Tras la reunión con patronal y sindicatos

Hacienda, dispuesta a elevar la indemnización por despido exenta de tributación

El gasto en despidos seguirá siendo deducible para las empresas en el impuesto sobre sociedades

La reforma fiscal será aprobada el día 25, una semana más tarde de lo previsto

GRA301. MADRID, 14072014.- El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro (3i), acompañado por el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre (d), posa con los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo (2i), y UGT, Cándido Méndez (2d); y los presidentes de la CEOE, Juan Rosell (2d) y de la Confederación de Pequeñas y Medianas Empresas (Cepyme), Jesús Terciado (i), con quienes se ha reunido para negociar los cambios en la tributación de las indemnizaciones por despido que el Gobierno quiere incluir en la reforma fiscal, hoy en la sede del Ministerio en Madrid. EFEHugo Ortuño
GRA301. MADRID, 14/07/2014.- El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro (3i), acompañado por el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre (d), posa con los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo (2i), y UGT, Cándido Méndez (2d); y los presidentes de la CEOE, Juan Rosell (2d) y de la Confederación de Pequeñas y Medianas Empresas (Cepyme), Jesús Terciado (i), con quienes se ha reunido para negociar los cambios en la tributación de las indemnizaciones por despido que el Gobierno quiere incluir en la reforma fiscal, hoy en la sede del Ministerio en Madrid. EFE/Hugo Ortuño EFE

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se ha comprometido esta tarde ante los representantes de CEOE, Cepyme, CC OO y UGT, Juan Rosell, Jesús Terciado, Ignacio Fernández toxo y Cándido Méndez, respectivamente, a modificar la propuesta del Gobierno sobre la tributación de los despidos. La idea inicial del Gobierno era que la indemnización por despido tributase en el IRPF a partir de 2.000 euros por año trabajado. El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, aseguró que el anteproyecto que aprobará el Gobierno elevará ese umbral, aunque no quiso detallar los nuevos límites.

Encima de la mesa hay dos posibilidades: por un lado, fijar el límite en 4.000 euros por año trabajado o establecer, como sucede en el País Vasco y Navarra, un tope total de 180.000 euros. Por otra parte, el Ejecutivo pretende fijar una fórmula que permita que los empleados de mayor edad gocen de una mayor exención.

Ferre reconoció que el Gobierno finalmente ha rechazado la posibilidad de fijar como gasto no deducible en el impuesto sobre sociedades las indemnizaciones por despido. Montoro había planteado esa posibilidad la semana pasada.

Por otra parte, el secretario de Estado de Hacienda ha señalado que lo más probable es que el Consejo de Ministros apruebe el anteproyecto de la reforma fiscal el próximo viernes 25 de julio, una semana más tarde de la fecha prevista inicialmente.

Los líderes de UGT y CC OO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, comparecieron al término de su reunión con el ministro de Hacienda; Cristóbal Montoro, y mostraron su satisfacción con el hecho de que el Ejecutivo se haya mostrado dispuesto a elevar la indemnización por despido exenta de tributación, aunque no haya concretado la cifra. El texto de la reforma dado a conocer hasta ahora establece que estarán exentos los primeros 2.000 euros por año trabajado, lo que equivaldría a trabajadores con salarios de 20.000 euros brutos anuales.

Los agentes sociales han reclamado al Ejecutivo que no considere como rentas las indemnizaciones por despido y que introduzca algún tipo de modulación a la hora de que estas cantidades tributen en el IRPF en función de la edad de los contribuyentes que han perdido su empleo, algo que según reconoció Ferre también será tenido en cuenta en la nueva propuesta.

En su favor, han argumentado que la recaudación por esta tributación será pírrica (entre 70 y 130 millones de euros), mientras que el Gobierno ha tomado otras decisiones, como la tarifa plana de cotización, por la que las arcas públicas dejarán de ingresar entre 1.000 y 2.500 millones de euros, según los cálculos que se tengan en consideración.