Malas cifras para las editoriales

La venta de libros cae en España un 9,7% en 2013, a niveles de 1994

La facturación cayó en 2013 un 9,7% respecto al año anterior

Los resultados comerciales de los 'ebooks' mejoraron un 8,1% en el mismo periodo

Tienda de libros.
Tienda de libros.

La venta de libros en España cayó un 9,7% en 2013 hasta facturar 2.708 millones de euros, según los datos presentados este lunes por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE). El mercado editorial español acumula ya una pérdida de casi el 30% desde 2008 y se sitúa en índices de 1994.

Los editores han señalado que la crisis sigue siendo la principal causante de la caída, aunque afirmaron que se ha visto agravada por la bajada de las ayudas públicas para la adquisición de libros escolares, que ha pasado de 300 millones de euros en el curso 2008/2009 a 80 millones en el último año. Igualmente, ha impactado en el sector el descenso de las inversiones en fondos para bibliotecas públicas, que se ha reducido en 30 millones desde 2009 en los presupuestos del Ministerio de Cultura. Y la caída de un 2,4% del precio de los libros, que se situó en 14,18 euros de media frente a los 14,52 euros de 2012.

El libro digital sigue sin llegar al 4% de la facturación total

Frente al descenso de ventas en el libro de papel, las del digital aumentaron en un 8,1%, hasta situarse en una facturación de 80,26 millones de euros. Este buen dato es relativo, puesto que sigue sin llegar al 4% del total del sector, según ha señalado en rueda de prensa el presidente de la FGEE, Xavier Mallafré. La federación afirmó que se trata de un “mercado embrionario” que aún se está desarrollando.

El aumento del negocio digital se debió, sobre todo, a la literatura infantil y juvenil, que prácticamente dobló sus resultados, y al texto no universitario, el dedicado a la docencia de colegios e institutos. Sin embargo, ha sido en la literatura general donde la venta del libro electrónico ha caído, lastrada sobre todo por la piratería. El Observatorio de la Piratería y Hábitos de Consumo Culturales cifraron las pérdidas totales por la piratería en 302 millones.

En este sentido, Mallafré ha indicado que hay que ser “prudentes” en cuanto a la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual. Admitió que, por el momento, “cumple con las demandas del sector” pero precisó que donde hay que poner el énfasis es en la aplicación de la normativa.

En cuanto a los libros de bolsillo la facturación total de 2013 fue de 117,28 millones de euros, lo que supone una disminución del 17,5 por ciento respecto a la obtenida en 2012. En total, se vendieron 15.610.014 ejemplares, un 19,9 por ciento menos que en 2012.

Según la FGEE, España es el segundo país de Europa, por detrás de Reino Unido, en el que más se factura en el campo del libro digital, por delante de países como Francia y Alemania.A pesar de los malos resultados de 2013, Mallafré ha destacado que el mercado del libro sigue siendo la primera industria cultural en España. La federación ha detectado, además, que la caída se está ralentizando en 2014.