año y para 2015. “La subida hasta ahora se ha hecho inflando múltiplos y por eso los PER están altos, pero creemos que se desinflarán cuando se dé esta mejora de las estimaciones”, afirma.

Deutsche Bank maneja una visión optimista para España y prevé que el país crezca un 1% en 2014 y un 1,8% en 2015. En este mejor entorno, con la deuda y el desempleo como grandes asignaturas pendientes, los analistas de la entidad creen que la prima de riesgo española puede caer hasta los 100 puntos básicos el próximo año. Rosa Duce, economista jefe del centro de inversiones de Deutsche Bank, destaca que “el único riesgo actualmente es que la Reserva Federal se equivoque en los tiempos para la retirada de estímulos y la primera subida de tipos, pero el banco central está siendo muy cauto tras la mala experiencia de mayo de 2013” cuando Bernanke anticipó el tapering. Deutsche Bank estima que Estados Unidos crecerá entre un 3,5% y un 4% en el segundo trimestre del año, por lo que no tiene sentido, en opinión de Duce, seguir inyectando liquidez en el sistema.

Los expertos de Deutsche Bank creen que la clave de los mercados en los próximos meses serán las barras de liquidez condicionadas a la concesión de crédito (TLTRO) del Banco Central Europeo (BCE) por un importe total de un billón de euros. Duce cree que esta medida impulsará el crédito en la zona euro. El BCE celebrará dos barras de liquidez condicionadas la concesión de crédito no inmobiliario, una en septiembre de ese año y otra en marzo de 2015. Para la primera de estas inyecciones de liquidez, el BCE dará hasta el 7% del crédito concedido por los bancos hasta abril de 2014, pero para la segunda el organismo presidido por Mario Draghi tendrá en cuenta la concesión de préstamos desde abril de 2014, por lo que Duce cree que a los bancos les interesará aumentar el crédito, aunque tampoco descarta que destinen parte de ese dinero a la compra de deuda periférica.